Cusco: los otros cuestionamientos a empresa de López Aliaga

Consejeros no solo critican irrisorio alquiler por hotel Sanctuary Lodge, también por cobro de servicios higiénicos en la ciudadela y uso de bocatoma.

Hotel. Se encuentra en la ciudadela y lo gestiona Belmond.
Hotel. Se encuentra en la ciudadela y lo gestiona Belmond.
LR Sur

Para los consejeros regionales de Cusco, María Becerra, Cristian López y Jorge Segura, hay una dilación en el proceso contra la empresa Belmond que administra el hotel Sanctuary Lodge en la ciudadela de Machupicchu.

Cuestionan la efectividad de la procuraduría en el trámite de recuperar la propiedad donde funciona el hotel, cuyo accionista es el excandidato Rafael López Aliaga y sus socios.

Además de la irregularidad en la adenda que amplía la concesión hasta el 2025, ellos reclaman la revisión completa del contrato que permite el funcionamiento del hotel Sanctuary Lodge en Machupicchu.

“Hasta ahora no tenemos nada claro. Se persigue la nulidad de la adenda en el Poder Judicial, pero qué hay del lucro que comete la empresa con los servicios higiénicos y la bocatoma de agua de la zona. El procurador nos dice que están revisando la documentación para ver si está en el contrato o no”, dijo Becerra.

Los legisladores otorgaron el plazo de un mes a la procuraduría regional para emitir su informe. Sospechan que la empresa vinculada a López Aliaga incumple con el contrato y amerita iniciar un arbitraje.

“No sabemos en qué condiciones se habrá considerado ese contrato, pero es escandaloso lo que hemos descubierto en una visita”, advierte la consejera.

Mencionó que Belmond también cobra por los servicios higiénicos, los únicos que existen en el Santuario de Machupicchu. Es decir, de uso casi obligatorio para los visitantes a la maravilla mundial.

“Hemos revisado el boletaje. En un solo día pueden reunir hasta 10.000 dólares por ese servicio. Con el dinero de los baños cumplen su pago al gobierno regional por la concesión. Nosotros teníamos entendido que si bien es cierto la infraestructura es parte de la concesión, la parte de los cobros no está especificado”, alegó.

Becerra también observó que la adenda no mencione nada sobre el uso que hace la empresa de una bocatoma de agua.