PARO DE TRANSPORTISTAS DEL 4 DE JULIO - ¿quiénes se suman a la protesta y cuáles son sus exigencias? DESLIZAMIENTO EN CHAVÍN DE HUÁNTAR - Gobierno entregaría bono mensual de S/ 500 a los afectados

Caso Christopher Acosta: las frases que utilizó el juez para su fallo, pese a ser citas

Revisión. Juez consideró difamatorios 34 dichos incluidos en libro de Acosta. Trece los usó para calificar una conducta dolosa. Usó diversos criterios como falta de corroboración de testimonios, mención de denuncias no vigentes y falta de pruebas.

Firmeza. Acosta anunció que el libro tendrá una nueva edición en imprenta sin hacerle cambios al texto: “No le hemos cambiado una coma”. Foto: composición de Gerson Cardoso/La República
Firmeza. Acosta anunció que el libro tendrá una nueva edición en imprenta sin hacerle cambios al texto: “No le hemos cambiado una coma”. Foto: composición de Gerson Cardoso/La República
Daniela Mercado

El veredicto que emitió el juez Raúl Jesús Vega en contra del periodista Christopher Acosta, el editor Jerónimo Pimentel y la editorial Penguin Random House ha causado rechazo en la comunidad nacional e internacional de diferentes rubros.

La sentencia publicada ayer confirma lo que la secretaria del 30° Juzgado Penal Liquidador de la Corte Superior de Lima leyó en la audiencia del lunes: condenarlos por difamación agraviada por frases contenidas en el libro Plata como cancha.

De las 55 citas textuales que el excandidato presidencial y líder de Alianza para el Progreso César Acuña pidió sean calificadas como delitos contra el honor, el magistrado le dio la razón en 34 de ellas, a pesar de que en todas estas se incluyeron las citas de las fuentes originales de los testimonios.

PUEDES VER: Jesús Vega, un juez supernumerario con casos ante el Tribunal Constitucional

Las frases sentenciadas son las que señalan los casos más polémicos en los que estuvo involucrado César Acuña en su vida política: el presunto plagio del libro, presuntas irregularidades en su gestión municipal en Trujillo, disputas judiciales con su expareja, acusaciones de agresiones físicas y psicológicas en contra de su exesposa y de sus supuestos vínculos con Vladimir Montesinos, exasesor del expresidente Alberto Fujimori.

En los casos, Acosta adjunta al final de cada uno de los siete capítulos un espacio de “Notas de autor” en el que precisa las fuentes o medios de los que recopiló la información que expuso. Además, en algunos casos también lo precisa en el mismo texto. De estas, cinco son en base a su propio trabajo elaborado en diferentes medios de comunicación años anteriores.

Las trece frases

De las 34 frases por las que los periodistas fueron condenados a dos años de prisión suspendida, trece fueron consideradas como conducta dolosa con el objetivo de afectar el honor de César Acuña.

“¿Que si se puede afirmar que Acuña plagió un libro completo pese a que no haya resolución judicial que lo demuestre? Sí. Y sin necesidad de usar condicionales”, es una de las frases en que el magistrado advirtió la figura de conducta dolosa por señalar que en la resolución citada en el libro, que es reparación económica por “infracción al derecho moral de paternidad de una obra” no se refiere a “plagio”.

PUEDES VER: Acuña asegura no estar satisfecho con sentencia en primera instancia contra Acosta

Otra cita que fue cuestionada de forma similar es “La hipótesis nacional era clara: si lo había hecho una vez, pudo haberlo hecho siempre”. Jesús Vega señaló en su fallo que en la lectura “no se establece una hipótesis, sino una afirmación, en relación a un supuesto plagio” y que esto habría sido realizado en diversas ocasiones.

Además, resalta que sus fuentes se basan en “redes sociales”, y que estas no fueron corroboradas. No obstante, en el libro contiene un contexto y precisiones sobre los especialistas que detectaron los indicios de plagio y posturas de otras instituciones que refuerzan la hipótesis, escrita de forma literal, de Acosta.

La cita “Acuña sí es un violador y lo afirmo con conocimiento de causa —le dijo la letrada al diario La Industria, en una declaración que había estado perdida en su archivo de 2006, diez años antes de la historia contada por el diario limeño”, corresponde a Miriam Pilco Deza, abogada trujillana, quien dijo haber sido contactada por la madre de la menor por el caso. La profesional contó que el caso no continuó porque se llegó a un acuerdo con los padres.

El juez sentencia por no haber agregado el dato de que la supuestamente ultrajada dijo en el mismo medio, que se citó en el libro, que “le ofrecieron un cheque en blanco para que declare en contra de César Acuña”.

PUEDES VER: Sentencia adolece de un adecuado sustento jurídico

Sin embargo, en el material de Acosta sí se agregó la versión de la presunta víctima que negó que el hijo que tuvo con Acuña era una violación. Además, subraya que la declaración de la abogada “no puede ser profundizado” porque falleció y que, además, se debe analizar su posición al ser militante de Partido Aprista Peruano y su testimonio lo dio en contexto electoral.

“Debió cotejar seriedad”

Otro criterio usado por el magistrado es la falta de verificación o corroboración de los hechos que señalan las fuentes. Esta posición la mantuvo en el caso del testimonio de Rosa Núñez Campos, la exesposa de César Acuña, al imputarlo de agresiones físicas y psicológicas.

“Qué buen presidente puede ser un hombre que golpeaba, insultaba y escupía a su esposa. Que tiene tres hijos fuera del matrimonio y que no cumple con sus responsabilidades”, es la cita cuestionada por el juez.

El periodista indica el medio al que la entonces congresista dio su declaración. Sin embargo, en la sentencia se menciona que se busca mellar el honor de Acuña porque las acusaciones “no han sido materia de verificación”, y que se “debió cotejar la seriedad de su fuente; siendo que de autos no obra respaldo técnico de la cita incorporada”.

PUEDES VER: Relatoría de la CIDH sobre sentencia a Acosta: “Genera un efecto intimidatorio y de autocensura”

“Basarse en conjeturas”

Otro de los argumentos para calificar de difamatoria una frase citada en el libro es la falta de “pruebas” y basarse en “conjeturas”. Uno de los casos es la versión que dio Matilde Pinchi Pinchi, exsecretaria de Vladimiro Montesinos, ante la comisión del Parlamento que investigaba sobre los “congresistas tránsfugas”, instalada en el 2001.

“Pero hay algo que entonces Acuña no tiene, y es lo que, según Pinchi Pinchi, pide: poder.

–Yo quiero primero hablar, que me den un ministerio –le dijo Acuña a Mejía en esa reunión, que Matilde y Vladimiro observaban y escuchaban desde los monitores del espacio contiguo la sala contigua a la salita del SIN”, es la frase que se incluyó añadiendo que el grupo de trabajo legislativo no encontró culpabilidad en contra de Acuña.

No obstante, el juez señala que al reproducir este tipo de frases se “deja entrever” el inicio de investigación fiscal o formulado acusación que no sucedió en contra de César Acuña.

PUEDES VER: ¿Cómo queda la imagen política de César Acuña tras la sentencia a Christopher Acosta?

Acuña: “Mi denuncia es contra la difamación”

César Acuña, en conversación con Willax, comentó no entender por qué señalan que la sentencia a su favor es un atentado a la libertad de expresión. “Mi denuncia no es contra la libertad de expresión, mi denuncia es contra la difamación, que va contra mi honor”, remarcó.

El líder de APP dijo sentirse ofendido cuando se enteró de la publicación del libro, que ahora dice ya haber leído, porque, reitera, se basa en testimonios sin prueba alguna que corroboren los mismos: “Todo dicho por terceros y sin comprobar si es verdad o mentira”.

El excandidato enfatizó en que en ningún momento Acosta lo llamó para que pueda dar sus descargos. Agregó que ninguno de sus allegados le comunicaron alguna intención de comunicación. “Yo realmente hubiera aceptado una conversación con él”, comentó.