Preocupación en Loreto por presunta presencia de las FARC

Aparecen más evidencias de la presencia de las FARC en la región. Pobladores de Montebello, distrito de Sarayacu (Loreto), informaron haber avistado a una columna del mencionado grupo armado dirigiéndose hacia la quebrada de "Chambira", cerca a la zona fronteriza con Colombia.

Gobernador de Contamana demanda a sectores Defensa e Interior tomar acciones.

Rosa Cárdenas. Iquitos.

Aparecen más evidencias de la presencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la región. Pobladores de Montebello, distrito de Sarayacu (Loreto), informaron haber avistado a una columna del mencionado grupo armado dirigiéndose hacia la quebrada de "Chambira", cerca a la zona fronteriza con Colombia.

Según el gobernador del distrito de Contamana, Manuel Ruiz Tuesta, la aparición de una tropa de 40 personas –entre hombres y mujeres– ha atemorizado e intimidado a los lugareños.

Ruiz Tuesta indicó también que la incursión de las FARC se habría originado desde la región San Martín, presuntamente para brindar seguridad a los narcotraficantes que operan en la zona.

El gobernador demandó a los ministerios del Interior y Defensa a intervenir e iniciar acciones de rastrillaje, ya que hasta el momento las denuncias de la población no han sido atendidas.

La falta de seguridad en las zonas alejadas de Loreto se ha convertido en una constante. En el pasado junio, nativos de del Bajo Putumayo enviaron una misiva al alcalde de Putumayo, en la que le expresaban su preocupación por la presencia de extractores ilegales de madera. El documento fue remitido también al presidente regional, Iván Vásquez.

Se debe indicar que en noviembre del 2006 el antecesor de Vásquez, Robinson Rivadeneyra, de nunció que el 80% de jovenes que habitan en la frontera con Colombia eran reclutados por las FARC.

De acuerdo a su acusación, la guerrilla colombiana primero llevaba a los jóvenes a trabajar en plantaciones de coca y luego los reclutaba como combatientes.

El mandatario regional sostuvo que la zona también se ha convertido en un corredor logístico para la guerrilla colombiana. Allí también se ha denunciado el contrabando de armas.

El dato

MESURA. Los gobiernos de Perú y Colombia reaccionaron con cautela ante la denuncia de Rivadeneyra. De acuerdo a su denuncia, el reclutamiento se presenta en la cuenca de Napo, limítrofe con el Putumayo colombiano.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO