Perú potenciará flota submarina con doce torpedos alemanes SUT 264

El contrato de adquisición de doce torpedos SUT 264 por US$ 21 millones está a punto de firmarse. Un representante de la proveedora alemana Atlas Elektronik GMBH llegará a Lima a fines de junio.

Torpedo SUT 264 fue seleccionado entre 6 opciones, tras largo estudio. Pero fuentes especializadas objetan el modelo escogido.

Edmundo Cruz.

El contrato de adquisición de doce torpedos SUT 264 por US$ 21 millones está a punto de firmarse. Un representante de la proveedora alemana Atlas Elektronik GMBH llegará a Lima a fines de junio. Con esta transacción se busca potenciar la flota submarina de seis naves también de tecnología germana. La operación responde al Plan NUBE de modernización y repotenciación de nuestro equipo bélico.

La compra fue ratificada a comienzos de año por el Consejo Superior de Almirantes que preside el comandante general de la Marina de Guerra almirante Carlos Gamarra Elías. Una primera aprobación se dio en noviembre pasado bajo la gestión de su antecesor Eduardo Darcourt Adrianzén. En la selección participaron cuatro asesores del Ministerio de Defensa.

El torpedo alemán SUT 264 se impuso entre 6 opciones aunque el partido final lo disputó con el Black Shark, de fabricación italiana.

Desde marzo del año pasado, un Comité Especial Técnico Económico de la Armada estudió y recomendó el modelo apropiado. Bajo la dirección del entonces comandante general de Operaciones del Pacífico, vicealmirante Luis Ramos Ormeño.

A FAVOR

Los argumentos de por qué se optó por el modelo SUT fueron explicados a La República por el comandante de la Fuerza de Submarinos, contralmirante Jaime Navach Gamio.

El sistema de control de tiro de las unidades submarinas actualmente en uso en la Marina de Guerra del Perú –afirmó el jefe de la flota– está diseñado para el empleo del torpedo SUT 264. Su adquisición, por tanto, no hará necesarias mayores modificaciones.

En cambio, la introducción del Black Shark –añadió– sí obligaría a reemplazar el actual sistema de control de tiro, lo mismo que el sonar. También se tendrían que modificar los tableros lanzatorpedos y adquirir una línea completa de mantenimiento de tubos.

En cuanto al costo, el precio del SUT es 50 por ciento menor al del Black Shark, la opción de tecnología más avanzada. Dada la limitada partida de que se dispone, este factor convierte al SUT en la variable más significativa en cuanto a número de proyectiles y capacidad de disuasión, sostuvo Jaime Navach.

OBJECIONES

Técnicos vinculados a la propia Marina han replicado el argumento principal a favor del SUT 264, en el sentido de que el empleo del torpedo italiano Black Shark obligaría a reemplazar el actual centro de control de tiro de nuestros submarinos.

Según estas fuentes, el Servicio de Armas y Electrónica de nuestra Armada ha desarrollado un sistema de control de tiro (Argos) que le permite integrar tipos de torpedo pesado, incluido el Black Shark. Fuentes oficiales de la Marina han confirmado que tal sistema se aplica en dos unidades submarinas pero aclaran que en su etapa inicial solo contempla los torpedos actualmente en uso.

Las mismas fuentes contestatarias aseguran que el Black Shark no obligaría a reemplazar el sonar ni a modificar los tableros lanzatorpedos. Aceptan, eso sí, que sería necesario adquirir una línea completa de mantenimiento de tubos. Pero dicen que esto también rige para el SUT alemán.

Se objeta que la modernización y repotenciación de la flota submarina tome como punto de partida un modelo catalogado obsoleto por las Armadas de varios países.

Informan que Atlas Elektronik, fabricante del SUT, ha comunicado a las Marinas de países usuarios de sus productos que a partir de 1998 la línea de fabricación de dichos torpedos se ha discontinuado.

También dan cuenta que la proveedora italiana llegó a ofertar 16 torpedos de otro tipo (A 184 modelo 3) por US$ 19 millones, en busca de una alternativa que aminorara costos y aumentara la cantidad de proyectiles. La propuesta existió, pero solo fue de 9 torpedos de ese tipo por US$ 20 millones, comentó un vocero oficial de la Marina.

Hemos acogido el pedido de las fuentes extraoficiales de mantener la reserva de su identidad. Opinan anónimamente con idéntico derecho que lo hacen vía internet una decena de expertos a través del blog "PeruDefensa.com", al debatir el tema "SUT versus Black Shark" y concluir recomendando al SUT.

EL DATO

Antecedente. No es una novedad el proyecto de compra de torpedos SUT. Ya en 1998 estuvo a punto de firmarse un contrato por US$ 47 millones para una adquisición similar. Uno de los poderosos garantes del Protocolo de Río aguó la fiesta.


Partida exigente y torpedo errante

El 2007, solo en un año, la Ley Codelco del vecino Chile reportó US$ 1,390 millones para equipamiento militar. Con idéntico fin y por todo el quinquenio 2007-2011, nuestro actual gobierno ha destinado US$ 654 millones. Los recientes US$ 21 millones para torpedos son una primera entrega a la Armada. El reto es gastarla con mucho celo.

"Lío con fabricantes por un torpedo errante de la Armada". Así se titula la nota deBrian Tsu, publicada en el "Staff Reporter", de Taiwán, edición del 30/setiembre/2003. Un torpedo SUT, de patente alemana, comprado por Taiwán a Indonesia, se salió del control, no en combate sino durante un ejercicio. Los representantes alemanes y de la Armada de ese país no se pusieron de acuerdo sobre el porqué de la pérdida. Incluso hubo "una fuerte pelea" cuando los taiwaneses hablaron de proyectil defectuoso.

Te puede interesar

CONTINÚA
LEYENDO