VACUNAFEST - Todo sobre la jornada de inmunización a jóvenes de 23 años, rezagados y más

La opción de la Asamblea Constituyente se diluye con el actual gabinete

Cuesta arriba. La opción planteada por el presidente Pedro Castillo supone llegar a 66 votos para aprobar un proyecto que modifique el artículo 206 de la Constitución y luego ratificarlo vía un referéndum.

Decisión. El escenario cambió luego de conocerse que Guido Bellido es el premier. Ya era complicado llegar a 66 votos para dar paso al referéndum. Ahora parece menos probable. Foto: difusión
Decisión. El escenario cambió luego de conocerse que Guido Bellido es el premier. Ya era complicado llegar a 66 votos para dar paso al referéndum. Ahora parece menos probable. Foto: difusión
Enrique  Patriau

La posibilidad de que el Gobierno de Pedro Castillo pudiera hacer realidad la que fue su principal bandera de campaña –la convocatoria a una Asamblea Constituyente (AC) que redacte una nueva Constitución– ya era de por sí complicada en circunstancias, digamos, normales.

El rumbo de colisión que ha tomado el nuevo Ejecutivo con el nombramiento del gabinete que lidera Guido Bellido complica todavía más las cosas de cara a lo que podría ser una negociación en el Pleno.

En su discurso del 28, Castillo anunció una vía constitucional parecida a la observada en Chile: cambiar la actual Constitución para que el artículo 206 habilite la opción de reforma vía la convocatoria a una AC.

Sin embargo, se trata de un camino largo.

“No parecen tener los votos requeridos –87– para aprobarlo en dos legislaturas del Congreso, por lo que seguro intentarán tener 66 votos y luego ratificar el tema en un referéndum”, explicó la abogada y exministra de Justicia Ana Neyra.

Lo mismo dijo el constitucionalista Omar Cairo: “Más de la mitad del número legal de congresistas debe aprobar el proyecto de modificación del artículo 206. Luego deberá ser ratificado a través de un referéndum”.

Gabinete ministerial 2021-2026

¿Es posible alcanzar esos 66 votos para darle luz verde a la consulta popular?

En la reciente elección de la mesa directiva del Parlamento –dos días antes de la presentación de Castillo ante el Pleno– se atisbó una posible coalición oficialista, integrada por Somos Perú-Partido Morado, Perú Libre y Juntos por el Perú, que llega a unos 50 votos. En el mejor de los casos, la propuesta del presidente Castillo necesitaría 16 votos adicionales.

Sin embargo, luego de que Bellido asumiera el premierato, las críticas han arreciado contra el régimen. Por ejemplo, los tres legisladores del Partido Morado mostraron su disconformidad a través de un comunicado. Es decir, ya incluso desde esta suerte de coalición inicial se han evidenciado discrepancias.

¿Hay viabilidad política?

Una de las cosas que podría hacer el Gobierno es que cuando el gabinete tenga que acudir al Congreso a pedir el voto de confianza, presente ahí mismo su proyecto de reforma constitucional para modificar el artículo 206. Aunque, como están las cosas, no parecería ser lo más estratégico.

Con este gabinete será muy difícil conseguir los votos y eso podría hacer que la iniciativa nazca sin viabilidad. Amarrar la principal propuesta de gobierno con este gabinete no se ve muy posible”, señaló Neyra.

Pedro Castillo

En el mismo sentido declaró la especialista electoral y docente de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, Enith Pinedo.

Sostuvo que la vía optada por Castillo es “jurídicamente viable” aunque, luego de lo ocurrido en estas últimas horas, resulta “políticamente muy improbable” que sea llevada a cabo con éxito.

¿Y si Bellido es cambiado?

Ahora bien, como Cairo indicó, el presidente Castillo podría nombrar a otro Consejo de Ministros y, en ese contexto, la reforma constitucional podría adquirir un nuevo impulso.

O podría pasar que el Congreso otorgue la investidura. No obstante, de ser así, lo más probable es que sea con pocos votos a favor y una cantidad mayoritaria de abstenciones. Un escenario así no garantiza que la iniciativa del Ejecutivo logre los consensos necesarios.

“Lo que es cierto es que en estos momentos las prioridades han pasado a ser otras. Vislumbrar si creció o no la dificultad para promover la reforma constitucional es difícil, porque lo que se está poniendo en cuestión es la propia continuidad del gabinete. Ese es el elemento central”, dijo Cairo.

No es una sorpresa que Castillo haya propuesto la modificación constitucional como un mecanismo que habilite la convocatoria a una AC. De hecho, ya se había discutido esa opción en los días previos al mensaje por Fiestas Patrias.

Lo que queda por saber es cómo se va a desarrollar el escenario en el Congreso. Cuando el presidente se dirigió al Pleno, las condiciones eran unas. Luego de conocerse quién conducirá al gabinete ministerial –el llamado a articular con las bancadas y a arribar a acuerdos–, aquellas han cambiado.

La clave

Obstáculos. “Presentaremos ante el Congreso, respetando escrupulosamente el procedimiento de reforma constitucional previsto en el artículo 206 un proyecto de ley para reformarla que, tras ser analizado y debatido por el Parlamento, esperamos que pueda ser aprobado y luego sometido a ratificación en referéndum”, dijo Pedro Castillo ante el Pleno.

Camino. La propuesta de Castillo es modificar el artículo 206 y habilitar la opción de una AC.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.