Comunidades advierten ilegitimidad del I Congreso Ashnáninka del VRAEM, que sería promovido por cocaleras

Presidente de la Central Asháninka del Río Ene exhortó al mandatario Pedro Castillo a “no dejarse engañar” por organizadores que no los representan. También señaló que el congresista Guillermo Bermejo estaría detrás de esta iniciativa.

Ángel Pedro Valerio sostiene que la agenda del referido congreso podría favorecer al narcotráfico. Foto: Twitter / MIDIS
Ángel Pedro Valerio sostiene que la agenda del referido congreso podría favorecer al narcotráfico. Foto: Twitter / MIDIS
David Amez

Advierten usurpación e intereses oscuros de las cocaleras. El pasado 8 de setiembre, la Asociación Regional de Pueblos Indígenas de la Selva Central (ARPI SC) emitió un oficio dirigido al presidente de la República, Pedro Castillo, y a la titular del Legislativo, María del Carmen Alva, exhortándolos a no participar del denominado I Congreso Asháninka del VRAEM.

En dicho documento, la ARPI SC mostró su respaldo a la decisión tomada por la Central Asháninka del Río Ene (CARE) de no formar parte de dicho evento, ya que este “no representa la visión de desarrollo que pretenden las comunidades asháninkas de la Cuenca del Río Ene y Tambo”, ni se da bajo el cumplimiento de “las consultas en el marco de la democracia y la ley de la consulta previa N.° 29785”.

Para ahondar en este pronunciamiento, La República se comunicó con Ángel Pedro Valerio, presidente del CARE, quien acusó la falta de representatividad detrás del mencionado encuentro y la agenda real que habría detrás del mismo, la cual, para su gremio, contaría con una participación activa del congresista de Perú libre Guillermo Bermejo.

La ilegitimidad de los organizadores

“Nos hemos pronunciado como organización (CARE), pero también respaldados por nuestra asociación regional (ARPI SC), toda vez que ese congreso que están realizando no es netamente de pueblos indígenas. Son personas naturales y dos o tres indígenas que han organizado su propia asociación de productores cocaleros asháninkas. Entonces, lo que sí está por detrás es que quien está impulsando esa asociación son los grandes cocaleros”, señaló el dirigente.

No tienen ninguna representatividad como pueblo indígena ni tiene legitimidad por parte de nuestras comunidades. Es por ello que rechazamos categóricamente que se haga ese congreso en nuestra cuenca, sobre todo en una de nuestras bases como Central Asháninka del Río Ene. Sabemos cuáles son realmente las pretensiones de los grandes cocaleros”, añadió Pedro Valerio.

Imagen: Facebook / Central Asháninka Río Ene

Los cambios planteados en el VRAEM

Por otro lado, el titular del CARE manifestó su preocupación por algunos de los puntos de agenda del denominado Congreso Asháninka del VRAEM, con los que se buscaría aplicar diversos cambios en la zona que no serían favorables ante su delicada situación social.

“En el tema de la agenda que ponen, uno de ellos es levantar el estado de emergencia en el VRAEM. Quieren que sea un estado de derecho cuando sabemos realmente que la expansión del sembrío de la hoja de coca ha crecido abismalmente en estos últimos años y, por lo tanto, está vinculado con el narcotráfico”, expresó Pedro Valerio.

“También entendemos que todavía existen rezagos de Sendero Luminoso. Entonces, ¿cuál es la intención que tienen los grandes cocaleros para que se haga un estado de derecho, cuando realmente no estamos en condiciones de levantar el estado de emergencia? También está el tema de la legalización de la hoja de coca”, cuestionó.

En ese sentido, el líder asháninka sostiene que los organizadores del encuentro en el Vraem tienen, en realidad, otras pretensiones. “Hay grupos que quieren acoplarse a esa asociación como comunidades cocaleras, cuando en nuestra cuenca todas las comunidades están en contra de sembrar hoja de coca. Porque eso trae problemas sociales dentro de nuestras comunidades, sobre todo invasión dentro del territorio de una de nuestras comunidades nativas”, advirtió.

Para el momento en que La República se contactó con él, el jueves 16 de setiembre, Ángel Pedro Valerio contó que se encontraba en Lima y que pudo reunirse con el viceministro de Gobernanza Territorial “para que (las autoridades del Ejecutivo) no se dejen sorprender por este tipo de asociaciones que dicen ser indígenas pero no representan a las comunidades nativas”.

“Buscamos que ese congreso no se realice ni cuente con la participación del presidente de la República (Pedro Castillo) o del primer ministro (Guido Bellido)”, aseveró.

La posible participación de Guillermo Bermejo

Por otro lado, el presidente del CARE comentó que, entre las comunidades, existe la fuerte sospecha de que el congresista de Perú Libre, Guillermo Bermejo, estaría impulsando esta iniciativa de las cocaleras para que logren abrirse paso en el Vraem.

“No tenemos la menor duda de que él lo está impulsando. No lo podemos confirmar, pero tenemos la certeza de que sí, por lo menos por lo que vemos en los medios de comunicación. Tal vez por algún compromiso, supongo, que él ha asumido de apoyar a los cocaleros”, declaró.

El proyecto de legalización de la coca

El pasado 10 de setiembre, durante una visita a la región Puno, Guillermo Bermejo informó que venía elaborando un proyecto de ley referido a la legalización e industrialización de la hoja de coca. “La hoja de coca no es droga. Esta planta milenaria tiene propiedades alimenticias y medicinales, por ello venimos promoviendo esta iniciativa legislativa”, afirmó el parlamentario ese día.

Sin embargo, al respecto, Ángel Pedro Valerio refirió: “Nosotros ni siquiera tenemos ese desarrollo de poder transformar los productos (la hoja de coca) a un nivel industrial. ¿Cuál es la intención entonces?”.