Política

Las veces que Pedro Castillo fue desairado como presidente de la República

Los rechazos hacia Pedro Castillo como presidente del Perú que se han ido desarrollando tras nueve meses de mandato van en aumento.

Exmilitares, congresistas y alcaldes forman parte de la lista que ha cometido errores protocolares en contra del cuestionado presidente Pedro Castillo, pasando por alto el cargo que ostenta. Foto: composición de La República
Exmilitares, congresistas y alcaldes forman parte de la lista que ha cometido errores protocolares en contra del cuestionado presidente Pedro Castillo, pasando por alto el cargo que ostenta. Foto: composición de La República
Laura Vásquez

El presidente Pedro Castillo se ha visto enfrentado a una serie de desplantes provenientes de diferentes sectores del Estado hacia el Ejecutivo como respuesta a la grave crisis política en la que se encuentra sumida el país.

Desaire tras desaire. Con las acciones que se han visto por parte de estos agentes, el cargo de presidente de la República parece ser pasado por alto cuando se trata de Pedro Castillo.

A continuación, te presentamos todas las veces que han ocurrido diversas faltas de respeto hacia el mandatario, pero más aún, hacia el cargo que ostenta.

Los excomandantes Chavín de Huántar

El último hecho que causó revuelo. No solo faltaron a las reglas de protocolo en ceremonias gubernamentales, sino que sus acciones han generado que el primer ministro, Aníbal Torres, advierta que existiría un golpe de Estado hacia el presidente, el cual provendría, principalmente, de altos miembros militares.

Este último desplante se dio durante la celebración de los 25 años del operativo Chavín de Huántar, en el que participaron los excomandos participantes en el operativo y el presidente Castillo.

Durante este evento, los exmilitares no presentaron el saludo característico hacia el presidente cuando este se disponía a pronunciar su discurso. De los aproximadamente 50 excomandos partícipes del operativo Chavín de Huántar, cinco de ellos se retiraron de la ceremonia en rechazo al mandatario.

Dos de ellos, Jaime Cabrera y Juan Carlos Rodríguez, declararon posteriormente que sus acciones fueron un acto de protesta en contra de las acciones que ha tenido Castillo. Lo acusaron de ser “títere de Cerrón” y le solicitaron su renuncia indicando que “no está capacitado” en su labor.

Lazy loaded component

El alcalde de Moche y su premio devuelto

En esta oportunidad, la falta al protocolo provino de un funcionario de la La Libertad, el alcalde del distrito de Moche, César Fernández Bazán.

Durante una ceremonia de reconocimiento a más de 500 burgomaestres de diferentes partes del Perú, el alcalde de Moche filmó su acercamiento al presidente Castillo con la intención de devolverle el premio.

El mandatario, quien en un inicio pensó que se trataba de un alcalde más intentando estrecharle su mano, quedó descolocado luego de que Fernández Bazán le devolviera el premio. El funcionario edil le dijo: “Se lo devuelvo porque yo no quiero eso, quiero pistas y veredas para mi lugar. No me gustan esos reconocimientos a mí”.

El burgomaestre, quien ha anunciado su candidatura a la alcaldía de Trujillo y es recordado por enviarle una carta con su sangre al expresidente Martín Vizcarra en 2021, indicó que no estaba para “hacer show”, pese a que su desplante terminó formando parte de los hechos más memorables de la actividad.

Lazy loaded component

El saludo rechazado de Maricarmen Alva

Si bien las confrontaciones entre el Congreso y el presidente Pedro Castillo son constantes, la muestra de desaire más cuestionada y recordada provino de la presidenta de la Mesa Directiva del Congreso, Maricarmen Alva, quien rechazó estrechar la mano del entonces recién elegido presidente Pedro Castillo.

El hecho, suscitado en agosto de 2021, unos días después de la toma de mando del jefe de Estado, mostró a la congresista de Acción Popular rechazando con un gesto el saludo que Pedro Castillo le dio con el codo, deferencia clásica en pandemia.

El rechazo generó que los ciudadanos consideren a esta acción como un gesto “clasista y racista”, ya que se percibía cierta animadversión hacia el mandatario.

Si bien no ha vuelto a existir un hecho bochornoso entre la presidenta del Congreso y el presidente de la República, el rechazo que existe entre estos dos poderes ha sido palpable hasta ahora.

Lazy loaded component