Ministra Gisela Ortiz evalúa denunciar a quienes la están difamando

El parlamentario Jorge Montoya la había acusado, sin pruebas, de haber estado vinculada al grupo terrorista Sendero Luminoso. La titular del Mincul manifestó que le parece irresponsable este tipo de actos.

Gisela Ortiz integra el gabinete ministerial del Gobierno de Pedro Castillo. Foto: Mincul / Video: La Noticia en el Comentario
Política LR

La ministra de Cultura, Gisela Ortiz, se pronunció luego de que el congresista y vocero de Renovación Popular, Jorge Montoya, la acusara de haber estado relacionada a Sendero Luminoso sin mostrar alguna prueba. De esa manera, señaló que está evaluando denunciar a quienes la están difamando. Indicó, asimismo, que este tipo de ataques deben ser condenados por la ciudadanía.

Creo que todos y todas debemos rechazar este tipo de actos que intentan, por un lado, silenciarnos. Los familiares (de las víctimas de La Cantuta) lo hemos entendido así. Yo llevo 30 años en una lucha por lo que son nuestros derechos a la verdad y a la justicia”, declaró Ortiz, en diálogo con La Noticia en el Comentario, de la Estación Wari de Ayacucho.

“Durante todo este tiempo, desde los sectores que tienen responsabilidades políticas en estos crímenes de violaciones a los derechos humanos siempre han usado el ataque y la acusación para silenciarnos y generar miedo”, agregó la titular del Mincul, cuyo hermano, Luis Enrique Ortiz, fue uno de las víctimas de La Cantuta.

PUEDES VER: Congresista Montoya afirma, sin pruebas, que Gisela Ortiz estuvo vinculada a Sendero Luminoso

Asimismo, la ministra recalcó que “el Estado peruano tiene la obligación, como dice la Constitución, de garantizar el derecho a la dignidad” y es por eso, añade, que cuando uno se siente difamado tiene la posibilidad de denunciar. “Yo estoy evaluando (si denuncia a quienes la están difamando). En la actual posición en la que estoy puede ser un mecanismo legal”, prolongó.

Expresó que “es necesario recordar que la difamación es un delito” y que quienes se atreven a hacer ese tipo de acusaciones tiene que demostrarlo por la vía judicial, no en un espacio público. “Tienen toda la libertad de denunciarnos y de mostrar las pruebas que en treinta años nadie ha hecho”, dijo.

“También creo que el peligro de ponernos en vitrina como si fuéramos terroristas es permitir el ataque no solamente verbal, del insulto, de la amenaza de muerte, sino también el ataque físico como lo hemos visto con otros profesionales y personas a quienes persiguen para insultar y agredir. Y eso es algo que no se puede permitir”, sentenció.

PUEDES VER: Políticos condenan acusaciones de Jorge Montoya contra ministra Gisela Ortiz
Lazy loaded component

Ortiz Perea reiteró que es importante utilizar los mecanismos legales para denunciar, acusar o para defenderse. Aunque, por otro lado, manifestó que “el propio sistema de justicia tiene que prepararse para defender a los ciudadanos o ciudadanas que acuden a esa vía en defensa del derecho que tenemos a la dignidad”.

Por último, la ministra indicó: “Sí me parece irresponsable que autoridades, en este caso congresistas, salgan con total libertad a señalar mi vinculación con algún grupo terrorista sin ningún tipo de pruebas y que los medios de comunicación lo permitan. Eso a mí me parece grave porque existen pronunciamientos del sistema interamericano sobre ese tema y la obligación del estado de evitar la revictimización de las víctimas”.

¿Qué dijo el parlamentario Montoya?

En diálogo con Canal N, el almirante en retiro y legislador Jorge Montoya aseguró que la ministra de Cultura “ha tenido relación con Sendero Luminoso en esa época, en La Cantuta. No tengo pruebas, tengo información que quedó (de aquella vez). Está dicho por una persona de la época. Hay declaraciones públicas de varias otras personas también”.

PUEDES VER: Richard Rojas, un embajador investigado

Y ante los cuestionamientos de la periodista, debido a que la ministra no presenta ninguna denuncia al respecto, Montoya respondió que se trata de una sospecha. Sin embargo, recalcó que para él eso bastaba para que sea retirada de su cargo. “Es una sospecha, pero cualquier cosa que manche la imagen de un ministro de Estado debe ser censurable”, comentó.