EN VIVO - México vs. Estados Unidos: sigue las incidencias de la final de la Copa de Oro

Facilitadores llevan 11 páginas con pedidos para Ollanta Humala

Plataforma_glr

Publicidad
Autoridades y dirigentes de zona de influencia del proyecto Minas Conga propusieron, además, la realización de un referéndum para determinar si la población desea que se ejecute la obra de minera Yanacocha.Demanda cajamarquina

Jorge Loayza, enviado especial a Cajamarca/

Con once páginas de apuntes de pedidos para el presidente Ollanta Humala salió monseñor Miguel Cabrejos Vidarte del templo de la Iglesia Evangélica Presbiteriana, después de escuchar durante cuatro horas, a puertas cerradas, a autoridades y dirigentes sociales cajamarquinos, quienes hablaron bajo un solo credo: el proyecto minero Conga es inviable.

Algunos lugareños no solo expresaron sus demandas con palabras –en español y quechua–, sino también con lágrimas, sobre todo cuando  recordaron el daño que les ha causado la actividad minera en sus localidades.  

Así, monseñor Miguel Cabrejos y el padre Gastón Garatea concluyeron que, pese a todo, la jornada fue “buena” y este será un primer encuentro.

“Es el comienzo de un camino largo”, alcanzó a decir Garatea. El peregrinaje entre Palacio de Gobierno y Cajamarca recién empieza.

Además de escuchar a los cajamarquinos, monseñor Cabrejos recibió formalmente un documento en el cual le piden que interceda para que el presidente Ollanta Humala los escuche. Pero al mismo tiempo  le demandaron que cumpla su promesa de campaña electoral de defender el agua –ante el oro– de los cajamarquinos.

 También exigieron que se investigue la muerte de cinco personas durante los violentos enfrentamientos de la semana pasada, que se detengan las obras del proyecto Conga y que se levante el estado de emergencia en las tres provincias donde actualmente rige: Cajamarca, Celendín y Hualgayoc.

Sin embargo, uno de los pedidos también consiste en que el polémico proyecto minero sea sometido a referéndum en las poblaciones de influencia.

ACCIONES DEL EJECUTIVO

Ante esas demandas, el representante de la Iglesia Católica indicó que él no es un representante del gobierno, sino un facilitador, y que en tal condición llevará las propuestas ante el presidente de la República Ollanta Humala para superar el conflicto. Anunció también que frente a ello el Ejecutivo tomará algunas acciones.

“Ya vendrán después otros movimientos del gobierno para seguir este proceso”, expresó.

De igual manera, Cabrejos Vidarte invocó a la paz y a esforzarse por “devolver mutuamente la confianza” entre el gobierno y quienes se oponen al proyecto minero. “Nuestros hermanos han hablado. Esta es una primera reunión, no tiene que romperse el diálogo, eso es importante”, acotó.

En opinión del padre Garatea, lo sucedido ayer también fue un primer paso, pero dijo que “se debe ir  seguro”. Resaltó el camino a un entendimiento que devuelva la paz a Cajamarca y que, al margen de los gritos de “Conga no va”, el Estado debe conversar. Asimismo, dejó entrever que la próxima semana volverían a Cajamarca para continuar con su labor de facilitadores.

Esa fue la respuesta de los religiosos al pedido de varios de comuneros y autoridades que los invitaron a visitar las zonas que serían afectadas por el proyecto Conga. El pedido será analizado y la respuesta está pendiente.

 Durante la reunión, Cabrejos y Garatea escucharon la presentación del magíster en gestión ambiental Wilder Sánchez Sánchez, quien ha realizado observaciones al Estudio de Impacto Ambiental de Conga.

A su turno, el representante de Plataforma Interinstitucional de Celendín , Milton Sánchez, agradeció  que los religiosos los hayan escuchado, algo que –dijo– no ha hecho el presidente Ollanta Humala.

Sánchez aseguró que el proyecto Conga es inviable técnica y socialmente. Además, precisó que los cajamarquinos no son manipulados por nadie.

Un discurso similar tuvo el representante de Bambamarca, Edi Benavides, quien calificó a Conga como “rotundamente inviable” e insistió en que “Conga no va”. Luego indicó que el pueblo debe ser quien decida el tema.

EL DIÁLOGO SÍ VA

Frente a la posición radical de “Conga no va”, monseñor Cabrejos dijo que es parte de la libertad de expresión de los dirigentes, pero eso no significa que por una posición no habrá sesiones de trabajo. "Puede haber posiciones distantes, pero acá hemos tenido una mañana productiva”, dijo.

Por su parte, el presidente regional Gregorio Santos calificó la reunión como “fructífera” y agradeció que monseñor Cabrejos haya recogido los pedidos de los alcaldes, dirigentes y comuneros de las regiones que serían afectadas por el proyecto minero Conga.

“Debo decirle al país que este constituye un primer encuentro de trabajo y que se le está remitiendo un documento al presidente de la República. Esperamos que, por bien del país, esta vez sí haya respuesta”, expresó.

Pocos notaron que el primer encuentro para ver el tema de Conga entre Gregorio Santos y los dos representantes de la Iglesia Católica no se dio en el templo de la Iglesia Evangélica Presbiteriana, sino en el Convento de San Francisco. A ese lugar se dirigieron los tres luego de visitar a los heridos de los enfrentamientos de la semana pasada.

En media hora, Santos, Cabrejos y Garatea conversaron sobre el proyecto minero. Cabrejos escuchó a Santos, pero también transmitió la posición del Ejecutivo. En la cita estuvo el padre Isaac Shaguano,quien junto con sus hermanos de orden son conocidos por su defensa medioambiental e, incluso , ellos cedieron las instalaciones del convento como posada para los opositores a Conga.  

El padre Shaguano acompañó a monseñor Cabrejos y al padre Garatea a la reunión en la Iglesia Presbiteriana y anunció el compromiso de ambos para retornar a Cajamarca la próxima semana para visitar las lagunas, ríos y pueblos que afectaría Conga.

CLAVES

En la llamada mesa de escucha también participó el congresista Jorge Rimarachín. En tanto, Marco Arana llegó al lugar pasado el mediodía. A manera de resumen dijo que el gobierno sí puede cambiar su posición frente a Conga.

El padre Gastón Garatea señaló, muy coloquial, que con el encuentro el presidente regional Gregorio Santos se había anotado “un poroto”. Además, destacó que los cajamarquinos hablan un buen castellano y quechua.

CON UN CALDO VERDE SE INICIÓ EL DIÁLOGO EN CAJAMARCA

Un caldo verde cajamarquino y un plato de cecina deshilachada iniciaron las conversaciones entre el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, con  monseñor Miguel Cabrejos y el padre Gastón Garatea.

 Los religiosos llegaron a Cajamarca a las siete de la mañana, pero Santos recién apareció a los diez minutos, con saco y corbata, y muy apurado.

Luego de las disculpas, la autoridad regional llevó a sus dos invitados al Fundo Huacaris, donde departieron el desayuno del caldo verde.

En ese ambiente los temas de conversación fueron ajenos al conflicto por Conga, hablaron sobre el clima, la comida y el crecimiento de la región. En algunos momentos monseñor Cabrejos y Santos lanzaron algunas bromas y  la mesa se llenó de risas.

A su salida, el facilitador se mostró confiado en que la jornada sería productiva y aclaró que venía a escuchar a los cajamarquinos para ser un puente  con el gobierno central.

Con la disposición de tiempo, se dirigieron al Hospital Regional para visitar a tres heridos de los enfrentamientos con la Policía Nacional. Posteriormente, hicieron lo mismo en el Hospital de la Sanidad Policial, donde todavía permanecen internados dos efectivos.

Monseñor Miguel Cabrejos   prometió a las víctimas de la violencia que iba a dar todo de sí para que la situación cambie.