EN VIVO - Atlético Mineiro vs. Palmeiras: sigue el minuto a minuto del partido por la Copa Libertadores

Desaire del Congreso a Francisco Sagasti

Cuestionable. Saliente mandatario fue al Congreso para entregar la banda presidencial, pero tuvo que dejarla a edecán en la puerta del Legislativo. Titular del Congreso, María del Carmen Alva, ya se había puesto banda que le correspondía a Pedro Castillo.

Maltrato. Cuestionan que Sagasti se haya visto obligado a dejar la banda en la puerta. Foto: Aldair Mejía/La República
Maltrato. Cuestionan que Sagasti se haya visto obligado a dejar la banda en la puerta. Foto: Aldair Mejía/La República
Henry Cotos

Una situación controversial sucedió en la entrega de la banda presidencial que hizo el saliente mandatario Francisco Sagasti cuando, en medio de la expectativa general, fue al Congreso, pero en la puerta el edecán del Legislativo le dijo que no se le permitiría ingresar. Un evidente e innecesario desaire.

A las 11.00 a. m. en las afueras del recinto parlamentario, Sagasti se quitó la banda y la entregó al edecán. Una hora antes, la actual presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, ya se había puesto la banda presidencial que le correspondía al presidente Pedro Castillo.

Las voces de protesta no se hicieron esperar. El asesor de Castillo en temas de salud, Hernando Cevallos, calificó de descortesía el no permitir ingresar al presidente. “No es olvido al protocolo, es soberbia y desprecio a la representatividad democrática”, afirmó.

Sagasti dejó de ser presidente este miércoles, tras entregar la banda presidencial. Foto: La República

Alva responde

La presidenta del Congreso, María del Carmen Alva (Acción Popular), se defendió señalando que ese tema lo ve el protocolo del Congreso. “Él (Sagasti) debía entregar la banda. Ya no es presidente desde ayer (26), es presidente siempre y cuando sea presidente del Congreso. Le invitaron a que dejara la banda, él la quiso dejar en la puerta”, apuntó.

En el mismo sentido se pronunció la Oficialía Mayor del Congreso. “Al 28 de julio el señor (Sagasti) no tiene la condición de congresista ni de presidente, por tal motivo no se acordó la conformación de las comisiones de Anuncio y Recibo”, expresó en un comunicado.

El jurista Luciano López dijo, sin embargo, que en el Legislativo están equivocados. “La Ley 27375 dice que el presidente de la República encargado no vaca en su cargo congresal mientras ejerza la función presidencial. Ergo, vaca cuando entrega el cargo”, precisó.

Los exministros de Francisco Sagasti señalaron que, de acuerdo al artículo 116 de la Constitución, le corresponde a Sagasti entregar el 28 de julio la banda a la titular del Congreso y esta, a su vez, la entrega al presidente electo, en este caso Pedro Castillo, y no le corresponde a la presidenta del Legislativo asumir la presidencia el 27 de julio.

María del Carmen Alva ya tuvo su primera controversia siendo presidenta del Congreso. Foto: Congreso de la República

El periodo termina con transmisión de mando

Enfoque por: Carlo Magno Salcedo, constitucionalista

Negarle al saliente presidente Francisco Sagasti entregar la banda presidencial a la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, parte de la equivocada idea de que él habría dejado de ser presidente cuando entró en funciones el nuevo Congreso, momento en que dejó de ser congresista.

Aunque dejó de ser congresista antes del 28 de julio, como lo ha explicado muy bien mi colega José Manuel Villalobos, él asumió la presidencia de la República por mandato del artículo 115 de la Constitución, para concluir el periodo de gobierno 2016-2021, el cual termina con la transmisión de mando al nuevo presidente.

El único precedente es el de Valentín Paniagua, quien también fue un presidente del Congreso que, en esa condición, tuvo que hacerse cargo de la presidencia. En el caso de Paniagua, nadie dudó que él fue presidente hasta el 28 de julio del 2001, pese a que había dejado de ser congresista días antes. Por eso le entregó la banda presidencial al presidente del nuevo Congreso, Carlos Ferrero, sin ninguna observación.

Más allá de lo jurídico, esa inadecuada decisión basada en una equivocada interpretación, obviamente, iba a generar suspicacias de que podría obedecer a motivos subalternos y sería percibida como un desplante al presidente Sagasti. Ha sido un traspiés que pudo evitarse. Como reza el dicho, la mujer del César no solo debe ser honesta, debe también parecerlo.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.