Dejan sin piso a Pilar Mazzetti

Plataforma_glr

@larepublica_pe

13 Feb 2007 | 15:30 h
anunció

Tres horas y media después de su intervención en el Congreso • Premier Jorge del Castillo anunció que el gobierno propondrá renegociar el contrato de licitación de la compra de los 469 patrulleros para la PNP.

Por Carolina Martín.
Foto: Rafael Cornejo.

Sesión de la Comisión de Fiscalización en la que la ministra Mazzetti llegó, habló y se marchó. A sus críticos les faltaron municiones.

televisión

Así, Del Castillo anunció la creación de un grupo de expertos independientes que revisaría "los precios" y buscaría "un punto justo para que la gente sienta que se está pagando lo que corresponde", aseguró que la ministra estaba de acuerdo con el tema y formuló su deseo de que la empresa se mostrara de acuerdo con la propuesta.

"Espero que la empresa acepte, si no pasaríamos a cortar el contrato eventualmente, aunque esperamos no tener que llegar a eso", señaló con firmeza el premier en La Ventana Indiscreta.

Con estas declaraciones Del Castillo puso el punto final a una jornada especialmente complicada para Mazzetti. En la tarde, durante casi cuatro horas de preguntas y argumentaciones repetidas, los miembros de la Comisión de Control y Fiscalización habían cuestionado sin cesar la compra del ministerio de Interior de los 469 patrulleros para la PNP, pero ella había defendido una y otra vez la transparencia de la licitación.

Además, a pesar de la extensa duración del debate y de la posterior y unánime aprobación de la Comisión del inicio de una investigación formal sobre el caso, Mazzetti aseguró que la licitación no solo ya estaba cerrada (desde diciembre), sino que continuaría en marcha hasta que, según los tiempos marcados por la ley, el Estado peruano, en el plazo de tres meses, recibiera todos los patrulleros.

Así de tajante fue la explicación que Mazzetti dio a los congresistas congregados en la sala Quiñones del Congreso. Y fue aún más explícita: si la licitación fuera frenada sería declarada ilegal y el Perú podría ser incluso llevado ante tribunales internacionales, pues la ausencia de impugnaciones durante el proceso dejaría sin sustento legal la decisión.

Es decir, decida lo que decida la Comisión de Control y Fiscalización sobre el tema, tan solo podría parar la compra una ley que el Congreso emitiera ex profeso. "Desde el punto de vista legal es lo único que podría hacerse al respecto", adelantó la ministra en la mañana en un programa de radio local.

Mazzetti, eso sí, reiteró estar dispuesta a asumir su responsabilidad política –retiro del cargo incluido, de darse el caso– si se encontrara alguna irregularidad en la compra, así como determinaría la responsabilidad técnica y administrativa correspondiente.

Ya durante la rueda de preguntas el más inquisidor había sido justo un miembro del Apra, el congresista Javier Velásquez, quien le demandó que dejara sin efecto la licitación.

Cifras

469 son los patrulleros 4x2 que adquirió el Mininter.

44 millones de soles costó dicha compra.


Lo que dice otro estudio técnico

La gestión de Pilar Mazzetti –se afirmó ayer– no tomó en cuenta un detallado estudio, encargado por el Ministerio del Interior cuando estaba al frente Gino Costa en octubre del 2002 y que recomendaba un modelo de camioneta distinto al Hyundai Tucson 4x2.

Según el informe de la empresa especializada en automóviles E. Derteano S.A., el modelo ideal era una camioneta pick up con motor petrolero, doble cabina y tracción simple.

Un vehículo menos pesado, que cuesta menos mantener, que consume menos gasolina y, sobre todo, mucho más barato, pues su precio fluctúa "entre U$16,700 y $18,500" sin el equipo policial.

De acuerdo con las compañías entendidas en la materia, transformar una camioneta en un patrullero demanda un costo adicional de aproximadamente 2 mil 500 dólares. Es decir, si Interior le hacía caso a este estudio, iba a pagar cerca de 21 mil dólares por cada auto y no los casi 30 mil que pagará ahora.

Según la ministra Pilar Mazzetti, todos los cuestionamientos que se están haciendo surgen "curiosamente" cuando el proceso ya está cerrado. Así, aunque aseguró que la Comisión de Fiscalización estaba cumpliendo su rol, habló de otros intereses "externos" dispuestos a cuestionar todas las inversiones que hace el Estado. La ministra propuso que un equipo de 3 expertos se reuniera con la empresa que ganó la licitación para, de forma externa, ver el modo de negociar algún incentivo ajeno al gobierno.