Walter Albán: “Designar a Guido Bellido de premier es una provocación y aleja a sus mejores aliados”

Ex defensor del Pueblo. Asegura que lo de Bellido en la PCM confirma que la presencia de Cerrón en el Gobierno es mucho más fuerte de lo que se pensaba. Cree que hay que buscar consensos en lo del cambio de la Constitución.

Opinión. “No es esta la oportunidad de abrir un debate sobre reformas constitucionales”. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Opinión. “No es esta la oportunidad de abrir un debate sobre reformas constitucionales”. Foto: Virgilio Grajeda/La República
Carlos Páucar

Designaron a Bellido de premier. ¿Esto qué le produce?

Me parece una provocación. Esto confirma las peores sospechas que la incidencia del señor Cerrón es mucho más fuerte de lo que algunos pueden estimar. Esto pone en cuestión una serie de asuntos que el presidente Castillo había señalado como que sería la ruta de su Gobierno, de diálogo, de buscar consensos. Es una provocación… Y, con alguna base, ya algunos sectores opinan que esta sería la manera de confrontar al Congreso para que no haya confianza y después presentar otra cuestión de confianza porque ya el Congreso estaría en capilla. Esto abre más el camino de la incertidumbre, impediría cualquier diálogo. Si es una cuestión decidida por Castillo, es un juego muy riesgoso...

Dificulta los consensos.

No solo dificulta, los traba.

Y aleja a posibles aliados.

Aleja a sus mejores aliados. Lo va dejando solo con las personas que más suspicacias y más rechazo producen en la mayoría de la población. Porque es claro que al señor Cerrón no lo quiere la mayoría de la población y se desconfía de él por varias razones, no solo ideológicas y por su programa trasnochado de gobierno, sino también por las evidencias de corrupción en su gobierno regional y por lo que fue condenado.

Por otra parte, Castillo ha ratificado su decisión de cambiar la Constitución.

Es importante lo que ha señalado, que no lo pretende hacer por fuera de lo que la Constitución ha establecido y entonces dice que, siguiendo el marco que el artículo 206 de la Constitución establece, se buscará la creación de una Asamblea Constituyente, lo que supone una modificación constitucional... Ahora, en el Perú no podemos negarnos a que haya una revisión de la Constitución actual porque quienes se han querido aferrar a ella como una bandera inamovible están desconociendo el derecho legítimo de muchos peruanos de plantear cambios que consideran necesarios. Pero un cambio de esta naturaleza no puede producirse de un día para otro, requiere crear consensos, que hoy no tenemos. Además, sabemos que el Gobierno no cuenta en este momento con una mayoría en el Congreso para ir en esa dirección.

Entonces, ¿qué posibilidades ve que se concrete el cambio de Constitución?

En este momento, no veo opción de que se pueda avanzar en esa dirección. Por eso decía que el presidente tiene que ser consciente de que para llegar a un buen resultado primero tiene que generar condiciones para crear consensos y eso significa trabajar políticamente. Hay mucho que hacer antes de que se pueda presentar una iniciativa para una modificación constitucional en la línea de crear una asamblea constituyente, de otra forma se vendría fracasando desde su origen.

¿Toda opción de cambiar la Constitución pasa por el Congreso o hay otras alternativas?

Hay opiniones divididas en torno a esto, pero soy de quienes consideran que lo jurídico debe ir de la mano del sentido común. El camino es el que la propia Constitución ha señalado y pretender llevar algo por otra vía generaría más confrontación. Eso le haría mucho más daño al país, entendiendo además que los problemas más graves que tenemos que afrontar no pasan en este momento por una reforma constitucional. Hay que entender que la pandemia y los problemas en salud y la economía son, sin duda, las cuestiones que hay que atender en lo inmediato. No es esta la oportunidad de abrir un debate sobre las posibles reformas constitucionales y la eventual asamblea constituyente, hay que hacer frente a la pandemia.

¿Nos está diciendo que buscar un referéndum a través de la democracia directa, de la recolección de firmas, puede polarizar más el país?

Sin duda. Es más, incluso, aunque jurídicamente lo veo como un despropósito, quienes también están haciendo correr firmas para pedir que no haya una reforma constitucional podrían ser mayoría en este momento. No se trata de medir fuerzas para seguir polarizados, sino de entender que los cambios son una aspiración mayoritaria en el país, pero se espera que sean cambios razonables, prudentes y no que nos lleve al caos o la confrontación. Hay que crear un clima de diálogo y no existe ahora.

Hay otra opción: que sea el Congreso el que inicie las reformas de la Constitución.

Nadie lo ha planteado. Creo que es una opción que no habría que descuidar porque hay ciertos cambios en la Constitución que podrían ser más fáciles de consensuar.

¿Entre los temas a cambiar en la Constitución está la vacancia presidencial, por ejemplo?

Hay temas que son más polémicos que otros. El de la vacancia creo que tendría un grado de resistencia e imposibilidad de crear consensos en este momento, después de la asamblea constituyente debe ser lo más polémico. Habrá cambios donde es más fácil avanzar... Creo que habría que retomar la iniciativa propuesta por la Comisión Tuesta en su momento, de las reformas políticas a emprender y ver qué de eso se podría ir concretando.

Está el ejemplo de Chile.

En Chile, donde parecía que todo iba perfecto, no quedó otra opción que buscar una salida política de esa naturaleza. No tenemos que esperar una confrontación de ese tipo en el Perú para darnos cuenta de que acá las desigualdades, el descuido de la salud o la educación de peruanos es algo que debe ser emprendido de todas maneras para curarnos en salud. La elección de Castillo ha sido un campanazo en esa dirección.

La situación es complicada: un Gobierno que se inicia débil y una oposición que se niega a aceptar cambios. ¿Eso nos depara el futuro próximo?

Sí. Hay muy poco espacio para el optimismo porque se ve que mucha gente que tiene responsabilidades enormes no está a la altura de las circunstancias. Ha habido un campanazo, un aviso antes de que esto llegue a una confrontación de otro tipo, que podría suponer una violencia muy fuerte en el país.

¿Al presidente Castillo le pediría no buscar cambios de la Constitución porque podría polarizar más la situación?

No podría defraudar a quienes han votado, ese cambio lo ofreció. Pero creo que ya planteó hacerlo a través del marco constitucional vigente y, en consecuencia, no puede ser una prioridad en este momento. Hay que crear las condiciones para que más adelante ese proceso pueda llevarse adelante creando los consensos necesarios para que tenga buen resultado. De otra manera, sería no solo frustrante para él, sino para el país.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.