VIRUELA DEL MONO - Últimas noticias sobre los casos que se reportan en el mundo LOS CONVOCADOS - Gareca anunció a los jugadores que lucharán por el pase a Qatar 2022 en el repechaje

Corruptor confeso Raymond Kohut visitó 29 veces oficinas de Petroperú

El señor de las coimas. Raymond Kohut, el exejecutivo de la compañía Gunvor que confesó haber pagado sobornos a funcionarios de Petroecuador para obtener contratos, también fue representante en el Perú. Durante su mandato, la petrolera estatal compró a Gunvor US$ 1,727 millones de petróleo y de biodiésel B100. Era un caserito de Petroperú hasta 2020, pero al siguiente año el FBI lo descubrió cuando trataba de ocultarlo todo.

Kohut visitó Petroperú en 29 ocasiones. Cinco veces en 2016, nueve en 2017, siete en 2018, seis en 2019, y una sola en 2020. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Kohut visitó Petroperú en 29 ocasiones. Cinco veces en 2016, nueve en 2017, siete en 2018, seis en 2019, y una sola en 2020. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Ángel Páez

El canadiense Raymond Kuhot era un personaje muy conocido en la sede principal de Petroperú. Como ejecutivo de la comercializadora suiza de hidrocarburos Gunvor, imponía respeto con su sola presencia. Las cifras así lo indican. Entre 2015 y 2021, Gunvor le vendió a Petroperú US$ 1,727 millones en petróleo y biocombustible. En ese espacio de tiempo, ganaba con facilidad los contratos en los concursos por invitación, transformándose rápidamente en la principal proveedora de hidrocarburos de la petrolera estatal peruana. Pero así como alcanzó gran altura, Gunvor cayó estrepitosamente.

Según los registros de visitas de Raymond Kohut a Petroperú, ingresó en 29 ocasiones a las oficinas de San Isidro: en 2016 fueron cinco veces; en 2017 apareció en nueve ocasiones; en 2018 lo recibieron en siete oportunidades; en 2019 ocurrió en seis días diferentes y en 2020 solo fue una vez: el 13 de enero.

El gran vendedor

No se supo nada más de él hasta el 6 de abril del 2021, cuando la prensa difundió que Raymond Kohut había confesado ante un juez federal de Brooklyn, Nueva York, que pagó US$ 22 millones a funcionarios de Petroecuador para obtener contratos. Las frecuentes visitas de Kohut a Petroperú publicadas por La República confirman que actuaba como representante de la corporación Gunvor en el Perú.

PUEDES VER: Pedro Castillo sobre Samir Abudayeh: “Personalmente, nunca hablé con él, ni lo conozco”

Como puede apreciarse en el recuadro, Raymond Kohut, quien se encuentra a la espera de una probable sentencia de 20 años de cárcel, la mayoría de veces se dirigió a la Gerencia Corporativa Comercial, específicamente a la Oficina de Mercado Externo. Su frecuente presencia en dicha área de Petroperú responde a que su empresa Gunvor era invitada sistemáticamente por la petrolera nacional para que presentara sus ofertas de precios para proveer petróleo (de los tipos Chaza, DSW, Napo, Oriente y Vasconia) y biodiésel B100. En procesos de adquisición reservados, por no decir secretos, Gunvor casi siempre ganaba los contratos. Las cifras lo dicen todo.

Conforme a los datos de la propia empresa Petroperú, Gunvor le vendió US$ 1,727 millones de petróleo y biocombustible, quedando en segundo lugar Petroecuador con US$ 466,4 millones y en tercer lugar Petrochina con US$ 426 millones. Sin ninguna duda, Gunvor era la favorita de Petroperú. Facturó cuatro veces más que su más cercano competidor, Petroecuador (ver recuadro).

Como ha informado este diario, después que el 6 de abril del 2021 se reveló que Raymond Kohut admitió el pago de sobornos a funcionarios de Petroecuador para obtener contratos en beneficio de Gunvor, la directiva de Petroperú resolvió no comprar más a la corporación suiza y la suspendió como proveedor de hidrocarburos. Los responsables de Petroperú no hicieron nada más.

PUEDES VER: Petroperú: alza de combustibles no afectará el precio de gasoholes ni del GLP envasado

No indagaron la transparencia de los US$ 1,727 millones en contratos con Gunvor entre 2015 y 2021, durante el tiempo de intensa actividad de Raymond Kohut, quien ha reconocido pagar coimas a funcionarios de Petroecuador. En un reportaje de investigación anterior, este diario publicó que Kohut estuvo en el Perú en 170 ocasiones, lo que evidencia que era un operador muy activo de la suiza Gunvor.

Redondo. Más de US$ 1,727 millones vendió Gunvor a Petroperú. Foto: difusión

La pista ecuatoriana

La República ha dado cuenta del informe del agente especial del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) James Kelley, que derivó en la acusación contra Raymond Kohut por el pago de sobornos a funcionarios estatales de Petroecuador. Para obtener ventaja ante otros competidores, con autorización de sus superiores, Kohut desembolsó las coimas a los directivos de la petrolera ecuatoriana mediante empresas de papel offshore en paraísos financieros, de propiedad de cómplices que actuaban como intermediarios. Estas personas estaban vinculadas con los corruptos funcionarios de Petroecuador encargados de los contratos.

El agente especial del FBI llegó a identificar a todos los complotados, por lo que Raymond Kohut, ante el conjunto de pruebas, confesó el esquema de corrupción para beneficiar a la corporación suiza Gunvor.

PUEDES VER: Congreso busca perpetuar a operadores de lotes petroleros

El diario guayaquileño El Universo, cuyos reporteros participaron en el proyecto Papeles de Pandora, del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), descubrieron que Raymond Kohut contrató al bufete Trident Trust para registrar ocho empresas offshore en distintas localidades del Caribe, y vínculos con otras corporaciones en Panamá, Ecuador y Canadá. En total, más de 20 compañías. Entre estas se encontraban Park Energy Consultants Limited y Aragon Energy, instaladas en Islas Vírgenes Británicas. Para las autoridades estadounidenses, Kohut usó la red de empresas offshore para efectuar pagos ilegales.

En Ecuador, Raymond Kohut trabaja como gerente de Waterway Petroleum, inscrita en Islas Vírgenes Británicas, que pertenece a la corporación Gunvor.

La misma modalidad

Para la fiscalía estadounidense, las actividades corruptas de Kohut se registraron entre 2009 y 2019. De acuerdo con El Universo, Waterway Petroleum, si bien se fundó en Islas Vírgenes Británicas, despachaba desde Nassau, Bahamas. En los archivos de la compañía offshore Waterway Petroleum, aparece nada menos que Torbjörn Törnqvist, el copropietario sueco de Gunvor. El otro dueño de la corporación Gunvor es el ruso Gennady Timchenko.

PUEDES VER: Petroperú ante 300 barriles de petróleo derramados en Loreto: “Es mínima la afectación”

El portal ecuatoriano Periodismo de Investigación, que dirige el ahora presidente de la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional de Ecuador, siguió la pista del caso abierto contra Raymond Kohut en los tribunales de Brooklyn, Nueva York. La ruta de los sobornos que identificó la publicación es la siguiente: las sumas salían de las cuentas de Gunvor Singapur, se dirigían a la cuenta de los “consultores” o intermediarios y estos a su vez transferían las coimas a los funcionarios de Petroperú implicados a cuentas en diversos países.

De acuerdo con Periodismo de Investigación, los beneficiarios de los pagos ilícitos de Raymond Kohut, de la corporación Gunvor, serían el exgerente de Comercio Internacional de Petroecuador entre 2010 y 2017 Nilsen Arias Sandoval; el exministro de Energía y Recursos Naturales, entre 2018 y 2020, José Augusto Briones; y el exgerente de Comercio Internacional de la misma petrolera Mauricio Samaniego. Arias está no habido, Briones falleció en prisión por otro caso y Samaniego niega haber recibido dinero de Gunvor. Mientras tanto, las autoridades ecuatorianas continúan con la investigación para identificar a los que recibieron los sobornos que pagaba Kohut.

La modalidad aplicada era muy similar a la de la constructora brasileña Odebrecht.

PUEDES VER: La afectación a indígenas de la Amazonía por recojo de petróleo podría repetirse con Repsol

Gunvor Singapur pagaba “asesorías” al ciudadano ecuatoriano-español Enrique Cadena Marín, relacionado a las compañías intermediarias de hidrocarburos Taurus Petroleum, Core Petroleum, Castor Petroleum y URSA. Y este a continuación abonaba a sus cómplices de Petroecuador.

En el Perú, desde 2015 hasta 2021 dominó la provisión a Petroperú de petróleo y biocombustible, y en ese periodo Raymond Kohut cumplió un papel clave. Aunque está suspendida como proveedora debido al caso de Kohut, no está dispuesta a perder el excelente mercado peruano. Por eso le conviene que no la investiguen.

Supercontrato

Muestra de uno de los contratos entre Petroperú con Gunvor por la venta de biocombustible B100 en 2020.

Infografía - La República.

Infografía - La República.

Infografía - La República.

PUEDES VER: Loreto: segundo ataque contra el Oleoducto Norperuano de Petroperú en menos de un mes

“Sabía que lo que hacía no era correcto y era ilegal”

Desde que se conoció de la delación de Raymond Kohut, la corporación Gunvor declaró que estaba cooperando con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Sin embargo, la empresa no mencionó específicamente qué tipo de cargos ocupó Kohut, no obstante que su nombre aparece junto con los de otros altos funcionarios de Gunvor.

La compañía informó que tomó como medida, después de las confesiones de Kuhot, que dejaría de usar “agentes” para sus propósitos comerciales.

PUEDES VER: Samir Abudayeh: “No le pedí al presidente ganar contrato con Petroperú”

Gunvor sabe perfectamente que las autoridades estadounidenses castigan severamente las prácticas corruptas –se usaron empresas y bancos en territorio norteamericano en la trama ecuatoriana– y que no solo consiste en condenas de cárcel para los implicados sino también millonarias multas, además de la adecuación de exigentes programas anticorrupción. Por eso se cuida de no aceptar que el canadiense Raymond Kohut cumplió un papel extraordinario en la estructura de la compañía.

“Reconozco que lo que hice no era correcto y que era ilegal”, manifestó Kohut a las autoridades estadounidenses, que era un conocido visitante de Petroperú, adonde no iba a tomarse un té.