Hermana del legislador Wong lo acusa de malos manejos en clínica familiar

Fiscalización. Lo denuncia por no rendir cuentas de ingresos desde el año 2002. Investigación del Ministerio Público detectó que los directivos cometieron evasión fiscal, pero responsabilizaron al contador de la empresa.

María Elena Hidalgo.

Lo primero que pidió el congresista Enrique Wong Pujada, de Alianza por el Gran Cambio, es integrar la Comisión de Salud.
Arguyó que es médico y que conoce el tema porque gerenció durante ocho años la Clínica San Vicente, de la que es propietario con sus hermanos Consuelo, Juan, Pedro y Augusto. Lo que no mencionó es que enfrenta una denuncia en el Ministerio Público interpuesta por su propia hermana, Consuelo Wong Pujada. Ella acusa a sus hermanos Enrique, Pedro y Juan, quienes administran la clínica, de no dar cuenta de los ingresos, y mucho menos reportar las utilidades del negocio, desde el 2002.

Consuelo Wong, obstetra de profesión, interpuso la demanda contra su hermano Enrique el 18 de junio de 2010 ante la Segunda Fiscalía Provincial Penal de Condevilla, San Martín de Porres. Es decir, fue mucho antes que Wong fuera elegido o asumiera como congresista de la República.

Pero el legislador de Alianza por el Gran Cambio subestimó la acusación formulada por su hermana Consuelo.

Hermanos de sangre

“Yo no tengo nada cuestionable, pero mi hermana, que es una persona vengativa, nos puso una denuncia cuando yo era el administrador de la clínica. Ella no tiene la razón. Cuando esto termine, vamos a iniciarle un proceso por difamación”, explicó a La República el congresista Enrique Wong.

La denuncia de Consuelo Wong contra sus hermanos es exactamente por los presuntos delitos contra el patrimonio en la modalidad de fraude en la administración personas jurídicas, y por asociación ilícita para delinquir, en agravio de la denunciante y de la Clínica San Vicente. Sin embargo, el último primero de julio, el titular de la Segunda Fiscalía Provincial Penal de Condevilla, Jorge Muñoz Quispe, archivó el caso con el peregrino argumento de que la acusación debió ser planteada contra el contador de la clínica, Miguel Torres Ticona, y no contra los administradores. Así que, como era de esperarse, Consuelo Wong interpuso un recurso de queja y ahora el expediente está en manos de la Cuarta Fiscalía Superior del Cono Norte.

Consuelo Wong prefirió no hacer comentarios sobre el enfrentamiento con su hermano el congresista. Pero sus abogados proveyeron la documentación que sustenta la demanda contra Enrique Wong.

“Los denunciados, valiéndose de sus cargos gerenciales desde el 2002, disponen libremente de los bienes de la empresa para beneficio personal afectando mis intereses como accionista”, señala Consuelo Wong en su demanda: “Por intermedio de la Clínica San Vicente han adquirido bienes como automóviles y artefactos, los que han sido transferidos (a los denunciados) sin que el dinero producto de la venta ingrese a las cuentas de la empresa. Además, cobran comisiones y bonificaciones sin la aprobación del directorio, beneficiándose económicamente en perjuicio de la clínica y de mi patrimonio como accionista”.

Como miembro de la Comisión de Salud, el congresista Enrique Wong Pujada debe promover iniciativas legislativas y fiscalizar la prestación de salud pública y privada. Sin embargo, sus funciones colisionan con sus intereses particulares, ya que el propio legislador enfrenta una grave acusación de su propia hermana por administrar indebidamente la clínica familiar.

“Nos cuestionan que compramos vehículos con el dinero de la clínica, pero estos vehículos los pagamos con las dietas del directorio. Hemos demostrado ante la Policía y la Fiscalía que no hemos delinquido y hasta el momento nos han dado la razón. Se determinó que hubo evasión de impuestos, sin embargo fue por culpa del contador porque no cumplió con presentar las declaraciones. Ante esto le enviamos una carta a la Sunat y ahora estamos bajo evaluación”.

Para el legislador Enrique Wong Pujada la denuncia formulada por su hermana Consuelo no lo coloca en el mismo nivel que sus colegas Francisco Ccama. Amado Romero y Néstor Valqui, quienes están sometidos a procesos judiciales por sus actividades empresariales.

“Yo no soy igual a ellos, ni me compare. Yo soy decente. Hasta aureola debo tener”, dijo.

Le detectaron evasión tributaria

Durante la investigación fiscal, el contador de la Clínica San Vicente, Miguel Torres Ticona, aceptó ante las autoridades que había gastos e ingresos que no se declaraban ante la Sunat.

Algo más grave: el propio contador Miguel Torres, dijo al fiscal Jorge Muñoz “que jamás se le pidió balances ni estados financieros” de la clínica, según consta en la resolución del Ministerio Público. Empero, el fiscal no se pronunció sobre la evasión tributaria atribuida a Enrique Wong y a sus hermanos socios de la clínica.

Uno de los argumentos del Ministerio Público para desestimar la denuncia de Consuelo Wong contra sus hermanos, entre ellos el parlamentario Enrique Wong, es que lo hizo a título personal y no por acuerdo de la Junta General de Accionistas. En otras palabras, Consuelo Wong tenía que pedir autorización de sus hermanos para f
ormular denuncia contra ellos. Un absurdo.

En su Hoja de Vida ante el JNE, Enrique Wong Pujada declaró que era dueño del vehículo de placa CQJ-412. Pero en realidad pertenece a la Clínica San Vicente. Precisamente, es lo que denunció su hermana ante el Ministerio Público.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO