Campaña de Fujimori en el 2000 costó US$ 80 millones

Campaña de Fujimori en el 2000 costó US$ 80 millones. Dinero provenía de las Fuerzas Armadas, asegura Matilde Pinchi Pinchi.

Datos

La Sala Penal Especial Anticorrupción B revocó el arresto domiciliario de los hermanos Samuel y Mendel Winter Zuzunaga y les otorgó comparecencia simple en el juicio por fraude en agravio de Canal 2. Pero esta decisión no se ejecutará porque los Winter tienen una sentencia anterior (de 5 años de cárcel) por recibir dinero de Vladimiro Montesinos. Los hermanos han solicitado beneficios penitenciarios para salir en breve de prisión.


Dinero provenía de las Fuerzas Armadas, asegura Matilde Pinchi Pinchi..

Por CÉSAR ROMERO.-

Matilde Pinchi Pinchi, la ex asistente personal de Vladimiro Montesinos que se acogió a la ley de colaboración con la justicia, afirmó ayer que se gastaron 80 millones de dólares del presupuesto de las Fuerzas Armadas y el SIN en la campaña de reelección del ex presidente Alberto Fujimori, entre setiembre de 1999 y abril del 2000. Además, dijo que al concluir la campaña sobraron otros 40 millones de dólares que Montesinos le entregó en efectivo a Alberto Venero Garrido para que los deposite en sus cuentas bancarias en el exterior. "No sé dónde se depositó ese dinero, solo recuerdo que Venero regresó con certificados bancarios al portador que entregó al doctor Montesinos", refirió. Pinchi Pinchi hizo estas declaraciones en su testimonio ante la Sala Penal Especial Anticorrupción "B", que preside la vocal superior María Zavala Valladares, en el juicio público que se sigue a Montesinos por los pagos que hizo a los empresarios de televisión José Francisco y José Enrique Crousillat, los hermanos Samuel y Mendel Winter y Julio Vera Abad, ex directivos de los canales 4, 2 y 9, respectivamente. La testigo refirió que los 120 millones de dólares reunidos por Montesinos para la campaña de reelección era el dinero que se desvió de los presupuestos del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, así como de los Ministerio de Defensa e Interior, y del Consejo de Supremo de Justicia Militar. Los 80 millones fueron utilizados para pagos a los medios de comunicación adeptos al régimen fujimorista, spots publicitarios, además de la confección de afiches, gorros y polos. Matilde Pinchi precisó que los dueños de los canales de televisión recibían dinero de Montesinos desde mucho antes de la campaña de reelección del 2000. "Al principio, los Crousillat recibían US$ 520 mil mensuales y Vera Abad US$ 80 mil dólares mensuales, lo que se incrementó, a partir de septiembre de 1999, a 2 millones para los ex propietarios del canal 4 y 500 mil para el ex directivo del canal 9", anotó. La ex asistente de Montesinos precisó además que Alberto Venero Garrido era el cajero de Montesinos en el Perú, mientras que James Stone Cohen hacía lo mismo en el extranjero. La versión de Matilde Pinchi fue corroborada en la misma audiencia por María Angélica Arce Guerrero, la ex secretaria de Montesinos. Arce agregó que el dinero que ingresaba al SIN se guardaba en dos maletines, uno blanco y otro negro. El blanco era para el dinero que remitían el Ejército, la Marina y la FAP, y de allí se realizaban los pagos a los dueños de los canales de televisión. Del maletín negro, con efectivo del presupuesto reservado del SIN, salía el dinero que se entregaba a Roberto Huamán Azcurra para los gastos de los centros de espionaje telefónico. "Entregábamos de 8 a 15 mil dólares mensuales a Huamán Azcurra, luego que éste presentara unos listados de los gastos que había realizado y de las personas que participaban en el chuponeo", precisó Arce. María Angélica Arce subrayó que se firmaron recibos de todas las entregas de dinero que hicieron por orden de Montesinos.

Montesinos critica locutorios

Rompiendo su habitual silencio en sus juicios públicos, Vladimiro Montesinos volvió a declarar ante la Sala Penal Anticorrupción B. El ex asesor presidencial habló esta vez para quejarse de los locutorios instalados en la prisión de la Base Naval con la finalidad de que pueda reunirse con sus abogados y familiares. Montesinos alegó que estos ambientes restringen su derecho de defensa. "Estoy afrontando juicios públicos los lunes, martes, jueves y viernes, mientras que los miércoles son las diligencias con los jueces y fiscales, entonces no puedo preparar bien mi defensa si solo me reúno cada vez con uno de mis abogados. Esta es una restricción que no se aplica a los demás procesados en este juicios", precisó.

Te puede interesar


CONTINÚA
LEYENDO