Comandante Pedro Rejas Tataje cuenta todo sobre sus vínculos con los Fujimori

Ficha clave. Vladimiro Montesinos lo llamaba secretamente desde la Base Naval porque sabía que el excomando Chavín de Huántar era un operador político muy cercano al expresidente Alberto Fujimori y a sus hijos Keiko y Kenji Fujimori, para quienes el exmilitar trabajó.

El negado. Los fujimoristas rechazan que Pedro Rejas fuera parte del círculo íntimo, pero el testimonio del comandante demuestra que era tan cercano que contaba con toda la confianza de Alberto Fujimori. Foto: difusión
El negado. Los fujimoristas rechazan que Pedro Rejas fuera parte del círculo íntimo, pero el testimonio del comandante demuestra que era tan cercano que contaba con toda la confianza de Alberto Fujimori. Foto: difusión
Doris Aguirre

En un intento por subestimar, desacreditar o ignorar las conversaciones clandestinas entre Vladimiro Montesinos y el comandante EP (r) Pedro Rejas Tataje, los fujimoristas relativizan las actividades de este como operador del expresidente Alberto Fujimori y de sus hijos Kenji y Keiko Fujimori. Rejas no solo ofreció un detallado relato de sus actividades políticas a favor de los Fujimori, sino que colgó en su Facebook fotografías que prueban su estrecho vínculo con estos desde hace más de 20 años. Esta es una de las poderosas razones por las que Montesinos lo llamó repetidas veces, a sabiendas de su vinculación con los Fujimori. Por la vía de Rejas, Montesinos pretendió sobornar a miembros del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para que actúen a favor de Keiko Fujimori.

“En primer lugar, nunca trabajé para el Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) ni para Montesinos. Por el contrario, Montesinos me hizo daño. En 1998, luego de participar exitosamente en la Operación Chavín de Huántar, me invitaron al retiro inexplicablemente. La noticia me chocó terriblemente. Y algunos medios como La República informaron en portada mi pase al retiro como un caso injusto. Después me enteraría, de primera mano, de que Montesinos me había invitado al retiro y que tenía el poder de decisión”, aseguró el comandante Rejas a La República.

Victoria. El comandante EP (r) Pedro Rejas Tataje el día de la liberación de los rehenes del MRTA. Foto: difusión

El primer contacto

Sin embargo, el pase al retiro fue revocado y Rejas siguió cumpliendo funciones en el Ejército hasta 2003, cuando pidió su baja del servicio. Interesado por la política, buscó incorporarse al partido fujimorista Sí Cumple. Se entrevistó con el entonces exsecretario de Alberto Fujimori, Carlos Orellana, quien lo despachó a La Libertad para que desplegara acciones proselitistas. Luego hizo lo mismo en Piura, Tumbes y Ayacucho, que conocía muy bien porque durante la guerra contra el terrorismo organizó con la población las autodefensas.

“En ese tiempo conocí a la periodista Rosario Enciso, quien manejaba la prensa del partido. En esas circunstancias, ella me sugirió que enviara a Alberto Fujimori, que se encontraba todavía en Japón, un video con un mensaje de aliento como comando Chavín de Huántar. Cuando se conocía que el expresidente viajaría a Chile, fuimos convocados al local partidario de Paseo Colón. Ahí estuvieron Martha Chávez, Carmen Losada, Luz Salgado, Luis Delgado Aparicio, entre otros. Poco después, Kenji Fujimori me dijo: ‘Belmont —así me decían los Fujimori—, he recibido un mensaje de mi viejo (Alberto Fujimori). Me ha dicho que te reúnas conmigo’. Y así fue, nos encontramos en la casa de Susana Higuchi, en San Borja. En ese encuentro, Kenji me indicó: ‘Mi viejo dice para que trabajes conmigo’. Efectivamente, así comenzó mi ingreso al círculo de los Fujimori”, relató en detalle Pedro Rejas.

“Nunca fui seguridad de Kenji Fujimori ni de nadie. Mi trabajo era esencialmente político”, aclaró Rejas.

Alberto Fujimori, informado por su hijo Kenji sobre las actividades de Rejas como operador político, y el simbolismo que implicaba haber pertenecido al Comando Chavín de Huántar, lo invitó a que lo visitara en Chile. El exmandatario lo tenía en mente para que preparara el terreno destinado a su retorno y proyectada postulación a la presidencia. Sin duda, era todo un reconocimiento a su lealtad al fujimorismo y al fundador y líder.

Cercanía. Fujimori en Chile en una de sus reuniones secretas con el comandante Pedro Rejas. Foto: difusión

Encuentros en la Diroes

Alberto Fujimori fue detenido en Chile el 7 de noviembre del 2005. Sin embargo, el 18 de mayo del 2006 la Corte Suprema de Chile le dio libertad bajo fianza hasta que se resolviera el pedido de extradición solicitado por el Estado peruano.

“Yo no sabía que Kenji le contaba a su padre todo lo que yo hacía por el partido. Ese mes de mayo, justamente, Kenji me invitó a Chile para encontrarnos con su padre. Cuando llegué estaban Keiko y su esposo, Mark Vito Villanella. Fujimori había preparado una parrilla. Estando con la familia Fujimori, le sugiero al expresidente que Kenji postule a la región de Lima. Y así fue, pero se lo bajaron en primera instancia. Desde ese día Fujimori empezó a llamarme desde Chile para trabajar en la elección de su hijo Kenji. ‘Usted va a manejar la postulación de Kenji’, me encomendó Fujimori”, relató el comandante Rejas.

“En diciembre del 2006, Kenji me llamó para viajar otra vez a Chile porque su padre quería pasar la Navidad conmigo. Mi viaje a Chile lo pagó el empresario Germán Kruger Espantoso. Lo que pensé que sería una estadía de unos días se prolongó hasta después del Año Nuevo del 2007 y estando con Fujimori le sugerí que creara un partido para sus hijos (Keiko y Kenji) y que regresara al Perú. Fujimori sabía que si volvía al país se iba preso. Fujimori siempre decía que su extradición sería rechazada porque tenía la palabra de los presidentes Alan García y Michelle Bachelet. Finalmente me encargó hacer el trabajo político en todo el país”, añadió Rejas.

Círculo. Pedro Rejas, la entonces enamorada de Kenji Fujimori y Alberto Fujimori en Chile. Foto: difusión

En casa de Keiko Fujimori

Una vez extraditado y recluido en el penal de la Diroes, el vínculo de Fujimori con Rejas continuó. Rejas visitaba mucho más al exdictador que sus hijos. Fujimori le confiaba tareas de operador político para las campañas de Keiko y Kenji Fujimori.

“Lo visitaba en la Diroes casi a diario y a veces ya no me registraban. Prácticamente vivía en la Diroes y estaba a órdenes de Fujimori”.

“En 2011, Alberto Fujimori me encomendó apoyar la campaña presidencial de Keiko Fujimori. Ella me invitó a su casa, donde nos reunimos Ana Vega, Pier Figari y Carlos Raffo. Sin embargo, ella prefirió trabajar solo con un círculo cerrado. Cuando perdió las elecciones, Alberto Fujimori se deprimió mucho. Y me pidió que de una vez trabajara por la campaña presidencial del 2016”, indicó Pedro Rejas.

Empero, al observar que Keiko Fujimori mantenía el mismo entorno de la campaña del 2011, decidió no participar.

Hasta que en diciembre del 2020, Kenji lo llamó para trabajar en con los productos de belleza Oriflame. Pero no avanzó nada porque se contagió con la COVID-19. El 23 de abril del 2021, Kenji Fujimori se comunicó nuevamente con Rejas y lo invitó a su casa de Miraflores.

“Kenji Fujimori fue directo y me dijo: ‘Vamos a regresar a los viejos tiempos. Tenemos que impedir que el comunismo avance’, me indicó aludiendo a la campaña de Pedro Castillo. Yo le dije: ‘Eso significa apoyar a Keiko, sabiendo que Keiko te clavó un puñal. Así que me respondió: ‘No te preocupes, Keiko ya se disculpó, contestó Kenji. Le sugerí que esa disculpa fuera pública. Y así fue. La disculpa se dio en el penal de Santa Mónica”, narró Rejas. Solo así aceptó sumarse a la campaña fujimorista.

Mientras coordinaba con Kenji Fujimori, con quien mantenía fluida comunicación en relación con la campaña de Keiko Fujimori, el comandante Pedro Rejas también recibía las llamadas de Vladimiro Montesinos. Según Rejas, al notar los propósitos ilegales del exasesor de Fujimori, grabó las conversaciones. No quería jugarse el pellejo por quien fue el responsable de su frustrado pase al retiro en 1999, sin respetar su condición de integrante del Comando Chavín de Huántar.

Operador. Fujimori encargó a Rejas la carrera política de Kenji. Foto: difusión

“No tiene ninguna relación conmigo”

El fujimorismo ha negado las vinculaciones de Pedro Rejas Tataje con Keiko Fujimori, no obstante el testimonio del militar en retiro y las fotografías que se publican en estas páginas.

Sin embargo, el fiscal José Domingo Pérez abrió una investigación preliminar a Keiko Fujimori porque las grabaciones de las conversaciones entre Vladimiro Montesinos y Pedro Rejas evidenciarían presuntos actos ilegales en la campaña fujimorista del 2021, como sucedió en las del 2011 y 2016.

Keiko Fujimori lo negó todo: “(El fiscal Pérez) me involucra por conversaciones con gente que no tiene ninguna relación conmigo”. Pero sí conoce a Rejas, con quien se reunió en su casa.

En el meollo. El comandante Pedro Rejas con Keiko y Kenji Fujimori en un acto proselitista. Foto: difusión

El dato

Experiencia. En 2014, Pedro Rejas postuló al Gobierno Regional de Ica por el Frente Cívico Libertad. Pero no logró ser elegido.

Otro intento. En 2016, en representación de Ica se lanzó como candidato de Alianza para el Progreso (APP). Tampoco obtuvo la victoria.

Lo último. Rejas sostiene que los encargos que le dio Vladimiro Montesinos para el equipo de campaña de Keiko Fujimori no llegó a transferirlos por presumir que había corrupción.

Rejas se comunicó con Montesinos en los 'vladiaudios'. Foto: composición/La República

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.