Vladimir Cerrón y Guido Bellido después del desembarco

¿Amenaza de cisma? Guido Bellido y el cerronismo presionaron al límite al presidente, hasta que Castillo decidió los cambios. Hoy ministra Betssy Chávez pide calmar las aguas. Pero no todo está dicho.

Unidad. Cerrón y Bellido. La posición de ambos le generó problemas al Gobierno de Pedro Castillo. Aún no se calman las aguas. Foto: composición/difusión
Unidad. Cerrón y Bellido. La posición de ambos le generó problemas al Gobierno de Pedro Castillo. Aún no se calman las aguas. Foto: composición/difusión
Carlos Páucar

No ha sido una semana feliz para el sector radical del partido Perú Libre. Ayer, por la tarde, la cara visible de ese grupo, Vladimir Cerrón, aún no digería el impacto de la decisión presidencial de pedirle la renuncia a su aliado Guido Bellido y dejar de lado también a otro ministro, Iber Maraví.

Su último tuit revelaba que aún no procesaba el viraje decidido por el mandatario Pedro Castillo el último miércoles.

Cerrón tuiteó: “(El nuevo gabinete) será un espacio para defender el statu quo, se mantendrán los privilegios de siempre y la discriminación histórica”.

Bellido no se quedó atrás.

PUEDES VER: Salida de Guido Bellido abre una grieta en Perú Libre

Casi al mismo tiempo anunció que hoy estaría en el Cusco “para rendir cuentas” de sus acciones y criticó al presidente del BCR, Julio Velarde, asegurando que no está haciendo mucho para que el dólar baje.

“No lo hará porque necesitan castigar a quienes votamos por el cambio, pero resistiremos… Por cierto, cumpla su promesa de bajar el dólar de ser ratificado”, comentó.

Bellido además aprovechó para reclamarle al presidente: “Tenemos que cumplir nuestra promesa de campaña: indulto al mayor Antauro”. Insistió en ese pedido pese a que ya el 27 de setiembre el ministro Aníbal Torres zanjó el tema, dijo que era imposible, pues el delito por el que fue sentenciado Humala no le permitía recibir un indulto.

Otra cara visible del cerronismo, el ‘hermanísimo’ Waldemar Cerrón también parecía ya haberse pasado a la oposición.

PUEDES VER: Vladimir Cerrón continuará con impedimento para ejercer cualquier cargo público

“No debemos olvidar que los Judas se ahorcaron solos”, dijo, aludiendo al personaje bíblico de la traición, aunque ya había aclarado que si bien Perú Libre no acepta al nuevo gabinete, no será un “elemento obstruccionista para el Gobierno”.

Todos ellos, y los congresistas que reaccionaron con enojo a la caída de Bellido y los ministros impuestos por Perú Libre, omitieron indicar que habían llevado la situación al límite y que siguieron presionando al presidente Castillo, sin saber que él –según fuentes al interior del Ejecutivo– ya había tomado contacto con Mirtha Vásquez para decidir los cambios que finalmente realizó.

Verónika Mendoza fue una de las personas con las que conversó antes de tomar la decisión de cambiar el gabinete.

Aporte. Se asegura que Mendoza dialogó con Castillo. Foto: difusión

PUEDES VER: Waldemar Cerrón afirma que el gabinete de Mirtha Vásquez es una “traición a las mayorías”

Allegados al mandatario indican que la insatisfacción con el cerronista Bellido se daba en varios miembros del gabinete.

Uno de los detonantes de la decisión presidencial de los cambios fue la difusión de los chats donde se revelaban críticas y animadversión contra ministros como Dina Boluarte, Oscar Maúrtua, Pedro Francke, Aníbal Torres y la ahora ministra de Trabajo, Betssy Chávez.

En los chats, difundidos por Epicentro TV, no solo hay críticas. Hay confabulación, hay decisiones de Bellido, hay duros cuestionamientos, y por fuera de la opinión del mandatario.

Otro detonante para que Castillo tome por fin las riendas del Gobierno fue que Bellido insistía en tomar decisiones y comentar en público temas como el gas de Camisea, el pedido de renuncia al canciller Maúrtua, la cuestión de confianza por la posible censura a Maraví o la ratificación de Julio Velarde en el BCR.

PUEDES VER: Perú Libre se radicaliza y llama traidor al presidente Castillo por retiro a Bellido

Algunos miembros de PL consultados coincidieron en decir que todo eso hacía el ambiente tenso y difícil de llevar.

Y así, pasada la reacción de algunos congresistas cercanos a Cerrón, como Alex Flores o la dirigente Zaira Arias, quienes hasta utilizaron el término ‘traición’, y ya producida la designación como primera ministra de Vásquez, se busca tranquilizar los ánimos e impulsar el trabajo ministerial.

Así lo contó la ministra de Trabajo, Betssy Chávez, quien pide que se calmen las aguas tras el impacto de lo sucedido.

Vásquez ya anunció que se iniciará una ronda de diálogos con las bancadas, entre ellas, Perú Libre, donde han quedado posiciones fragmentadas.

PUEDES VER: Margot Palacios asegura que chats de su bancada “han sido descontextualizados”

Cambios. Mirtha Vásquez, nuevos vientos en el Ejecutivo. Foto: Andina

Consultado por La República, el legislador de PL Oscar Zea reconoció que hay división de posturas, lo que evidencia que no todos apoyan la posición cerronista en la bancada.

Zea reveló que, en reciente conversación, unos seis o siete legisladores de Perú Libre se mostraron a favor del gabinete.

Se le preguntó si eran más cercanos al lado magisterial o al lado del partido. Y concluyó: “De los dos, del lado magisterial y del lado de Perú Libre”.

Las olas, pese a los anuncios, siguen muy movidas en Perú Libre y el Gobierno.

PUEDES VER: Pese a estar fuera del gabinete, Guido Bellido insiste en indulto a Antauro Humala

Posición. Congresista Bermejo sí daría el voto de confianza. Foto: Félix Contreras/La República