LO ÚLTIMO - Vacunación de jóvenes de 21 y 22 años inicia este lunes 27 de setiembre

Puno busca un aliado en palacio de gobierno para salir de la postergación de proyectos

Viejo conocido. Habitualmente esta región apoya postulantes de izquierda. Todo indica que ahora mirará hacia Lescano, un puneño de nacimiento.

La Republica
De retorno. Yonhy Lescano llegará a Puno para buscar el apoyo de los quechuas y aimaras.
Liubomir Fernández

Varios factores influirán para que el voto tradicionalmente de izquierda de la región Puno sea cosechado por el acciopopulista Yonhy Lescano.

El sociólogo Felipe Supo, recordó que hace años el altiplano se siente postergado y busca peso político para cristalizar sus grandes proyectos. Cree que en este punto Verónika Mendoza ni Pedro Castillo, de esta tendencia ideológica, le aseguran ello. Supo cree que por esta percepción ese voto migrará a Lescano, un puneño nato que tiene una trayectoria de abogado y catedrático en esa región.

En los últimos procesos electorales, Puno apoyó a postulantes inclinados a la izquierda. En 2016, Verónika obtuvo el primer lugar sacándole más de siete puntos a Keiko Fujimori. En el 2011 y 2006, arrasó Ollanta Humala.

Por su parte, Vicente Alanoca, antropólogo y catedrático universitario, dijo que un aspecto a favor de Mendoza, es que encarna la reivindicación de los marginados. Eso le ayudará, dijo, a retener las simpatías en los sectores rurales. Sin embargo, llevar candidatos al Congreso cuestionados no le ayudan. Uno de ellos Luis Butrón Castillo, exalcalde de Puno cuestionado por actos corruptos.

También cree que el exasesor del gobierno regional Roger Maquera le generan antivoto. Advirtió que debería desmarcarse de la agenda de las ONGs y acercarse más a las necesidades de la ciudadanía, aspecto que capitalizó Pedro Castillo.

Felipe Supo, consideró que Mendoza cosechará el voto de reivindicación y Pedro Castillo, captará adeptos de los sectores más contestatarios. Según el sociólogo, en medio, Yonhy Lescano, quedaría como la figura de la izquierda más moderada. Por supuesto la última palabra la tiene el elector.