ALERTA - Nave de la NASA choca hoy contra un asteroide para desviarlo
Política

Keiko Fujimori recogió dinero de Juan Rassmuss, así como Jaime Yoshiyama lo hizo con Odebrecht

El mismo patrón. Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya, a quienes Jorge Barata entregó US$ 1 millón, son las mismas personas que fueron a la empresa Sudamericana de Fibras para retirar dinero en efectivo para Keiko Fujimori. La fiscalía del caso considera que se trata del mismo patrón criminal.

Acusación del fiscal Domingo Pérez sobre aportes en la campaña de Keiko Fujimori se aprobó con el registro bancarios del partido. Foto: composición/La República
Acusación del fiscal Domingo Pérez sobre aportes en la campaña de Keiko Fujimori se aprobó con el registro bancarios del partido. Foto: composición/La República
Ángel Páez

En una fotografía de la campaña presidencial de Keiko Fujimori en 2011, aparecen, además de la excandidata, sus principales asesores financieros, Jaime Yoshiyama Tanaka y Augusto Bedoya Cámere. La fiscalía del caso contra Keiko Fujimori ha conseguido acreditar que los tres personajes participaron en la misma modalidad de recojo de dinero en efectivo y en la misma época, mediante testimonios de testigos, declaraciones de colaboradores eficaces y documentación que registra el acarreo de fondos.

Está comprobado que Jorge Barata proporcionó US$ 1 millón de los fondos ilícitos de Odebrecht para financiar la campaña de Keiko Fujimori, de la siguiente manera: US$ 500.000 entre noviembre y diciembre del 2010, y otros US$ 500.000 entre abril y junio del 2011. Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya fueron los que recogieron el dinero de manos de Barata.

Coincidentemente, fueron Jaime Yoshiyama, Augusto Bedoya y Keiko Fujimori quienes retiraron dinero en efectivo de las oficinas de la empresa Sudamericana de Fibras, de propiedad de Juan Rassmuss Echecopar y su sobrino Enrique Gubbins Bovet.

Así como ocurrió en el caso de Odebrecht, en 2010 y 2011 Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya acarrearon dinero en efectivo de Sudamericana de Fibras.

Tanto la lideresa de Fuerza Popular como Jaime Yoshiyama están acusados de recabar dinero de forma irregular. Foto: La República

Estos aportes clandestinos fueron acordados en reuniones entre Juan Rassmuss, su sobrino Enrique Gubbins, con la presencia de Keiko Fujimori y Jaime Yoshiyama, tanto en las oficinas de Sudamericana de Fibras como en la casa de Yoshiyama, en La Molina.

El mismo Gubbins lo reveló a la Fiscalía: “Sí, yo participé en varias reuniones promovidas por el señor Juan Rassmuss con la señora Keiko Fujimori, las mismas que se realizaron en las oficinas de Sudamericana de Fibras, en la avenida Néstor Gambetta 6815, en el Callao, y otras llevadas a cabo en la casa del señor Jaime Yoshiyama Tanaka, ubicada en Camacho, La Molina”.

En consecuencia, Keiko Fujimori estaba al tanto de los recojos de dinero. En el caso de Juan Rassmuss, Enrique Gubbins declaró que fueron alrededor de 50 ocasiones en las que los fujimoristas retiraron los fondos en efectivo. Entre ellos aparecen la propia Keiko Fujimori junto con Jaime Yoshiyama, el mismo personaje que recibió US$ 1 millón de manos de Jorge Barata.

De acuerdo con los registros de Sudamericana de fibras, Keiko Fujimori y Jaime Yoshiyama recogieron US$ 50.000 de las oficinas de Sudamericana de Fibras de Juan Rassmuss el 20 de febrero del 2013. Y envió a su esposo, Mark Vito Villanella, a retirar US$ 80.000 el 10 de noviembre del 2015, y otros US$ 80.000 el 12 de noviembre del 2015.

Keiko Fujimori sabía que Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya acarreaban dinero de Sudamericana de Fibras, ya que ella misma y su esposo, Mark Vito Villanella, retiraron de la misma empresa un total de US$ 210.000 en efectivo. Por lo que es evidente que la excandidata conocía que Yoshiyama y Bedoya recibieron US$ 1 millón de Odebrecht para su campaña presidencial del 2011.

Si bien la Fiscalía no ha llegado a probar que Keiko Fujimori coordinó con Marcelo Odebrecht o Jorge Barata la entrega de US$ 1 millón, sí está demostrado que Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya recibieron dicho dinero de origen ilegal. Y está verificado que luego de reunirse varias veces con el empresario Juan Rassmuss, para acordar el suministro de aportes clandestinos, Jaime Yoshiyama, Augusto Bedoya y Keiko Fujimori y su esposo, Mark Vito Villanella, fueron juntos o por separado a la fábrica Sudamericana de Fibras para retirar en maletines o en sobres manila los montos en efectivo.

Ahora bien, de acuerdo con la Fiscalía, la modalidad de recepción de dinero en efectivo a personas del entorno íntimo de Keiko Fujimori, o en las propias manos de la excandidata presidencial, se repite en el caso de Dionisio Romero Paoletti. Se acarrea dinero en efectivo para no bancarizarlo, para no declarar los fondos a la Oficina Nacional de Procesos Electorales, para financiar mediante falsos aportantes las campañas presidenciales.

Así como los asesinos seriales consuman sus crímenes mediante una modalidad que los identifica, de la misma forma una organización criminal tiene una particular forma de conducta, razona la Fiscalía. En este caso de Keiko Fujimori y sus allegados, recogieron de idéntica manera los fondos proveídos al margen de la ley por Odebrecht, Juan Rassmuss y Dionisio Romero Paoletti.

Dionisio Romero había reconocido aportes a las campañas de Fuerza Popular y Peruanos Por el Kambio. Foto: La República.

El jefe del Área Financiera en el año 2010, Jaime Yoshiyama Tanaka, se reunió con Jorge Simoes Barata, a quien le solicitó dinero para la campaña electoral de Keiko Fujimori”, señala el fiscal adjunto Jorge Vargas Sueldo, quien presentó la subsanación a la acusación que interpuso el fiscal José Domingo Pérez: “Dicho dinero, de cuya procedencia ilícita podía presumir —teniendo en cuenta que era el jefe del Área Financiera—, (Jaime Yoshiyama) recibió la orden de la líder de la organización criminal, Keiko Fujimori (de recibir los fondos)|”.

Para la Fiscalía, Keiko Fujimori no tenía por qué recoger el dinero en efectivo porque otros lo hacían por ella. Pero lo hizo al menos una vez en Sudamericana de Fibras, junto con Jaime Yoshiyama, el mismo que también recibió el dinero de Odebrecht. La misma modalidad, el mismo dinero sucio.

Una mentira repetida varias veces

Cuando el 10 de noviembre del 2017, el Equipo Especial del caso Lava Jato logró que Marcelo Odebrecht confirmara que financió la campaña de Keiko Fujimori, la excandidata lo negó y afirmó que no conocía al empresario brasileño.

Odebrecht también dijo que la frase “aumentar Keiko para 500 e eu fazer visita” correspondía a la segunda entrega de dinero. Keiko Fujimori volvió a negarlo.