Entre crisis sanitaria y política: los primeros 100 días del Gobierno de Sagasti

Andrea Abanto

Sagasti Hochhausler juró como presidente del Perú en un convulsionado contexto político, económico y sanitario. Foto: composición Fabrizio Oviedo/La República
Sagasti Hochhausler juró como presidente del Perú en un convulsionado contexto político, económico y sanitario. Foto: composición Fabrizio Oviedo/La República

Especialistas consideran que uno de los mayores aciertos es haber concretado la compra de la vacuna contra el coronavirus, pero aún se debe trabajar en la reactivación económica.

El presidente Francisco Sagasti asumió el cargo en un momento bastante agitado y crítico en el Perú, luego de una vacancia presidencial y de enfrentamientos constantes entre el Legislativo y el Ejecutivo.

Pero la tarea más grande que asumió el nuevo mandatario de transición fue hacerse cargo de la lucha contra una devastadora pandemia que ya había cobrado miles de vidas, además de la reactivación de la economía que registró una caída drástica en los indicadores de crecimiento, debido a la paralización de la mayoría de actividades comerciales a causa de la cuarentena por la COVID-19.

Especialistas coinciden que uno de los más grandes logros de su Gobierno dentro de estos primeros 100 días de gestión es haber concretado la llegada de las vacunas al país, pues con los primeros lotes y negociaciones ya se abrió un camino hacia la única salida de la pandemia.

Vacunas: el mayor acierto del Gobierno de transición

Así lo indicó el médico investigador César Ugarte, quien reconoció el arribo de las dosis de Sinopharm en medio de todos los conflictos que se arrastraban de la gestión anterior.

“El hecho de que se haya empezado la vacunación con todos los problemas que se tiene, yo creo que ha sido un gran acierto del Gobierno y eso se le reconoce. La forma en la que ha tenido que negociar con todos los problemas que ya tenían por el Gobierno anterior, creo que ya más o menos lo está solucionando”, declaró a La República.

Similar opinión tuvo el politólogo Luis Benavente, y agregó que “en aras de la transparencia”, el Gobierno también debería dar a conocer el precio de las vacunas que está negociando.

Este Gobierno ha actuado rápido respecto a las vacunas, ha comprado algo y ya tiene compromisos para más. La vacuna es la única esperanza para la pandemia, no hay otra y eso es un camino ya iniciado por el Gobierno”, dijo a este medio.

El economista Javier Zúñiga no considera que esté del todo clara la información que se presenta respecto a la adquisición de las vacunas contra el coronavirus.

“Yo creo que dan la impresión, pero no concretan el tema de la vacuna, tiene que hacerse sí o sí (...). Sale el presidente y dice que ha firmado, se le ve una persona buena gente, pero no concreta”, indicó a La República.

Faltan esfuerzos para reactivar la economía

Zuñiga afirmó que la decisión de nombrar a Waldo Mendoza como ministro de Economía y Finanzas fue acertada, pero que se han realizado pocos esfuerzos para recuperar la economía.

No se le ha dado especial importancia al tema de la economía. Yo creo que pudo haber permitido que algunos sectores como el de alojamiento y restaurantes hubieran tenido una participación mayor, el resultado hubiera sido distinto. El año pasado ese sector ha perdido el 51%, por lo tanto lo ha colocado en una situación muy difícil”, sostuvo.

Esta paralización va ligada directamente a la orden de un aislamiento total, cuestión que el economista criticó alegando que esa medida se puede tomar si fuéramos un país que goza de recursos económicos.

“Yo no creo que un país chiquito como este se pueda dar el lujo de hacer una cuarentena y tener cerrado a una serie de sectores que el año pasado han tenido una situación de pérdida escandalosa”, refirió.

Asimismo, Javier Zúñiga añadió que es “muy peligroso” tomar esta medida en un país pobre, que ya no le queda recursos para subsidiar a sus pobladores. Para ello se debería tener otro tipo de criterio, pues consideró que la cuarentena solo agrava la situación en el sector transporte, restaurantes, alojamiento y construcción.

Cuarentena debería continuar

A diferencia del economista, el galeno César Ugarte consideró que la cuarentena debería continuar debido a que no hay ningún indicador de que los casos de COVID-19 han disminuido, y en dos semanas la situación se podría poner peor. Opinó también que la decisión tomada fue “por presión de grupos económicos”.

“Centros comerciales, ¿para qué?, restaurantes, ¿para qué? Si yo me tengo que bajar la mascarilla para consumir, se ha demostrado que los sitios en los que más contagios ocurre es en los restaurantes porque bajan las mascarillas”, manifestó.

En esa línea, señaló que si ya no se desea continuar con el aislamiento social obligatorio, se debería acelerar la vacunación. Al haber mucha demanda de la vacuna y poca producción, Ugarte cree que se debe realizar de forma estratégica.

“¿Por qué han puesto a los adultos mayores en la segunda fase cuando tienes que ponerlos en la primera?, está demostrado en todas partes que la tasa de mortalidad es mayor en esta gente. Si se saca el grupo que generalmente va mal, se van a liberar camas UCI, se va a liberar oxígeno”, comentó.

A inicios de febrero, la primera ministra, Violeta Bermúdez, aclaró que no se podía culpar al actual Gobierno de los problemas estructurales del sistema de Salud, lo cual les impedía avanzar más respecto a la lucha contra la pandemia. Ugarte está de acuerdo con eso.

“Para entrenar a un médico en UCI se necesitan entre 3 a 5 años, y ahorita no hay. A veces me da mucha pena y a veces cólera de que algunos políticos se estén quejando, pero cuando fueron Gobierno no hicieron nada para favorecer al sector. Se podrían haber hecho cosas mejores, pero plantas de oxígeno no se construyen de un día para otro (...), en enero y febrero estamos observando los resultados de las decisiones que no se tomaron en el Gobierno anterior”, expresó.

Respuesta frente a la crisis política

El Gobierno del mandatario ha sido criticado por no dar una respuesta política firme ante los constantes ataques y provocaciones desde el Congreso, además de su aparente falta de liderazgo y problemas para comunicar sus mensajes.

Creo que falta un poco de liderazgo a este Gobierno, no se ha visto ministros conduciendo al país, informando las decisiones que se toman de manera oportuna, no ha habido esa sintonía que tiene que ver de parte de un líder. Sagasti se ponía un poco lírico con sus poesías cuando el país se estaba hundiendo con la muerte y el desempleo, no era lo más oportuno”, estimó el analista político Luis Benavente.

No obstante, celebró la celeridad para desvincularse de los malos elementos cuando se destapó el caso Vacunagate, respecto a la exministra de Salud Pilar Mazzetti y la excanciller Elizabeth Astete.

“Fue un tema adecuadamente manejado más allá de la decepción que significaba (...), tuvo una respuesta rápida y eficiente al desmarcarse”, aseguró.

Benavente también valoró la transparencia del Gobierno de transición, al sincerar el número de fallecidos.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.