UNIVERSITARIO VS. CARLOS MANNUCCI - mira EN VIVO el partido por la Liga 1
Política

Sergio Fontanella: sindicado socio de Vladimiro Montesinos regresó a Perú tras 12 años y lo mataron

El empresario se encontraba en una batalla legal contra sus exsocios Daniel Yabbur y Jorge Torres para recuperar su empresa matriz, la Naviera Argper, de la que se habrían apoderado de forma fraudulenta.

“Sergio Fontanella estaba decidido a recuperar esas 20 embarcaciones nuevas, porque él mismo las había construido y Daniel Yabbur no quería devolverlas”, mencionó una persona del entorno del argentino. Foto: La República
“Sergio Fontanella estaba decidido a recuperar esas 20 embarcaciones nuevas, porque él mismo las había construido y Daniel Yabbur no quería devolverlas”, mencionó una persona del entorno del argentino. Foto: La República
Política LR

El pasado lunes 13 de junio, Sergio Fontanella Bobo, empresario argentino acusado de haber sido testaferro y lavador de dinero de Vladimiro Montesinos, antiguo asesor del expresidente Alberto Fujimori, fue asesinado por dos motorizados mientras almorzaba. Ellos le dispararon tres veces, pero fue el tiro que le perforó el tórax lo que le causó la muerte.

Existen sospechas de dos personas que podrían estar detrás de este crimen. Una de ellas es el narcotraficante Jorge Chávez Montoya ‘Polaco’, quien acusó ante las autoridades a Sergio Fontanella de lavar el dinero mal habido de Montesinos.

Otros de los presuntos asesinos son sus exsocios Daniel Yabbur y Jorge Torres, con quienes mantenía una batalla legal porque los acusaba de haberse apoderado de la Naviera Argper, la empresa matriz de Fontanella.

La historia se remonta a 2006, cuando el empresario escapó del Perú tras ser señalado por las autoridades como testaferro de Montesinos. Al pasar 12 años y una vez solucionado el problema jurídico, Fontanella regresó al país para recuperar sus propiedades incautadas, como embarcaciones e inmuebles valorizados en US$ 100 millones.

El primer sospechoso del crimen, ‘Polaco’, declaró ante las autoridades que las empresas navieras, las embarcaciones fluviales, los negocios de madera y la comercialización de vehículos eran una fachada que había montado el argentino para lavar dinero no solo del ex asesor presidencial, sino además de capos del narcotráfico.

Citación. Sergio Fontanella durante una reciente audiencia judicial en Iquitos. Foto: difusión

Por las graves acusaciones de ‘Polaco’ contra Fontanella, las autoridades dispusieron el embargo de todas sus propiedades, así como su detención. Como el empresario argentino ya había huido a su país, se intentó extraditarlo en 2008.

Pero, para el 2015, la Corte Suprema absolvió a Fontanella de todos los cargos de lavado de dinero, lo mismo que a Vladimiro Montesinos, sentencia que sería confirmada en 2017. La resolución judicial además indicó que se le devuelvan todos los bienes incautados, por lo cual el cordobés decidió en el 2018 regresar a Iquitos.

Al llegar a Perú, Sergio Fontanella cae en la cuenta de que no puede recuperar el grueso de sus inmuebles, aunque ya recuperó algunos. Esto se debe a que su exsocio Daniel Yabbur y el peruano Jorge Torres Díaz realizaron una Junta de Accionistas sin el consentimiento del argentino, por lo cual Yubbur se convirtió en el nuevo dueño con el 99 % de acciones y Torres con el 1 %.

Natural de Río Tercero, provincia de Córdoba, Argentina, Sergio Fontanella llegó a Iquitos en 1990. Hizo inmediatamente fortuna. Foto:difusión

Yabbur, como nuevo accionista mayoritario de Argper, se apropió de embarcaciones valorizadas en US$ 50 millones. “Sergio Fontanella estaba decidido a recuperar esas 20 embarcaciones nuevas, porque él mismo las había construido y Daniel Yabbur no quería devolverlas”, mencionó una persona del entorno del argentino.

Otros empresarios contra los cuales estuvo batallando Fontanella para que estos le devuelvan sus embarcaciones de las que se apropiaron fueron Walter Vásquez Capinoa, Marcos Navarro Ríos, César Vela Manzur, Juan Ríos Bartra, Rolando Macedo Macedo y Angelo Fernández.

Pese a que el argentino Fontanella estaba empezando a recibir amenazas de muerte a su teléfono y mensajes a su WhatsApp, él continuaba reclamando sus propiedades.

Meses antes de su ejecución continuaba recibiendo advertencias de que lo iban a matar si no desistía de reclamar sus propiedades; por ello, decidió solicitar garantías para su vida en la Gobernación de Iquitos y sindicó a Daniel Yabbur y Jorge Torres como los responsables si algo le sucedía.