Política

Obispos exigen al Legislativo y al Ejecutivo asumir responsabilidades

Postura. Cuestionan el enfrentamiento entre poderes y las posiciones intransigentes que contribuyen a la inestabilidad. Indican que el poder debe estar al servicio del pueblo y no de sus representantes.

Demanda. Conferencia Episcopal se pronunció para pedir a Alva, Castillo y otros políticos que se pongan a trabajar, busquen la gobernabilidad y el bien común. Foto: Congreso
Demanda. Conferencia Episcopal se pronunció para pedir a Alva, Castillo y otros políticos que se pongan a trabajar, busquen la gobernabilidad y el bien común. Foto: Congreso
Elizabeth Prado

En un comunicado, la Conferencia Episcopal Peruana pidió a los integrantes del Ejecutivo y el Legislativo que “asuman su responsabilidad para la que han sido elegidos”. Esto en el contexto de la crisis política y social que atraviesa el país.

Para la CEP, la democracia “en este momento crítico” no puede ser reflejo del enfrentamiento entre poderes ni de posiciones intransigentes que contribuyan a una mayor inestabilidad.

“Por el contrario, la democracia debe llevarnos a buscar la gobernabilidad y el bien común, así como velar por la libertad de expresión, la independencia de poderes y el respeto a la dignidad humana”, sostienen los obispos.

Este comunicado se hace público, además, luego de que el titular del Consejo de Ministros, Aníbal Torres, calificara al cardenal Pedro Barreto de “miserable” en una entrevista. Una ofensa evidente que Torres ha querido minimizar sin éxito.

El cardenal Pedro Barreto fue blanco de insultos por parte del primer ministro Aníbal Torres, quién lo tildó de "miserable". Foto: La República

“Nuestra débil democracia no soporta más la inestabilidad. Es imprescindible que tanto el Poder Ejecutivo como el Poder Legislativo convoquen a personas idóneas e intachables en las diversas instituciones del Estado”, se añade en el pronunciamiento de los obispos.

La CEP pidió también consensuar las reformas políticas que sean necesarias “para sacar adelante el país” y establecer “medidas radicales contra la corrupción”.

“El poder debe estar al servicio del pueblo y no al servicio de sus representantes o de aquellos que se arrogan esta condición, más allá de lo que establece nuestro ordenamiento jurídico y social”, pide la Conferencia Episcopal Peruana.

También alude a la Constitución Política, que en su artículo 10 expresa que el presidente de la República personifica a la Nación y representa a todos por igual. No a un grupo ni intereses subalternos y menos a cuotas político-partidarias que solo resquebrajan la débil institucionalidad del país.

“Su misión es trabajar por el bienestar general del pueblo. Luego de nueve meses de inicio de la actual gestión y cuatro gabinetes de ministros, la ausencia de liderazgo y de horizonte socio-político y económico resultan muy preocupantes y exigen una inmediata solución”, precisa en el documento.

Asimismo, anota que la comunidad política y la Iglesia son independientes, por lo que no corresponde a la Iglesia intervenir en las decisiones políticas; “pero la grave crisis que vive el país nos obliga a exhortar a la clase política y a la sociedad civil a buscar y promover un diálogo democrático, transparente y honesto con el objetivo de lograr un auténtico consenso”.

Agrega que este diálogo puede darse en espacios conocidos como el Acuerdo Nacional u otras instituciones equivalentes.

El comunicado concluye con un firme pedido al presidente de la República y a los congresistas: “¡Asuman su responsabilidad para la cual han sido elegidos!”. Y les recuerda que la democracia debe llevar a la gobernabilidad y el bien común.