Política

Perú Libre perdió más de la mitad de sus congresistas

En menos de un año. De los 37 integrantes que tuvo la bancada del lápiz al iniciar el periodo actual, 20 han dejado la agrupación y solo quedan 17. Varas y Coayla, las bajas recientes.

La bancada de Perú Libre pasó de tener 37 a 17 integrantes en menos de un año. Foto: Gerardo Marín/La República
La bancada de Perú Libre pasó de tener 37 a 17 integrantes en menos de un año. Foto: Gerardo Marín/La República
David Pereda

Desde que llegó al Congreso, hace menos de un año, Perú Libre ha perdido a más de la mitad de sus parlamentarios. De los 37 que tenía al iniciar el actual periodo, en julio del año pasado, 20 han dejado el grupo y solo quedan 17. Los más recientes renunciantes son los legisladores Elías Varas, de Áncash, y Jorge Samuel Coayla, de Moquegua.

De este modo, Perú Libre pasó de ser primera fuerza en el Parlamento a quedar segunda, superada por el fujimorismo, de 24 miembros y ni una baja.

Los primeros en abandonar la bancada perulibrista fueron los legisladores Guillermo Bermejo, Betssy Chávez, Roberto Kamiche, Nieves Limachi y Hamlet Echeverría, en diciembre pasado, luego de que los alineados con Vladimir Cerrón, líder del partido del lápiz, votaron contra una moción de censura a Maricarmen Alva, presidenta del Parlamento. Esta había sido planteada por Guillermo Bermejo. Esos cinco disidentes formaron la bancada Perú Democrático.

Luego, en mayo último, 10 congresistas dejaron Perú Libre: Alex Paredes, Pasión Dávila, Francis Paredes, Elizabeth Hermosilla, Segundo Quiroz, Paúl Gutiérrez, Edgar Tello, Germán Tacuri, Katy Ugarte y Lucinda Vásquez, tras la elección de magistrados del Tribunal Constitucional en el Congreso. Al salir, hicieron la nueva bancada Bloque Magisterial.

A fines de mayo, una baja más fue el legislador Jorge Marticorena, y esta semana cuatro más dejaron “el lápiz”: Víctor Cutipa, Óscar Zea y los antes mencionados Varas y Coayla.

Óscar Zea ha alegado “razones de principios y de conciencia”.

No se descartan más bajas y algunas fuentes las aseguran.

“Es un partido débil que tuvo que llenar espacios con aliados y ellos se han ido. Por otro lado, la conducción vertical de Cerrón y preferencias a su hermano han espantado al resto. Si bien Cerrón pierde poder, los que se quedan sí votan en bloque con él. Para mostrarse al Gobierno como aliado necesario, le importan esos votos duros, que pueden sumarse a censuras o hasta una vacancia”, dice el politólogo Eduardo Dargent, profesor de la Universidad Católica (PUCP).

“Veremos si esos que quedan le van a responder siempre. Mientras más peso propio ganen esos congresistas, no le sería tan fácil manejarlos”, añade.

“Esta historia de divisiones no es nueva en nuestra política, pero la velocidad y otros indicios muestran que Perú Libre es un nuevo grado”, anota el politólogo Jorge Aragón, investigador del Instituto de Estudios Peruanos y docente de la PUCP.

“Queda por ver cómo afectarán estos cambios al gobierno. Hasta cuándo algunos de estos congresistas consideren mejor para ellos renunciar a ser parte del entrampamiento en el Congreso, que es de lo poco que ahora sirve para mantener a Castillo como presidente”, agrega.

La agrupación que más ha disminuido

Perú Libre es la bancada que más congresistas ha perdido en este Legislativo. Sus 20 renuncias están muy por encima de las bajas en otros grupos parlamentarios.

La bancada de Renovación Popular ha perdido cuatro congresistas. Alianza para el Progreso (APP) solo uno, por expulsión. Acción Popular también solo uno. Podemos perdió uno y dejó de ser bancada.

Infografía - La República