Prófugo Ernesto Schütz se da la gran vida en Europa escudado en nacionalidad suiza

Una vida de millonario es la que lleva el prófugo empresario de televisión Ernesto Schütz Landázuri en Suiza, país donde se esconde de la justicia peruana que lo reclama por vender la línea editorial de Panamericana Televisión a Vladimiro Montesinos a cambio de 10 millones de dólares.

Procuraduría ad hoc solicitará que Poder Judicial pida a su par suizo que procese a empresario por recibir dinero de Montesinos.

Ana Véliz.

Una vida de millonario es la que lleva el prófugo empresario de televisión Ernesto Schütz Landázuri en Suiza, país donde se esconde de la justicia peruana que lo reclama por vender la línea editorial de Panamericana Televisión a Vladimiro Montesinos a cambio de 10 millones de dólares.

Las imágenes hablan por sí solas. A Schütz se le observa radiante, oficiando de guía turístico de Berna, la capital helvética, a su sobrina, quien está de visita en la ciudad.

Se le ve consumiendo un buen trozo de pizza, visitando la perfumería que lleva su apellido, paseando por las hermosas y amplias calles de Berna.

Ni siquiera se inquieta ante la cámara que lo sigue en el recorrido. El empresario se siente seguro de que Suiza jamás lo entregará a la justicia peruana, pues el país europeo no extradita a sus ciudadanos. Eso explica por qué el ex presidente del directorio de Panamericana Televisión aparece aliviado, sin preocupaciones, disfrutando del dinero mal habido.

PLACERES SECRETOS

Las imágenes refuerzan los reportajes de La República del 19 de setiembre del 2005 y del 26 de setiembre del 2007.

En el primero, el periodista Edmundo Cruz reveló la ubicación exacta de Schütz luego de que huyera de Argentina, donde estaba sometido a proceso de extradición a solicitud del Perú, que lo requería para que respondiera por los delitos de peculado y asociación ilícita. La fiscalía pidió una condena de ocho años de prisión.

En el segundo informe se consignó un destape del diario "El café" de Suiza, que reportó los millonarios negocios inmobiliarios que emprendió Ernesto Schütz y su familia en Ticino, otra de las ciudades de dicho país.

Y aunque la suerte parece sonreírle siempre a Schütz, esta podría cambiar sustancialmente.

Si bien las autoridades suizas informaron que no procedía su extradición, la Procuraduría ad hoc presentó su última carta ante la Tercera Sala Anticorrupción: la "delegación de persecución penal". Esto es, que Suiza lo juzgue por los delitos que cometió en el Perú.

La solicitud tiene el visto bueno de la Fiscalía Superior Anticorrupción. El tribunal escuchará el informe oral el martes 20 de mayo. Luego emitirá fallo en 15 días.

En este caso, dice la Procuraduría, se cuenta con la confesión sincera del ex asesor presidencial Vladimiro Montesinos, que se acogió a la sentencia anticipada y reconoció todos los cargos, por lo que fue condenado a seis años de prisión. El ex asesor aceptó los pagos millonarios a Schütz. Además, Matilde Pinchi afirmó que le constaba la entrega de al menos siete millones de dólares a Schütz.


Su deporte favorito es el de la fuga

El 24 de mayo del 2001 se proyectó el video de la visita de Ernesto Schütz y Manuel Delgado Parker a Montesinos. La jueza Magali Báscones le abrió juicio por presuntos delitos de peculado y tráfico de influencias.

El dos de octubre del 2001, Schütz cruzó la frontera sur rumbo a Arica, Chile, y al día siguiente voló a Santiago. De allí partió a Franckfort (Alemania), pero en la escala en el aeropuerto de Ezeiza (Argentina) fue detenido.

El mismo dos de octubre del 2001 se difundió un video en el que se ve a Schütz recibiendo US$ 350 mil de manos de Montesinos, como parte del pago de US$ 10 millones 653 mil por la venta de la línea editorial de Canal 5 TV.

El 19 de octubre del 2001, la justicia peruana presentó un cuadernillo de extradición de Schütz a autoridades argentinas. El dos de octubre del 2004 se allanó su casa, pero ya se había fugado a Suiza. Posee la nacionalidad de ese país.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO