Política

Fernando Tuesta: Presentación en el Congreso es un desgaste más en la legitimidad del presidente

El mandatario enfrenta una nueva moción de vacancia a tan solo 8 meses desde que asumió el cargo. El analista Fernando Tuesta expresó su preocupación por la tensa coyuntura política.

Paola Ugaz conversa con Fernando Tuesta acerca de lo que simboliza la aprobación a debate de la moción de vacancia en contra de Pedro Castillo. Foto: LR
Política LR

En “La entrevista, Paola Ugaz conversó con Fernando Tuesta, politólogo de la PUCP, sobre el segundo proceso de vacancia que enfrenta Pedro Castillo. Se trataría, según el especialista, no solo de una desnaturalización de la norma, sino de un debilitamiento de la reputación presidencial.

Lazy loaded component

- ¿Con esta segunda moción de vacancia se acaba la tregua?

Creo que tregua no hubo o, en todo caso, más allá de la voluntad del Gobierno y de la oposición, circunstancias que ya conocemos han acelerado este nuevo enfrentamiento. Un paisaje polarizado hace ya mucho tiempo, empezando por la propia segunda vuelta. En relación con propiamente al tema de la vacancia, esta es una desnaturalización de la norma.

[...] También es cierto que hay un conjunto de elementos que han llevado a esta situación. Finalmente el Gobierno es quien ha dado la tela para cortar. Desde el inicio del mandato y de manera reiterada la forma cómo el presidente de la República, su entorno, sus allegados, sus redes —familiares, amicales, vecinales, comunales, sindicales— no han hecho otra cosa que asaltar al Estado. Gracias a la prensa hemos conocido innumerables casos de cómo se está tomando el Estado como botín y, por otro lado, el nombramiento de altos funcionarios del Estado en personas que no cumplían con los requisitos.

No creo realmente que la vacancia se vaya a producir. Se requieren 44 votos, ni siquiera 44 votos en contra, sino que el Gobierno pueda congregar a 44 congresistas que voten “no” o que se abstengan o que no asistan.

Sin embargo, el no encaminarse por la vacancia no quiere decir que esto termina por dar un triunfo al Gobierno, sino que lo que va a ocurrir en la presentación del presidente es un desgaste más en la legitimidad del presidente.

- ¿Cuánto daño le hace, ahora mismo, la pérdida de legitimidad a la vez del Ejecutivo y del Legislativo a nuestra ya precaria democracia?

Mucho. Como bien lo has recordado, acá no es solo el tema del Ejecutivo, sino del Parlamento, cuya calidad evidentemente es de la más baja que hemos tenido. Esta calidad no tiene que ver solo con gente inexperta, sino que haciendo uso del cargo se tramita una serie de normas, solicitudes, canalizaciones de intereses informales cuando no casi en frontera con lo delictivo.

- ¿Cuál es el futuro? ¿Es peor que la pandemia y la guerra?

Si en este momento hubiera elecciones, ¿quiénes postularían? Los mismos de los 10 u 11 partidos que tienen representación en el Congreso. No van a cambiar las cosas por arte de magia, tienen que haber algunas cosas mínimas que pudieran crear la posibilidad de escenarios mejores. Ampliar la oferta política electoral y la reforma política. [...] Este es el resultado de nuestra responsabilidad como ciudadanos.

- ¿Cómo ciudadanos por no exigir cambios ante el Congreso, por no elegir mejores representantes, por ser permisivos?

Y, además, la política podía no bien, pero no era un peso que detenía. Pero esto no solo va a empeorar, sino que va a tener impacto luego en los beneficios de la economía. Hemos sido permisivos hasta con el propio presidente de la República.

- ¿Cuánto esta pelea perpetua entre el Ejecutivo y el Legislativo está tapando otros problemas más graves del país?

El daño es un daño que en algunos casos puede ser irreparable. [...] La democracia no es consenso, la democracia es pluralidad sobre todo y de allí, de la discusión, se sacan mejor las cosas. Pero en el Perú hemos ido empeorando esta cultura del aniquilamiento del otro.