Óscar Medelius, de notario a falsificador del fujimorismo

Óscar Eliseo Medelius Rodríguez está de regreso en Lima. En los años 90 era congresista por Nueva Mayoría-Cambio 90, el notario preferido del régimen de Alberto Fujimori, amigo personal del asesor Vladimiro Montesinos y de la ex fiscal de la Nación, Nélida Colán Maguiño, y presidente de la Comisión de Justicia del Congreso.

En su contra pesa un pedido de 13 años de prisión por delitos de peculado y asociación ilícita. Irá a juicio a fines de abril.

Ana Véliz.

Óscar Eliseo Medelius Rodríguez está de regreso en Lima. En los años 90 era congresista por Nueva Mayoría-Cambio 90, el notario preferido del régimen de Alberto Fujimori, amigo personal del asesor Vladimiro Montesinos y de la ex fiscal de la Nación, Nélida Colán Maguiño, y presidente de la Comisión de Justicia del Congreso.

Hoy, está preso en una celda del penal San Jorge. Cerca de la media noche del viernes volvió extraditado de Estados Unidos, para responder y ser juzgado por la falsificación de un millón firmas de adherentes al Frente Independiente Perú al 2000, la agrupación que el año 2,000 permitió a Alberto Fujimori su tercera elección consecutiva.

Medelius permanecía prófugo de la justicia desde setiembre del 2001. Él conoce mucho de los negocios oscuros de las principales figuras del régimen fujimorista y si desea podría colaborar con la justicia. Sin embargo, lo más probable es que guarde silencio–pasó mudo por el aeropuerto–, y se declare inocente y perseguido político.

La Fiscalía pide se le imponga 13 años de cárcel por asociación ilícita y peculado, como uno de los cabecillas de la masiva falsificación de firmas de Perú 2000.

En los años 90 es casi seguro que hubiera sido absuelto. En esa época su amiga Nélida Colán lo exculpó de toda responsabilidad, ni siquiera tuvo que ir a declarar. La acusación, decía Colán, solo se basaba en testimonios reproducidos por la prensa, a los que no se les podía dar ninguna credibilidad.

ORGANIZÓ FRAUDE

La desaparecida Sala de Delitos Tributarios y Aduaneros, digitada por Montesinos, resolvió que no había delito contra la fe pública en la falsificación de firmas de adherentes. Esa sentencia ha sido utilizada actualmente, al tener la condición de cosa juzgada, para archivar parte de los delitos que se cometieron en ese fraude, pero quedaron otro ilícitos en el aire por los que deberá responder.

Hoy sus amigos ya no están en el poder y debe enfrentar a jueces y fiscales independientes. Ellos quieren escucharlo y confrontar lo que tenga que decir con los testimonios, confesiones y documentos.

Los cargos contra Medelius están más que probados desde que en diciembre del 2000 la prensa hizo público el fraude para la reelección. Los mismos ex trabajadores de su notaría se acogieron a la Ley de Colaboración con la justicia y confesaron cómo se organizó el fraude y que los fondos vinieron del SIN.

Montesinos y el ex ministro de Agricultura Absalón Vásquez y los otros involucrados ya fueron sentenciados por este caso. Montesinos recibió ocho años de cárcel y Vásquez, siete años de prisión.

En setiembre del 2001, el juez Jorge Barreto reabrió el caso y ordenó su captura. Medelius fugó del país y se ocultó en Estados Unidos. Fue capturado en el 2006 y sometido a proceso de extradición, a la que se resistió dando dura batalla hasta que fue entregado por la justicia de EEUU.


La fábrica de firmas falsas

De acuerdo con las investigaciones, la falsificación de firmas se realizó en dos etapas. La 1ra., a escala familiar, se llevó a cabo en el domicilio del concejal de Vamos Vecino Luis Navarrete Santillán. La 2da., a escala industrial, en dos locales de Bellavista a espaldas de la Notaría Medelius, ocupaba a varias decenas de personas que trabajaban en turnos sucesivos y eran pagadas por personal de la notaría.

En la primera etapa contaron con planillones presentados por Vamos Vecino a las municipales; en la segunda, con copias de padrones que obtuvieron de los depósitos de la ONPE de José Portillo. Todo financiado con 70 mil dólares mensuales, que Montesinos entregaba a Medelius.

Te puede interesar