Política

Pedro Castillo está bajo presión en sus deliberaciones para rearmar gabinete

Dilemas. Ante urgencia de nombrar a titular de Educación y hacer ajustes en su Consejo de Ministros, jefe del Estado enfrenta expectativas de Vladimir Cerrón, Verónika Mendoza y el magisterio.

Pendientes. Castillo reapareció luego de un receso por Navidad, sin cambios en el gabinete. Foto: difusión
Pendientes. Castillo reapareció luego de un receso por Navidad, sin cambios en el gabinete. Foto: difusión
David Pereda

El presidente Pedro Castillo enfrenta diferentes presiones en sus deliberaciones para rearmar su gabinete ministerial. Sectores afines a los liderazgos de Vladimir Cerrón, Verónika Mendoza, el magisterio, independientes que colaboran con el mandatario y su entorno personal prevén un reordenamiento en que unos perderán peso.

Cerrón, cabeza del partido Perú Libre, espera recuperar influencia en el Gobierno y avanzar a un mayor liderazgo. Luego de su reunión con el jefe del Estado a inicios de este mes, ha contado que Castillo le adelantó que el próximo gabinete será más de izquierda, según fuentes cercanas al Ejecutivo.

Al acercarse el momento previsto para el cambio, Cerrón ha difundido un escrito en que, como una evaluación al Gobierno, asegura que Castillo debe hacer un “sinceramiento con el partido” y plantea que se invierta “el orden en sus círculos de confianza” y ponga en primer lugar a Perú Libre “seguido por los caviares y los partidos de derecha que brinden apoyo coyuntural, apartando a los familiares, al sindicato y a los chotanos”.

El actual gabinete ministerial en encabezado por Mirtha Vásquez. Foto: Sepres

En su texto, publicado por internet, Cerrón afirma: “Esta es la fórmula que lo salvará de los intentos de una futura vacancia, Perú Libre con su bancada unánime, Juntos por el Perú como sector caviar y algún partido de derecha negociable, que le permita garantizar mínimamente 44 votos, con lo que se tendría un presidente invacable”.

“Para que este engranaje funcione es indispensable garantizar la primera condición, la unidad de la bancada de Perú Libre, sin ella pocos se arriesgarían a negociar con el Gobierno, así como mantener a Juntos por el Perú con su ministerio y cerrar filas con Somos Perú”, añade.

Mendoza, en tanto, también espera mayor participación en las decisiones del Gobierno con miras a una gestión más ordenada y que llegue a resultados que contraríen la idea de una izquierda ineficiente. En la reunión que tuvo con Castillo, la semana pasada, le expresó al presidente la posición de su agrupación de tener mayor coordinación, según fuentes de ese entorno.

Castillo incluso llegó a insinuarles que todavía espera que Perú Libre muestre qué cuadros tiene, como si no aparecieran.

El sector magisterial, en tanto, le ha manifestado al mandatario que el nuevo ministro de Educación debe preferentemente ser un maestro que esté a favor de sus reivindicaciones.

Una opción para ese cargo es la actual rectora de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, La Cantuta, Lida Asencios, según fuentes del Ejecutivo. La académica se reunió con Castillo en Palacio de Gobierno el último miércoles 22 de diciembre por media hora.

El factor de la vacancia en los cambios que se alistan

El acercamiento de Vladimir Cerrón con el presidente Pedro Castillo, luego de estar distanciados, se dio por el riesgo de la vacancia presidencial que el Congreso acentuó a inicios de este mes. Entonces, el jefe del Estado retiró de su entorno a quien era su jefe de asesores, Auner Vásquez. Este había promovido el alejamiento de Perú Libre y los cerronistas y el ingreso de Mirtha Vásquez al Ejecutivo. Cerrón aprovechó eso para buscar ganar terreno.

El apoyó de un sector de Perú Libre a la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, cuando Guillermo Bermejo planteó censurarla, se alinea con la búsqueda de un entendimiento con partidos de derecha y centro para evitar una vacancia. APP es otro grupo considerado en esto.