Política

Arequipa: Sala genera confusión en caso “Los hijos del cóndor”

Qué paso. Jueces se traen abajo resolución judicial que avalaba lo hecho por agente especial Samantha Miranda, pero dicen en su misma resolución que los actuados si valen para prisión. Especialistas y fiscales consultados señalan que decisión genera confusión.

Salida. Gracias a resolución confusa Elmer Cáceres podría solicitar su cese de prisión. Aunque abogado de suspendido gobernador dice que no lo harán. Foto: La República
Salida. Gracias a resolución confusa Elmer Cáceres podría solicitar su cese de prisión. Aunque abogado de suspendido gobernador dice que no lo harán. Foto: La República
LR Sur

Por: Carlos Herrera y Roberth Orihuela

La Segunda Sala de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia de Arequipa ha generado serias confusiones con la resolución que emitió el pasado 28 de enero. En la misma resuelve anular la resolución Nº 03-2021, emitida por el juez de Investigación Preparatoria, José Málaga Pérez, quien aceptó la utilización de la técnica de investigación de la agente especial Samantha Miranda Tijero, en el caso “Los hijos del cóndor”. En esta investigación están implicados el gobernador suspendido Elmer Cáceres Llica, los funcionarios Gregorio Palma, Marcelo Córdova, Napoleón Ocsa, Wilfredo Leodan Llayqui, entre otros. Además los consejeros Beto Bernal, Jeymi Flores Quicaña, Santiago Neyra, Wuile Ayñayanque Rosas, Miguel Guzmán e Ysrael Zúñiga, además del dirigente Mario Jacobo.

De acuerdo a la tesis fiscal Cáceres Llica habría entregado dádivas y ofrecido terrenos en asociaciones agrícolas de majes (Caylloma) a los consejeros. Esto con el fin de obtener favores políticos y blindaje de ciertos funcionarios.

La nulidad se fundamenta en que el juez de primera instancia no motivó adecuadamente su decisión, es decir, solo precisó los elementos de convicción que ofreció el Ministerio Público. Pero además la Sala refiere en el punto 3.12, que la decisión de la resolución no afecta la prisión preventiva que pesa sobre algunos integrantes de la organización que lidera el suspendido gobernador Elmer Cáceres Llica.

Para Javier Cornejo Portocarrero, exprocurador anticorrupción de Arequipa, la decisión de la Sala genera confusión. Refiere que, por un lado, deja abierta una ventana para que cualquier defensa de los investigados que ahora están en prisión, pueda presentar un cese de encarcelamiento, bajo el argumento que en este momento no existe la aprobación del trabajo que hizo la agente Miranda Tijero, donde recolectó audios y documentos que probarían la existencia de la organización.

Pero, por otro lado, la Sala afirma que la nulidad que están aprobando no afectará la prisión preventiva que se ha dictado. Es decir, primero afirman que la resolución que avalaba lo hecho por Miranda se anula y por otra que si sirven los actuados que la misma Sala anula.

La postura de Cornejo Portocarrero fue compartida por fiscales del Ministerio Público de Arequipa. Indicaron que la Sala ha dejado en el limbo el caso. “Cuál es la trascendencia de la resolución, si ellos mismos dicen que es legal... Se va a esperar lo que resuelva el juez de vacaciones. Tras ello habrá apelaciones de cualquiera de las partes y se dilatará más el proceso” .

Fuentes de la Corte de Arequipa enviaron un comunicado indicando que el juez de investigación preparatoria de vacaciones José Ríos se pronunciaría en las siguientes horas. Resaltaron que la decisión de la Segunda Sala de Apelaciones no afecta la prisión preventiva.

Buscan traerse abajo investigación

El abogado Humberto Abanto anunció que este 8 de febrero se revisará su solicitud de revisión de la tutela de derechos, con la que busca que el caso “Los hijos del cóndor” se anule. Esto debido a que el fiscal Valencia Paiva no habría pedido la intervención del juez en la ampliación del secreto de las investigaciones contra Cáceres Llica y compañía.

Abanto señala que se amplió hasta por 23 meses de forma unilateral, sin dar el derecho de defensa a los investigados.

Respecto a la salud de Cáceres Llica, informó que se encuentra estable y bajo el monitoreo de médicos. Además, está apartado de la comunidad penitenciaria del Penal de Socabaya para evitar contagiar a otros presos.