Ana María Vidal: “Sí hay caminos para tener una nueva Constitución”

La abogada también sostiene que para evitar una repartija, se requieren cambios en los procesos de elección de altas autoridades, como los magistrados del TC.

Procedimiento. Vidal dice que solo una resolución judicial levantaría la medida cautelar. Foto: Félix Contreras / La República
Procedimiento. Vidal dice que solo una resolución judicial levantaría la medida cautelar. Foto: Félix Contreras / La República
María Elena Castillo

La letrada Ana María Vidal señala que debe investigarse qué hay detrás del interés de los congresistas por nombrar a los miembros del Tribunal Constitucional (TC) antes de dejar el cargo. Advierte que para que no se repita la repartija más adelante, se debe cambiar la forma de elección, pero no parchando la Carta Magna, sino con una nueva.

¿Cómo entender que los congresistas no hayan acatado la medida cautelar?

Eso podría configurar delito porque han ido contra una resolución judicial. Hay que tener en cuenta que el TC será el que en última instancia resuelva casos muy graves. Hay antecedentes, como el caso de Alan García, que estaba siendo investigado por la Megacomisión. Se puso un amparo, el Congreso apeló, interpusieron otro, y se acató la resolución judicial sin dudar. Es incomprensible lo que está pasando ahora y solo se sustentaría en que hay un interés mucho más grande detrás, y eso se debe investigar.

Argumentan que son un poder independiente...

La Constitución señala que el Poder Judicial es el encargado de impartir justicia y proteger los derechos constitucionales vía las resoluciones judiciales y para eso está el control difuso. Nada está fuera de este mandato. El discurso de que hay entidades que están fuera del Estado de derecho es del que quieren salirse y violentarlo. La Constitución les da el control difuso a los jueces, y el concentrado a los magistrados del Tribunal Constitucional, para que velen por el ordenamiento del Estado, por eso es tan importante la elección de estos miembros.

La medida cautelar fue puesta para que el 7 y 8 de julio no elijan a los miembros del TC.

Hay un principio de formalismo, de qué es lo que se busca, cuál es la naturaleza del derecho de amparo. Hubo también un argumento de que la notificación era válida cuando llegaba de manera física y a los dos días, pero eso ya lo zanjó el TC en una sentencia del 2018, que lo que se busca es proteger el derecho. No puede haber un abuso del derecho. Los amparos son para no poner en riesgo derechos fundamentales.

Y al hacer públicas las resoluciones ¿se cae la cautelar?

No. Tiene que haber una resolución judicial.

¿Si continúan con el proceso pueden ser procesados?

Sí. Saben que estarían cometiendo delito, y eso para una persona cualquiera implica un mandato de detención y una investigación de la Fiscalía. A los congresistas les espera, por lo menos, una investigación de Fiscalía para ver si se habría configurado un delito.

Si pese a todo nombran algún miembro, ¿podría el TC no juramentarlo, como ocurrió hace dos años, pero ahora por haberse desacatado la resolución judicial?

Puede no hacerlo, tiene los argumentos jurídicos para no reconocer este acto ilegal.

¿Cómo hacer para evitar un nuevo intento de repartija?

Se tiene que pensar en cambiar este sistema de elección, que hasta la fecha ha podido resistir, pero no sabemos cuánto más. Necesitamos cambios en los procesos de elección de estas altas autoridades, como los magistrados del TC.

¿La Junta Nacional de Justicia (JNJ) podría evaluar a los candidatos para el TC?

Sí, pero tiene que ser un proceso de diálogo amplio con toda la población. Por ejemplo, el 25% de la población peruana es indígena y no está representada en el Congreso. También debería verse si se reconforma la JNJ y si se incorpora a representantes de poblaciones que nunca estarían allí bajo la actual Constitución. Desde que salimos de la dictadura de los 90 hemos reformado cositas, pero la crisis va más allá y se ha notado en estas elecciones en que, por un vacío político, un sector no quiere acatar las reglas, y está remeciendo la institucionalidad. Tiene que cambiar para que sea más sólido.

¿Habla de una nueva Constitución?

Sí, vía un proceso de una asamblea constituyente verdaderamente representativa.

¿Cómo hacerlo si no lo prevé la Carta Magna actual?

Hubo una norma, la 27600, que señalaba que se debía sacar la firma de Alberto Fujimori y se creaba una comisión para una nueva Constitución. Esta ley tuvo una demanda de inconstitucionalidad, en la cual el TC detalla cuáles serían los caminos para ir hacia una nueva Constitución. Sí hay caminos.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.