Política

Presidenta del Congreso acepta nuevas elecciones, otros se resisten

Incertidumbre. María del Carmen Alva afirma que en el Legislativo “nadie se atrinchera a su curul”. La ministra de Trabajo presentó un proyecto de ley sobre ello, pero aún no es debatido, y el Ejecutivo guarda silencio. A eso se suma que el fujicerronismo se opone.

La presidenta del Congreso, a favor de que se adelanten las elecciones. Sin embargo, el presidente Pedro Castillo, como es su costumbre, guarda silencio. Foto: difusión
La presidenta del Congreso, a favor de que se adelanten las elecciones. Sin embargo, el presidente Pedro Castillo, como es su costumbre, guarda silencio. Foto: difusión
Diego Quispe

La reciente encuesta de Ipsos evidencia la ínfima legitimidad del Ejecutivo y el Congreso ante la ciudadanía. Solo el 19% de la población respalda la gestión del presidente Pedro Castillo y el 15%, la de la titular del Parlamento, María del Carmen Alva.

Ayer, temprano, la prensa abordó a Alva al respecto, pues a estos nefastos resultados para ella en las encuestas se suma el clamor de la calle que pide “que se vayan todos”. La también congresista de Acción Popular respondió adoptando una postura a favor de que se convoquen nuevos comicios.

“Aquí, en el Congreso, nadie se atrinchera en su curul. Si quieren que haya elecciones generales, habrá elecciones generales. Porque nosotros en lo único que pensamos es que el Perú esté bien. No queremos más caos en el Gobierno”, expresó Alva.

La República consultó con el vocero alterno de Acción Popular, José Arriola, si estas declaraciones vertidas por su correligionaria representan el sentir de la bancada. Arriola dijo que no.

Sin embargo, agregó el portavoz, Alva deberá explicar sus expresiones hoy en una reunión de bancada. No obstante, Arriola comentó que tampoco es descabellada la propuesta de la titular del Congreso en medio de esta crisis. “La voz del pueblo es la voz de Dios —dijo—. Si en algún momento la situación del país se torna insostenible y la solución supone que tanto como el presidente, la vicepresidenta y el Congreso se tengan que ir... bueno, eso es un proceso. Lo lamentaremos porque este Congreso es nuevo, pero no se puede ir contra la corriente”.

Minutos después de la conferencia de prensa de la titular de la Mesa Directiva del Congreso, el portavoz de Alianza para el Progreso (APP), Eduardo Salhuana, también se mostró a favor de la posibilidad de que se discuta un adelanto de comicios generales. “En ese sentido no hay ningún problema en el Legislativo. El tema es pensar qué viene después de esa decisión política”, reflexionó.

Carlos Anderson, ex Podemos Perú, también se mostró a favor. “El país necesita casi volver a empezar porque han sido ocho meses de desgobierno. Tendría que haber unas elecciones generales”, indicó.

Los obstáculos

El dilema es que cualquier adelanto de elecciones en el Congreso implica una reforma constitucional. El 22 de marzo, la ministra de Trabajo, Betssy Chávez, presentó un proyecto de ley para convocar a comicios generales en caso de vacancia o renuncia presidencial. El texto aún ni es discutido en la Comisión de Constitución, presidida por Patricia Juárez, congresista de Fuerza Popular, partido que rechaza el ‘que se vayan todos’.

El proyecto de la titular de Trabajo, por ahora, solo cuenta con el respaldo de su bancada, Perú Democrático. Chávez también es congresista e integra ese grupo parlamentario. Incluso, la ministra es voceada en Palacio como sucesora de Aníbal Torres en la PCM. Nadie en el gabinete de Torres ha salido en defensa de la iniciativa de Chávez. Tampoco el presidente.

Los aliados del fujimorismo también se resisten a esta posibilidad. El vocero alterno de Renovación Popular, José Cueto, incluso, sostiene que no es legal convocar a comicios presidenciales y congresales en el caso de que Castillo y su vicepresidenta Dina Boluarte sean vacados o renuncien. “La Constitución es clara: si el presidente es vacado o renuncia, lo que corresponde es que haya elecciones presidenciales”.

Pero no solo el bloque de derecha radical del Parlamento se opone a esta salida. En el mismo coro está el oficialismo cerronista. El vocero de Perú Libre, Waldemar Cerrón, rechazó los comentarios de Alva. “¿Por qué tendría que irse (el Congreso)? Que se vayan los que no quieren trabajar”, refutó. En ese escenario, como deslizó el domingo el politólogo Alberto Vergara, solo quedaría una vía: la calle. Que la sociedad civil y diversos gremios presionen a los actores políticos para que aprueben una reforma en ese sentido. Caso contrario, la situación no mejorará y la gobernabilidad seguirá a la deriva.

Reacciones

José Arriola, Acción Popular

“Si la situación del país se torna insostenible y la solución para que el Perú tenga un clima de paz supone que el presidente, vicepresidente y Congreso se tengan que ir, caballero nomás”.

Eduardo Salhuana, Alianza para el Progreso

“Yo creo que en ese sentido no hay ningún problema en el Legislativo (para adelantar las elecciones). El tema es pensar qué viene después de esa decisión política y armar una agenda del país”.