César Hildebrandt sobre Castillo: “¿Podrían decirle que está jugando con fuego?”

El periodista cuestionó la cercanía que el presidente tendría con personas relacionadas al Movadef y a Sendero Luminoso.

Hildebrandt sostuvo que, con la relación que mantiene con ciertos personajes, Pedro Castillo está "jugando con fuego". Composición: La República
Hildebrandt sostuvo que, con la relación que mantiene con ciertos personajes, Pedro Castillo está "jugando con fuego". Composición: La República
Política LR

El periodista César Hildebrandt advirtió acerca de la relación que tendría el presidente de la República, Pedro Castillo, con personas cercanas al Movadef y a Sendero Luminoso, que incluirían tanto a funcionarios del Gobierno como a miembros de organizaciones que, hasta la actualidad, simpatizan con las ideas de Abimael Guzmán.

“El problema de los senderistas infiltrados en el Gobierno no es que se hayan tomado fotos provocadoras cuando fueron imbéciles idealistas, adolescentes incendiarios, radicales de primera hornada. El problema es que hoy no son capaces de condenar lo que hicieron Guzmán y sus hordas (...) El descomunal problema que tenemos es que el presidente de la República se siente cómodo a su lado”, escribió en el semanario Hildebrandt en sus trece.

En ese sentido, sostuvo que Iber Maraví es el ministro de Trabajo que el Movadef, de gobernar, habría puesto en dicho cargo, y que la postura de Castillo frente al senderismo es la que permitiría que el recién legitimado FENATE-Perú, a la que calificó como la “rama magisterial del Movadef”, consiga una inscripción como partido político para las próximas elecciones regionales y municipales.

“La meta es que Castillo, convertido en líder del Partido Magisterial y popular, gobierne con mayor libertad y negocie desde posiciones de mayor fortaleza con lo que quede de Perú Libre”, expresó.

“Cada vez es más claro que el presidente de la República no es un rehén de fuerzas que no están bajo su control. Castillo es el arquitecto astuto de una obra de ingeniería política que tiene por objetivo incorporar al Movadef en la estrategia del Gobierno”, añadió.

Iber Maraví juró como ministro de Trabajo el último 29 de julio. Foto: MTPE

Por otro lado, el periodista señaló que César Tito Rojas, quien visitó recientemente la sede de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), también sería alguien cercano a Castillo, luego de que ambos se hayan conocido en la recordada huelga magisterial del año 2017.

Castillo fue el hombre de paja de esa organización. El Movadef lo usó porque su nombre no estaba ligado al senderismo encubierto. Más tarde, Vladimir Cerrón lo usaría también. El actual primer mandatario debe su existencia política a dos padrinazgos que supieron calcular cuánto podría beneficiarles ese profesor rural que hablaba encantadoramente y mencionaba a Dios de vez en cuando”, manifestó.

Asimismo, se refirió a la importancia de que alguien del entorno del mandatario, que no comparta la misma agenda que las organizaciones señaladas, advierta a Castillo sobre la peligrosidad de dichos vínculos.

“¿Habrá alguien a su lado que pueda explicarle de qué tamaño es su responsabilidad?, ¿habrá alguien que le diga que sus mensajes de siete minutos y sus promesas grandiosas no calman a nadie ni aclaran nada?, ¿alguno de su entorno podrá decirle que está jugando con fuego?”, concluyó Hildebrandt.

“¿Quién puede defender a un ministro que fue militante de Sendero Luminoso?”

César Hildebrandt se pronunció sobre la falta de acción por parte del presidente de la República, Pedro Castillo, para remover del cargo de ministro de Trabajo a Iber Maraví Olarte tras los cuestionamientos en su contra por haber participado en atentados terroristas, según atestados policiales que dio a conocer este diario.

“¿Quién puede defender a un ministro que fue militante de Sendero Luminoso, la secta marxista y maoísta más salvaje de Sudamérica? La respuesta se cae de sencilla: esa defensa solo puede ejercerla un senderista, un prosenderista agazapado, un movadefista... o un asesor fenatepista del presidente Castillo”, señaló.

Asimismo, comentó que pese a que el jefe del gabinete, Guido Bellido, había solicitado la renuncia a Maraví Olarte, fue un grupo de integrantes del Movadef los que convencieron a Castillo Terrones de no retirarlo del Ministerio de Trabajo.

“El entorno movadefista de Palacio de Gobierno movió tierra y cielo por Maraví porque es uno de los suyos y porque tiene que agradecerle haber apadrinado al Fenate-Perú en un trámite que fue marca mundial de velocidad burocratiza: 72 horas”, sostuvo el destacado periodista.

Pedro Castillo juró como presidente de la República el último 28 de julio. Foto: Presidencia