Política

Verónika Mendoza y Pedro Castillo, la alianza política resquebrajada

Se distancian. La asunción del gabinete Valer y las graves acusaciones contra el flamante premier marcan un punto de quiebre entre el Gobierno y Nuevo Perú. El presidente pierde al aliado que lo ayudó a derrotar al fujimorismo.

Cambio de rumbo. En la segunda vuelta electoral ambos suscribieron un acuerdo político. El movimiento de Mendoza apoyó con cuadros técnicos. Foto: John Reyes/La República
Cambio de rumbo. En la segunda vuelta electoral ambos suscribieron un acuerdo político. El movimiento de Mendoza apoyó con cuadros técnicos. Foto: John Reyes/La República
Diego Quispe

El Movimiento Nuevo Perú (MNP) oficialmente marca distancia del gobierno de Pedro Castillo. Ayer, en un comunicado, calificó que la asunción del gabinete de Héctor Valer es incompatible con el “Compromiso por el cambio”, suscrito por el mandatario y la lideresa del MNP, Verónika Mendoza, durante la segunda vuelta.

Aquel compromiso firmado por Castillo y Mendoza implicaba respetar los derechos de los peruanos —sobre todo de las poblaciones vulnerables— y luchar contra la corrupción. Por estos puntos, actualmente es cuestionado el gobierno y Valer.

A eso se suma que la conformación del nuevo gabinete, implica, para el Nuevo Perú, un giro programático del Ejecutivo que no corresponde a lo prometido en campaña. “No podemos avalar la derechización ni el oportunismo. Presidente, enmiende el curso de su gobierno y cumpla con las propuestas de cambio por las que fue elegido”, demandó la agrupación de Mendoza en el oficio.

Al interior de esta organización consideran que el cambio en el gabinete trae el recuerdo de lo que sucedió en el gobierno de Ollanta Humala, quien llegó al poder con la izquierda y terminó optando por otro camino político.

“Este gobierno saca a la izquierda de su origen y pone a personajes oscuros. Esto es peor que lo de Humala”, lamenta otra fuente del Nuevo Perú.

El lunes último, era inminente que el entonces ministro de Economía, Pedro Francke, iba a dar un paso al costado de concretarse la renuncia de la jefa de gabinete, Mirtha Vásquez.

Francke renunció al Ministerio de Economía y Finanzas tras la salida de Vásquez. Foto: difusión

Sin embargo, en la interna se aguardó que el presidente mantenga su apoyo a Francke, quien fue uno de sus alfiles en la campaña del 2021. Al final no fue así. Castillo optó por otro ministro, e hizo lo mismo con Anahí Durand en el Ministerio de la Mujer, para darle cabida a la congresista Katy Ugarte.

Ni siquiera tuvo la dignidad de decirles su decisión personalmente”, dice otra fuente del MNP respecto a la actitud de Castillo con Francke.

La molestia y decepción también se reflejaron el martes 2 en un tuit de Verónika Mendoza. “Lamentablemente no es la primera vez que se traicionan las expectativas de cambio del pueblo pero, como siempre, tenderemos que persistir”, escribió la excandidata.

“Se impusieron el chantaje neoliberal, la presión del conservadurismo, el oportunismo, la informalidad, los intereses corporativos”, lamentó Mendoza.

Quién pierde más

Para el analista político Jeffrey Radzinsky, con este alejamiento de Nuevo Perú “el presidente está cada día más solo por errores recurrentes y designaciones pésimas”. “No logra consolidarse con el oficialismo ni su propia bancada”, añadió.

La politóloga Alexandra Ames, por su parte, sostiene que en caso del gobierno, perder el apoyo del movimiento de Mendoza abre la puerta para que las calles se llenen de personas indignadas y que pidan que se vayan todos. “Esto le aporta muy poco al margen de Pedro Castillo para poder actuar con la misma narrativa de siempre y decir que esto es culpa de la derecha”, aseguró.

El politólogo Fernando Tuesta, en tanto, opina que Nuevo Perú se aleja porque es el mandatario el que toma esa decisión. Para Tuesta, quien pierde más es la organización de Mendoza.

“Más allá de lo que se diga, fue una organización que apoyó incondicionalmente a Castillo. Si hoy se distancia, no tiene, para empezar, peso en el Parlamento. Por lo tanto, quien más ha perdido es NP al haberse asociado casi de manera incondicional al Gobierno”, refirió.

El analista político José Alejandro Godoy precisa que el partido de Mendoza, en este periodo, dio la imagen “de que no han delimitado hasta qué punto dar la lucha desde adentro y en qué momento tomar distancia”.

Así termina lo que en las elecciones 2021 fue una alianza que derrotó al fujimorismo.

Conformación. Bancada de JP tiene congresistas de NP. Foto: Gerardo Marín/La República

La postura de Nuevo Perú en el Congreso

La bancada de Juntos por el Perú (JP) tiene cinco congresistas, de los cuales cuatro son del Movimiento Nuevo Perú (MNP): Ruth Luque, Sigrid Bazán, Isabel Cortez y Edgar Reymundo. El único que es de JP es Roberto Sánchez, quien es presidente de este partido que cobijó a Verónika Mendoza en campaña electoral y además es ministro de Turismo y Comercio Exterior. Incluso, según Sudaca, Sánchez es voceado para reemplazar al primer ministro Héctor Valer. La incógnita es cómo votará la bancada de JP, integrada por Nuevo Perú, cuando el gabinete de Valer pida la confianza al Congreso. Además, es incierto si se mantendrán como una sola fuerza.

Reacciones

Alexandra Ames, politóloga

“Si bien pierde un aliado, puede ganar comodidad en términos contrarreformistas. El conservadurismo no es exclusivo de Castillo, sino que se comparte con Renovación Popular y el fujimorismo”.

Fernando Tuesta, politólogo

“Nuevo Perú se distancia porque Pedro Castillo los distancia. El Movimiento Nuevo Perú, más allá de lo que se diga, fue una organización que apoyó casi incondicionalmente al presidente Pedro Castillo”.