César Villanueva: Aseguran pruebas de la acusación contra ex primer ministro

Juez supremo Hugo Núñez desestimó las “observaciones” que hicieron César Villanueva y otros acusados a las pruebas en su contra por intentar infiltrarse en el equipo especial Lava Jato.

César Villanueva podría pasar 4 años y 8 meses en prisión por haber cometido dos delitos, según la Fiscalía. Composición: Fabrizio Oviedo.
César Villanueva podría pasar 4 años y 8 meses en prisión por haber cometido dos delitos, según la Fiscalía. Composición: Fabrizio Oviedo.
Alonso Collantes

Las pruebas que presentó en abril de este año el Ministerio Público contra César Villanueva Arévalo y otros cuatro coacusados por diversos delitos de corrupción han sido aprobadas este martes por el juez supremo Hugo Núñez Julca.

El magistrado que dirige el Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria resolvió esta mañana desestimar las oposiciones y “observaciones formales” que hicieron el expresidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, el exfiscal Alberto Rossel Alvarado, su hijo Alberto Rossel Obando, y el empresario José Santisteban Zurita, que alegaron errores en la precisión de los hechos y otros documentos.

“Se han identificado de manera numerada cuáles son las 16 pruebas personales, 3 peritos, 3 pruebas materiales y 121 pruebas documentales, además de indicarse cuál es su aporte a la tesis fiscal además de la pertinencia, conducencia y utilidad por lo que no se advierte indefensión por la forma en cómo el Ministerio Público ha ofrecido los medios de prueba”, aclaró sin embargo el juez Hugo Núñez.

De este modo, la acusación con sus pruebas susbsisten y serán discutidas a fondo en un posterior juicio contra los implicados.

Infiltración

Este diario informó con anterioridad que la fiscal suprema Bersabeth Revilla, de la Segunda Fiscalía Suprema Transitoria, acusó en abril de 2021 a César Villanueva pidiendo en su contra 4 años y 8 meses de prisión por los delitos de tráfico de influencias y patrocinio ilegal.

Del mismo modos se pidieron penas efectivas contra Alberto Rossel Alvarado y Alberto Rossel Obando, Ronald Chafloque Chávez y José Santisteban Zurita.

Según la hipótesis de la Fiscalía, Alberto Rossel Alvarado utilizaba sus influencias en beneficio del ex primer ministro para provocar la dilatación de la investigación en su contra por el caso Odebrecht que había iniciado el Esquipo Especial.

Estos trabajos, asimismo, habrían sido a cambio de que Villanueva Arévalo contrate como defensa legal al hijo de Rossel Alvarado, Alberto Rossel Obando, a pesar de que no contaba con la experiencia necesaria, por el que le daba un pago mensual de US$1.000, además de “otros beneficios futuros” sustentados en el poder que tuvo por haber ocupado altos cargos.

El excongresista también habría recibido 320.000 dólares de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de favorecerla con la adjudicación de la carretera San José de Sisa, cuando era gobernador regional de San Martín, desde el 2007 al 2013.

El objetivo de Villanueva era neutralizar esta investigación que sigue dirigiendo el fiscal Germán Juárez Atoche, del equipo especial Lava Jato.