Política

Ministro Salas sobre audios comprometedores de Pedro Castillo: “Que la justicia haga su trabajo”

El ministro de Cultura, Alejandro Salas, declaró que, ante dichas acusaciones, “lo primero que se tiene que hacer es probarlas”.

Alejandro Salas indicó que todas las acusaciones contra el presidente deben ser hechas con pruebas y pasar por una investigación en el Poder Judicial.
Alejandro Salas indicó que todas las acusaciones contra el presidente deben ser hechas con pruebas y pasar por una investigación en el Poder Judicial.
Política LR

El titular del Ministerio de Cultura, Alejandro Salas, se pronunció sobre la información presentada por el Semanario Hildebrandt en sus trece, en donde se anunciaba que Bruno Pacheco poseía audios que comprometen al presidente Pedro Castillo. El ministro se acercó a responder preguntas de la prensa luego de haber realizado una visita imprevista al Congreso.

En sus declaraciones, Salas instó al aparato judicial a que “haga su trabajo” y recalcó que “donde no hay argumentos ni pruebas, se acumulan muchas veces las palabras. Se puede establecer y decir mucho, pero se tiene que probar”.

“Si se hablan de supuestos, se hablan de probabilidades, se hablan de audios. Bueno, que la justicia haga su trabajo”, indicó Salas.

El ministro agregó que mientras las declaraciones no sean pruebas fehacientes, se continuará hablando de “supuestos”, ya que no tienen corroboración ni del Ministerio Público ni del Poder Judicial.

Alejandro Salas recordó que “el presidente Pedro Castillo ha manifestado que el es el primer interesado en que todos estos hechos se investiguen”, refiriéndose también a las acusaciones hechas por la aspirante a colaboradora eficaz Karelim López en el Congreso.

Además, negó los rumores de que Aníbal Torres sería retirado del cargo de primer ministro y reiteró que el gabinete se encuentra sólido y estable.

En ese sentido, cuando se le consultó si ocuparía un cargo como presidente del Consejo de Ministros, Salas no descartó la posibilidad. Mencionó que para él sería un “honor servir al país”, pero precisó que no se podía hablar de supuestos.