Política

Después de cita Juan Silva-Zamir Villaverde, empresas implicadas facturaron S/1.573 millones

Sale caliente. Una revisión y análisis de la base de datos de las contrataciones del Estado revela que constructoras chinas y sus socias peruanas acumularon 12 adjudicaciones luego de que el exministro Juan Silva y el operador Zamir Villaverde conspiraran sobre las obras públicas en el gobierno de Pedro Castillo.

Poco a poco se revela más de la relación entre Zamir Villaverde y el exministro Juan Silva. Foto: composición Gerson Cardoso / La República
Poco a poco se revela más de la relación entre Zamir Villaverde y el exministro Juan Silva. Foto: composición Gerson Cardoso / La República
Ángel Páez,Piero Espíritu,

La reunión entre el exministro Juan Silva y el empresario Zamir Villaverde, el jueves 4 de noviembre de 2021, no fue un encuentro de fanfarrones.

Las empresas mencionadas en el audio que grabó Villaverde, que incluye la entrega de los “cien grandes” para Silva, obtuvieron 12 contratos para obras públicas por más de S/1.573 millones.

La mayor parte de las adjudicaciones fueron destinadas a las constructoras chinas, que estaban apadrinadas por Zamir Villaverde, y que le había prometido a Silva compensarlo gratamente, según se desprende de la transcripción oficial del audio, cuyo contenido, al ser difundido, impulsó al exministro de Transportes y Comunicaciones a fugarse de las autoridades. Es que lo que hablaron Silva y Villaverde se cumplió largamente como lo habían planeado, de acuerdo con un seguimiento y análisis de los contratos que ganaron las constructoras mencionadas en la conversación incriminatoria del 4 de noviembre de 2021.

De los 12 contratos posteriores al diálogo del 4 de noviembre, los “chinitos”, como los denominaba Zamir Villaverde en el audio, recibieron 10 contratos por S/1.210 millones. Esto es, el 77% del total.

El 7 de junio, la constructora China Railway N° 10 Engineering Group emitió un comunicado en el que niega “rotundamente haber incurrido en actos ilegales para la adjudicación de obras públicas”.

A los pocos días del diálogo entre Silva y Villaverde, China Railway N° 10 Engineering Group ganó dos contratos: el 8 de noviembre en consorcio con Weihai Construction Group Company, por S/116,5 millones; y el 15 del mismo mes otro por S/275,2 millones, también consorcio con China Railway N° 10 Engineering Group.

En una parte de la conversación entre Silva y Villaverde, el segundo le pregunta qué proyectos se vienen, y el primero le mencionó que había uno en la región Huancavelica.

El 29 de noviembre, el gobierno regional de Huancavelica adjudicó a China Railway Tunnel Group la construcción de la carretera que une a Huancavelica con Pucapampa. El contrato por S/168,5 millones fue suscrito el 6 de enero de 2022. No es un producto de la casualidad.

Luego de difundirse la transcripción del audio del soborno de los “cien grandes”, que según el diálogo es el monto que le dio Villaverde a Silva a nombre de Tapusa (Tableros y Puentes S.A.), esta constructora de origen español emitió una nota de prensa para rechazar cualquier vinculación con actos de corrupción.

Audios entre Bruno Pacheco y Zamir Villaverde inculparían a Pedro Castillo en casos de corrupción. Foto: Flickr/Presidencia del Perú

Todo encaja

Lo cierto es que transcurridos 21 días del encuentro entre Silva y Villaverde, Tapusa, como parte del consorcio integrado por Termirex y H.B Estructuras Metálicas, firmó contrato para la construcción del Puente Tarata III por S/232,5 millones.

Pero poco antes, el 10 de diciembre de 2021, había suscrito otro contrato por S/130,3 millones, con la empresa estatal Activos Mineros (AMSAC).

Cuando Zamir Villaverde le dice a Juan Silva: “Yo hablo con las empresas chinas Civil (China Civil Engineering Construction Corporation) y Eyes (probablemente China Railway N° 10 Engineering Group o China Railway Tunnel Group)”, parece que el amigo del presidente Castillo alardea.

Sin embargo, las empresas mencionadas luego del 4 de noviembre de 2021 –fecha del diálogo entre Silva y Villaverde–, efectivamente, en los siguientes días consiguieron millonarios contratos, como puede apreciarse en la infografía que aparece en estas páginas.

Solamente China Railway N° 10 Engineering captó contratos por S/880,8 millones en el periodo posterior a la reunión secreta entre Juan Silva y Zamir Villaverde.

“Entonces, Juanito (Silva), esto (el maletín con los ‘cien grandes’) es una señal de los amigos del primer amigo, ya en estos días salen de estos dos chinitos y también una señal (coima), qué señal. No es lo normal, ya no puedo venir así (ja, ja, ja). Un gusto, Juan”, le dijo Zamir Villaverde a Juan Silva, en abierta alusión a pagos ilegales por parte de las constructoras chinas. No obstante, el desmentido de las empresas asiáticas implicadas, lo cierto es que después de la entrevista entre Silva y Villaverde, estas constructoras chinas duplicaron el monto de los contratos que habían logrado entre julio y setiembre de 2021.

Por cierto, estas contrataciones, negadas por Juan Silva y por las propias constructoras chinas, sugieren abiertamente una preferencia de las entidades públicas por este tipo de contratistas. La Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) cuenta con una serie de denuncias de sus agremiados por el tipo de prácticas de las firmas asiáticas para anular a sus competidores.

Además, el domingo pasado, el programa de investigación periodística Punto final, de Latina Televisión, reveló que algunas constructoras chinas pagaban a un “hacker” para infiltrarse en el sistema del Organismo Supervisores de Contrataciones del Estado (OSCE). Entre las firmas mencionadas en el llamado Club del Tarot se encontraba Weihai Construction Group Company, que ha sido integrante de los consorcios con otras compañías chinas que Zamir Villaverde indicó en el famoso audio incriminador del 4 de noviembre.

En efecto, según el registro de Proveedores del Estado, del Ministerio de Economía y Finanzas, después de la conversación del 4 de noviembre de 2021, a Weihai Construction Group Company consiguió 3 contratos: el 8 de noviembre de 2021, por S/116,5 millones. El 15 de noviembre de 2021, por S/275,2 millones. El 20 de enero de 2022, por S/26 millones. En este punto, el argumento de la coincidencia no es sostenible, de ninguna manera.

“No es la primera vez que me han mandado de Tarata (Consorcio Puente Tarata III, integrado por Termirex, Tapusa y H.B Estructuras Metálicas), para que sepas que me lo han mandado (los ‘cien grandes’) con toda y maleta. Esta es la primera gestión que hemos logrado. Falta una que es rapidísima, también. (...)”, le dijo Zamir Villaverde a Juan Silva, quien contestó: “Sí, sí, claro”.

Operación Armani

El exministro de Transportes y Comunicaciones estaba completamente de acuerdo con lo manifestado por el operador de las empresas chinas y peruanas. Estaba al tanto de las maniobras de Villaverde para que sus representadas consiguieran la adjudicación manipulada de las millonarias obras públicas de Provías Nacional, Provías Descentralizado y de otras entidades gubernamentales.

Más que desmentidos o comunicados publicados en los medios de comunicación, las constructoras chinas van a tener que demostrar que no mantenían ningún tipo de vinculación con Zamir Villaverde. Lo que probablemente resultará muy difícil, porque Villaverde grababa todo subrepticiamente, como ha quedado demostrado en el caso del exministro. Silva anduvo desmintiendo todo, hasta que se publicó la transcripción de la entrevista que sostuvo en el departamento de Juan Silva, el 4 de noviembre de 2021.

Juan Silva se encuentra prófugo de la justicia tras orden de detención preliminar en su contra. Foto: La República

De acuerdo con fuentes de Ministerio Público con conocimiento del caso, existen más audios registrados por Zamir Villaverde y no se descarta que haya grabado a representantes de las constructoras chinas y peruanas.

“Ya encontramos al hombre. Este es el hombre. Ellos no saben con quién coordino. Lo único que ellos ven (...) Lo único que ellos saben, como a mí me conocen, dicen: bueno, pues”, alardeó de su influencia Zamir Villaverde sobre las constructoras ante el exministro Juan Silva.

“Claro, está bien”, concedió Juan Silva, demostrando que estaba muy bien informado del papel de Villaverde.

“Entonces, esa sería la idea, don Juancito. O sea, como se dice, mi nombre está por todos lados. ¿Por dónde, más o menos, para tener una idea?”, le preguntó sobre el siguiente negocio.

“Está por el gobierno regional de Huancavelica”, le contestó Silva a Villaverde. Este también le menciona un proceso en Amazonas. Los dos resultaron positivos.

El 29 de noviembre de 2021, el gobierno regional de Huancavelica le dio la buena pro a China Railway Tunnel Group por S/168,5 millones, y el 13 de enero de 2022, el Ministerio de Energía y Minas adjudicó a China CAMC Engineering Corporation, un contrato por 116,4 millones de soles. El socio de los chinos fue la compañía Ingeniería Integración de Proyectos (INIP), de los hermanos Aguilar Quispe.

“Lo voy a poner en su sitio”, afirma Juan Silva en el audio con Villaverde, en referencia a los funcionarios que se interponen en sus planes. Lo que demuestra que había un plan un curso, y que ese plan, de ninguna manera, lo desconocía Palacio de Gobierno.

Ministerio Público desmintió al titular del Interior sobre fuga de Juan Silva

Desde el 27 de mayo, el Ministerio Público requirió a la Policía Nacional que aplicara un servicio de videovigilancia al exministro Juan Silva. La solicitud se formuló luego de que las autoridades se enteraron del audio de los “cien millones” de Juan Silva y Zamir Villaverde.

El Ministerio Público remitió a la Comisión de Fiscalización del Congreso, los informes que entregó a la PNP, después que el ministro del Interior, Dimitri Senmache, ante dicho grupo parlamentario, ofreció otra versión de los hechos.

Mediante un comunicado, el Ministerio Público precisó que el 3 de junio demandó a la Dirección contra la Corrupción (Dircocor) de la PNP, un reporte sobre la situación de Silva. El organismo policial respondió que no estaba informado del paradero del exministro de Transportes.

Alegación. El ministro Dimitri Senmache dio una versión a la Comisión de Fiscalización. Foto: Antonio Melgarejo/La República

“Para esta fecha, la autoridad policial continuaba sosteniendo que monitoreaba al exministro (Juan Silva), aunque no contaba con la ubicación efectiva de su paradero”, señala el comunicado del Ministerio Público.

Ante la Comisión de Fiscalización, el ministro Dimitri Senmache dijo: “Si la policía sigue a alguien sin una orden, está violando los derechos de esta persona y puede ocasionar problemas en el proceso que se le sigue y se sanciona al policía que haya cometido abuso de autoridad porque está extralimitándose en sus funciones”.

Senmache alegó que no hubo ninguna instrucción de Palacio de Gobierno para proteger o encubrir a Silva, amigo íntimo del jefe de Estado.

Cifras

S/1.210 millones. Ganaron empresas chinas luego del diálogo Silva-Villaverde.

S/880 millones. Obtuvo China Railway N° 10 Engineering Group.

S/116 millones. Ganó China CAMC Engineering Corporation.

Infografía - La República