VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo SELECCIÓN PERUANA - Ricardo Gareca revela este viernes la lista de convocados para el repechaje

Susana y Fuerza Social: ¿salto al vacío?

Plataforma_glr

Por Carlos Castro

Susana Villarán y Fuerza Social han tomado una decisión arriesgada: ir solos en las elecciones presidenciales del 2011. En la última columna sugeríamos que el mejor camino que podía adoptar FS era ir en alianza con Perú Posible en el objetivo de consolidar una bancada importante en el Congreso y alistarse a desarrollar una gestión municipal que ponga a Susana en el camino a la presidencia para el 2016. Sugerencia, por cierto, compartida por otros columnistas. No ha sido así.

Ir solos tiene una explicación que resulta comprensible: consolidar Fuerza Social como un partido nacional y llevar el mensaje de centro izquierda a la mayoría de los peruanos y no quedarse únicamente en Lima. Una campaña, aunque corta, les permitirá –estiman los dirigentes de FS– utilizar los medios de comunicación y el espacio gratuito que tendrán en la televisión, en la franja electoral, para que su logo sea finalmente conocido en todo el país. Descartada la alianza con Toledo u Ollanta, mantienen la puerta abierta para otras organizaciones políticas menores como el Movimiento de Nueva Izquierda –siempre y cuando el MNI no vaya con Humala–, Tierra y Libertad, del Padre Marco Arana, y los movimientos regionales.

Lo de Susana y Fuerza Social es una apuesta al futuro que comporta riesgos. A partir de enero SV asume la alcaldía de Lima –el segundo cargo electoral-político más importante del país–, por lo que estará ausente de la campaña presidencial. Además, por un sentido de independencia y de ética, tampoco podrá hacer propaganda a favor de su candidato. Susana es, ahora, el principal activo que tiene Fuerza Social y razón principal para que este partido ganara al PPC de Lourdes Flores. Un segundo aspecto es el tiempo del que disponen y que puede jugar en contra de sus aspiraciones. Noviembre está por concluir y Fuerza Social no ha iniciado aún su campaña, a diferencia de Castañeda, Toledo, Ollanta, Keiko y la propia Mercedes Aráoz. En términos concretos, FS solo dispondrá de tres meses –si descontamos diciembre, el mes navideño– para desarrollar su campaña electoral. Antes deberá definir su plancha y sus candidatos al Congreso. Surge una inevitable pregunta: ¿FS contará con recursos económicos suficientes para suplir la estrechez del tiempo con una presencia de sus candidatos en todo el país?

FS, como otros partidos, Partido Nacionalista, Perú Posible, etc., apuestan a los movimientos regionales en la esperanza de contar con los votos de las jurisdicciones en las que los líderes regionales han quedado primeros. El problema, como lo señala Eduardo Ballón de Propuesta Social, es que una alianza regional no garantiza a los partidos nacionales sumar electoralmente. Otro aspecto que no debe dejarse de lado es que siendo Fuerza Social un partido de izquierda, tiene al frente al nacionalismo, que congrega también votos de la izquierda y que cuenta actualmente con el apoyo de intelectuales provenientes de esta cantera.

El riesgo principal de Fuerza Social al lanzar candidatura propia es que no llegue a superar la valla electoral del 5% y quede fuera del registro del Jurado Nacional de Elecciones. Un resultado así afectaría directamente a Susana Villarán, lo peor cuando recién comienza su gestión. Aun cuando ella misma ha dicho que no temen perder la inscripción, es muy diferente una alcaldesa y su partido triunfantes con más del 38% de votación en Lima (y con más de un millón 740 mil votos) a una alcaldesa que se presente desde la segunda quincena de abril –después de la primera vuelta– como la lideresa de una organización partidaria disminuida y derrotada electoralmente. Los dados están lanzados y SV y FS esperan que su candidato se saque un siete o un once y sean los ganadores o por lo menos el segundo o el tercer premio. La mesa está servida. Es la hora de la apuesta electoral.