Ex canciller fujimorista Oscar de la Puente y 6 embajadores en la conspiración Canciller

Plataforma_glr

Cancillería identifica a autores de purga de 117 diplomáticos; ex canciller fujimorista Oscar de la Puente y 6 embajadores en la conspiración .

Por EDMUNDO CRUZ
Unidad de Investigación.-

... .. E l ex canciller fujimorista Oscar de la Puente Raygada , junto a un reducido número de seis funcionarios del Servicio Diplomático del Perú, son considerados gestores y ejecutores del cese arbitrario de 117 diplomáticos, dispuesto hace diez años, el 29 de diciembre de 1992 (Resolución Suprema Nº 453-92-RE), con el pretexto de "reorganización" del estratégico sector.
De acuerdo con fuentes de Torre Tagle, el informe de la Comisión Especial de Alto Nivel -nombrada por el gobierno para investigar la radical purga de diplomáticos que a su momento comprometió a la tercera parte del personal diplomático en actividad-, también identificó como ejecutores del cese a los funcionarios de la Dirección del Ministerio de Relaciones Exteriores, embajadores Roberto Villarán Koe- chlin, Jaime Stiglich Berninzon y Alejandro León Pazos.
Otros tres altos funcionarios que ocuparon los cargos de viceministros y secretarios generales de Torre Tagle durante el régimen pasado, los embajadores Alfonso Rivero Monsalve, Hugo Palma Valderrama y Arturo Montoya Stuva, son calificados como colaboradores de la purga de funcionarios y diplomáticos.
Aparte del tema de los ceses, la Comisión de Alto Nivel trató la actuación de los altos funcionarios del sector en el proceso electoral de 2000, y su responsabilidad en el retiro de Perú de la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Las conclusiones serían igualmente categóricas, pero aún se desconocen.

Faltan los castigos
Ayer a las diez de la mañana, el personal de Torre Tagle recibió una información oficial en el sentido de este comentario. Y se sabe que el canciller Allan Wagner Tizón ha dispuesto que la comunicación se curse a las representaciones diplomáticas del Perú en el exterior.
Anteriormente, la propia agremiación de los diplomáticos había nombrado la Comisión de Ética Institucional presidida por el ex canciller José de la Puente Radbill. Ante ella también comparecieron varios de los implicados.
Los funcionarios responsabilizados del masivo cese de diplomáticos arguyeron en su defensa la "obedienciaí debida a que estaban sometidos.
No repararon en los riesgos de seguridad nacional a que expusieron al país.

Afectaron seguridad nacional
Como se recordará, entonces se debieron afrontar asuntos como las denominadas Convenciones de Lima, que requerían de la participación de profesionales con alta capacidad formativa y ética. Y el Perú se vio forzado a suscribir la Declaración de Paz de Itamaraty con la presencia de tropas ecuatorianas en suelo peruano.
De acuerdo con las indagaciones efectuadas por la Comisión de Alto Nivel y las declaraciones de los funcionarios comprometidos, se habría llegado a establecer que una reunión clave para decidir los ceses tuvo lugar entre el 14 y 17 de diciembre de 1992, en la residencia de la Embajada de Perú ante el Gobierno de los Estados Unidos, en Washington D.C.
La Alta Dirección de Torre Tagle de entonces se las habría ingeniado para disponer comisiones de servicio que permitieran confluir en la capital norteamericana a los participantes. Estos fueron Oscar de la Puente Raygada (ministro de Relaciones Exteriores); Roberto Villarán Koechlin (Secretario General de Relaciones Exteriores); Alfonso Rivero Monsalve (embajador en Chile); Hugo Palma Valderrama (embajador en Francia); Alejandro León Pazos, representante permanente ante la OEA. Era demasiada coincidencia.

Investigación a fondo

... ... La Comisión Especial de Alto Nivel que ha investigado el caso fue creada en marzo de este año, por Resolución Ministerial número 0172-RE. La presidió el embajador Oswaldo de Rivero, actual Representante Permanente del Perú ante la ONU. La integraron igualmente los embajadores Harry Belevan, Carlos Higueras y José de la Cruz, este último Inspector General de la Cancillería, así como el periodista Güido Lombardi, a propuesta de Proética y a título personal. La Defensoria del Pueblo delegó a Rocío Villanueva.