Testigo del caso Imarpe entregó testimonio y pruebas al ministro de la Producción

El ingeniero hidroacústico Miguel Flores Huamán fue convocado por el titular de Produce, Roger Inicio Sánchez, a quien suministró evidencia sobre la manipulación de información sobre la biomasa de anchoveta, para aumentar artificialmente la cuota de pesca de la especie.

El testigo de Imarpe. El ingeniero hidroacústico Miguel Flores Huamán. Foto: Gerardo Marín/La República
El testigo de Imarpe. El ingeniero hidroacústico Miguel Flores Huamán. Foto: Gerardo Marín/La República
Ángel Páez

En reunión con el ministro de la Producción, Roger Incio Sánchez, el ingeniero hidroacústico del Instituto del Mar del Perú (Imarpe), Miguel Flores Huamán, ofreció su testimonio sobre la adulteración de datos de la dimensión de la biomasa de anchoveta, con la intención de aumentar la cuota de pesca en beneficio de los exportadores de la harina de pescado.

El ministro Roger Incio convocó a su despacho a Miguel Flores, luego que La República informó que las autoridades de Imarpe pretendían despedirlo de su centro de trabajo en represalia por haber destapado actos de corrupción en el organismo.

Pero el ingeniero hidroacústico Flores no se presentó ante el ministro Incio para que interceda y evitar que lo destituyan sino para suministrarle evidencia documental sobre cómo los estudios de Imarpe indicaban un determinado volumen de la biomasa de anchoveta, pero los responsables de la institución comunicaron otra cifra inflada a las autoridades de Produce. Sobre la base de los datos distorsionados, Produce autorizó para la segunda temporada de pesca del año 2019, una elevada cuota de pesca de anchoveta, lo que favorecía a la industria de pescado.

PUEDES VER: Imarpe despedirá a ingeniero en represalia por revelar actos de corrupción

También proporcionó transcripciones de conversaciones de funcionarios y científicos de Imarpe donde se hablaba justamente de la manipulación de los datos para que los funcionarios de Produce dieran visto bueno a una cuota sobredimensionada de pesca de anchoveta.

Además, Miguel Flores aportó grabaciones de servidores de Imarpe en comunicación con empleados de las compañías pesqueras, que demostraban que existía un tráfico de información reservada y privilegiada sobre las actividades científicas de Instituto del Mar del Perú, donde el ingeniero hidroacústico labora desde hace 22 años.

El ministro de Producción quedó sorprendido por las evidencias que le entregó Miguel Flores, ya que un día antes se había reunido con la presidenta ejecutiva de Imarpe, Carmen Yamashiro, y con la coordinadora de Recursos Humanos, Nelly Medina, quienes ofrecieron escasa información sobre los hechos.

PUEDES VER: Luis Barranzuela renuncia tras críticas

A principios de 2020, la entonces ministra de la Producción, Rocío Barrios, autorizó a la Procuraduría de su sector a formular denuncia penal contra funcionarios y servidores de Imarpe debido a que borraron información de una computadora, con la intención de suprimir las evidencias durante una investigación interna.

Desde entonces, cinco ministros de la Producción se sucedieron, y el caso todavía no es resuelto. Es más, varios de los presuntos responsables siguen laborando normalmente.

Uno de los investigados por estos hechos, Renato Guevara Carrasco, fue destituido del cargo de director científico de Imarpe. Sin embargo, ha retornado a la misma función.

PUEDES VER: Critican que Fuerzas Armadas apoyen a la Policía Nacional en seguridad ciudadana

Durante su gestión, Imarpe informó a Produce sobre la supuesta existencia de 8,3 millones de toneladas de anchoveta, por lo que se permitió una cuota de pesca de la especie de 2,8 millones de toneladas.

Sin embargo, según las investigaciones la verdadera dimensión era de 3,9 millones de tonelada, por lo tanto no había la suficiente biomasa para fijar una cuota, siendo el mínimo 5 millones de toneladas para determinar la cuota de pesca

Con el testimonio y las pruebas entregadas por el ingeniero acústico Miguel Flores al ministro Roger Incio, el curso de la investigación debería concluir con las denuncias penales correspondientes.