El Tribunal Constitucional que mantuvo la incertidumbre en plena crisis política

José Astete

JoseAstete168

29 Dic 2020 | 22:05 h
El Congreso de la República se encarga de escoger a los nuevos miembros del Tribunal Constitucional. Foto: composición de Giselle Ramos/La República
El Congreso de la República se encarga de escoger a los nuevos miembros del Tribunal Constitucional. Foto: composición de Giselle Ramos/La República

La entidad, que usó el Ejecutivo como argumento para la disolución del Congreso en 2019, mantiene a miembros con cargos vencidos. El actual Parlamento busca elegir a nuevos magistrados, a pesar de posibles conflictos de interés.

La incertidumbre que mantuvo el Tribunal Constitucional (TC) al no esclarecer el motivo de la vacancia presidencial a Martín Vizcarra se sumó a que el Congreso de la República no logró seleccionar a los nuevos magistrados de esta entidad. Este concurso que busca elegir a los nuevos tribunos fue duramente criticado por los mismos legisladores que integraban la comisión encargada de realizarlo.

Sin embargo, este proceso tiene como punto de partida el 2019, específicamente el 29 de setiembre. Dicho día llegó al Legislativo un proyecto de ley planteado por el Gobierno para cambiar el sistema de elección de los magistrados del TC, lo que posteriormente sería una causal de la disolución del Congreso.

Dicha iniciativa del Ejecutivo arribó al Parlamento cuando este realizaba el proceso de la selección de los tribunos, el mismo que había sido cuestionado en repetidas ocasiones por ser una alianza entre fujimoristas y apristas para liberar a Keiko Fujimori, quien fue encarcelada de manera preventiva mientras era investigada por lavado de activos.

Solo un día después, el entonces primer ministro, Salvador del Solar, acudió al Congreso a presentar un pedido de cuestión de confianza. Inmediatamente, la legisladora Indira Huilca planteó que se postergue la elección de magistrados al TC y se debata dicha cuestión de confianza. Esta fue rechaza por mayoría, lo que provocó que Del Solar renunciara a su cargo y el expresidente Martín Vizcarra disolviera el Parlamento.

Vizcarra disolvió el anterior Congreso de la República el 30 de setiembre de 2019 Foto: Jorge Cerdan/La República

Congreso aprueba norma para elección de magistrados

Más de un año después, a mediados del último octubre, el Congreso actual aprobó el reglamento para el concurso público, en medio de discusiones, pues el dictamen había sido entregado pocas horas antes de ser puesto a debate, lo que provocó que diversos parlamentarios se quejaran por no tener el tiempo suficiente de revisarlo por completo.

El presidente de la República de transición, Francisco Sagasti, quien en aquel entonces era parte de la bancada del Partido Morado, solicitó que el texto pase a un cuarto intermedio para que los congresistas puedan revisarlo con más detenimiento. Sin embargo, la mayoría de legisladores desestimó el pedido.

Dentro del documento aprobado, uno de los puntos más cuestionados por entidades como Transparencia, Servir, la Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo fue sobre la “solvencia e idoneidad moral”, la cual establece que un postulante puede ser apto solo obteniendo 2 puntos de 12, lo cual no garantiza que realmente cumpla con este requisito.

Pese a ello, este dictamen fue oficializado y así comenzó el camino para elegir a los nuevos magistrados, el cual a la fecha aún no ha finalizado y se ha visto envuelto en cuestionamientos, como la mayoría de decisiones que ha tomado nuestro Parlamento.

Congreso aprobó el reglamento para el concurso público para seleccionar a los magistrados del TC el último octubre. Foto: difusión

Cuestionada selección de tribunos

El último 21 de octubre fue la fecha de inicio para el concurso público para la selección de candidatos a magistrados del Tribunal Constitucional. Finalmente, fueron 65 los que se presentaron, pero una vez más el proceso de exclusión de los aspirantes a magistrados por el Congreso fue criticado y puesto en tela de juicio. Esta vez, por los mismos miembros de la comisión parlamentaria encargada de cumplir la función seleccionadora.

A principios de noviembre, la Comisión Especial para la selección de miembros del TC excluyó a 35 de los 65 postulantes por presunto incumplimiento en la presentación de requisitos formales. En solo dos horas, y durante una sesión virtual, los congresistas de este grupo de trabajo sometieron a votación y aprobaron la lista final de aptos y excluidos del proceso.

A ello se le sumaron las quejas de los candidatos, quienes manifestaron una falta de rigurosidad en la investigación realizada por los encargados de la evaluación.

Un claro ejemplo es el de seis participantes, a quienes este grupo de trabajo parlamentario señaló que no tenían título registrado en la Sunedu. Fuentes de este organismo informaron a La República que la falta del registro no significa que el título no exista. Es así que se supo que los títulos de varios de ellos son de los años 70 u 80, cuando el marco legal de la relación era distinto.

La Comisión TC fue cuestionada por la exclusión de 35 de los 65 postulantes. Foto: Congreso

Vacancia a Vizcarra y salida de miembros de la comisión

Las constantes quejas por parte de congresistas como Gino Costa y Rocío Silva Santiesteban, debido a la polémica exclusión de los postulantes, coincidió con la vacancia presidencial a Martín Vizcarra, la cual fue gestada por el Congreso de la República, debido a una supuesta “incapacidad moral permanente” del exmandatario.

La destitución a Vizcarra fue a causa de un investigación que le realiza la fiscalía por haber recibido presuntos pagos ilícitos de empresas para dar la buena pro a obras cuando era gobernador de Moquegua.

Esto, sumado a las marchas contra la asunción ilegítima de Manuel Merino a la Presidencia de la República, todos los partidos que orquestaron el golpe de Estado, y a las cuestionadas exclusiones de candidatos a ser tribunos del TC, fueron los motivos por los que las bancadas de Somos Perú, Partido Morado, Frente Amplio y Alianza para el Progreso sacaron a sus representantes de la comisión.

Del mismo modo, algunos de estos grupos parlamentarios aludieron a que tendría que ser el próximo Congreso, que será elegido en las elecciones de abril de 2021, el que se encargue de escoger a los nuevos magistrados.

Pese a ello, el presidente de la Comisión TC, Rolando Ruíz, ha solicitado en diversas ocasiones que se reanude este proceso de selección. En diálogo con Andina, Ruíz precisó que necesitan la autorización del Congreso para poder continuar con la actividad de selección, ya que ellos no tienen facultades para decidir al respecto.

Rolando Ruíz es el presidente de la Comisión Especial encargada de escoger a los nuevos magistrados del TC. Foto: difusión

Próximo Congreso tendría que escoger a miembros del TC

En la misma línea de lo que solicitaron algunos legisladores, la politóloga Marylía Cruz consideró que debería ser el siguiente Parlamento el que asuma la responsabilidad de escoger a los magistrados del Tribunal Constitucional.

“Considero que es necesario que la elección del TC sea una en la que se decida todo el proceso de transparencia y reglas que aseguren la independencia de sus miembros, por ello considero que el próximo Congreso es el que debería asumir esa tarea”, explicó Cruz en diálogo con La República.

Asimismo, enfatizó en que el actual es un Congreso deslegitimizado, lo que no asegura la transparencia en este proceso. Ello debido a que hay miembros en esta comisión que están siendo investigados por el Ministerio Público.

“La prisa en la elección de los miembros sería contrarrestar esta transparencia, este seguimiento de reglas de candidatos que se tendría que hacer. Aparte este Congreso esta deslegitimizado, eso es algo que no asegura esta transparencia, pues tenemos congresistas dentro de esta comisión que tienen procesos en el Ministerio Público, con investigaciones”, añadió.

TC sobre destitución de Vizcarra

Entre setiembre y octubre, el Parlamento presentó dos mociones de vacancia contra Martín Vizcarra Cornejo, con la figura de “incapacidad moral permanente”. En ambas ocasiones, el Ejecutivo interpuso una demanda competencial ante el TC en contra de esta medida.

El Congreso tenía hasta el 11 de noviembre para entregar su respuesta frente al conflicto por la demanda, pero el 9 de ese mes decidieron destituir a Vizcarra de su cargo como jefe de Estado.

Tras la renuncia del congresista acciopopulista Manuel Merino al Gobierno de facto y la asunción de Francisco Sagasti como presidente de transición, el TC por fin se pronunció sobre la vacancia presidencial orquestada de manera ilegítima por el Legislativo.

El último 19 de noviembre, los magistrados de la máxima entidad que interpretan la constitución declararon improcedente la demanda competencial sobre la vacancia. De este modo, decidieron no delimitar las interpretaciones de la “incapacidad moral permanente” como causal para la destitución de un presidente de la República.

El TC declaró improcedente la demanda competencial sobre la vacancia de Martín Vizcarra Foto: La República

Es decir, los congresistas podrán seguir utilizando esta figura para destituir a cualquier jefe de Estado, con la interpretación que ellos consideren correcta.

Los tribunos que votaron a favor de declarar improcedente esta demanda fueron Ernesto Blume, José Luis Sardón, Augusto Ferrero Costa y Manuel Miranda. Su argumento fue la de “sustracción de la materia”, al señalar que Vizcarra ya había sido destituido, por lo que los hechos cuestionados ya habían sido consumados.

TC decepcionó a la población

La decisión tomada causó que la población cuestione a los tribunos, pues pedían que se pronuncien claramente sobre esta medida tomada por el Parlamento y brinden una definición clara de lo que es, para que así no sea utilizada indebidamente en un futuro.

Marylía Cruz aseguró que el Tribunal Constitucional no estuvo a la altura, pues era importante que le den una guía a los ciudadanos.

Creo que no estuvieron a la altura. Era importante que siendo el TC, la máxima entidad que interpreta la constitución, nos dé una guía a los ciudadanos. El no hacerlo y el no pronunciarse claramente hace que más allá del término de la vacancia, como ciudadanos no sintamos que el TC realmente está cumpliendo la función que debería”, manifestó.

“Si bien el TC pudo haberse pronunciado si la interpretación (de la incapacidad moral permanente) fue correcta o no fue correcta, era necesaria esa interpretación y no se dio”, agregó.

La ciudadanía criticó al TC al no delimitar no delimitar las interpretaciones de la “incapacidad moral permanente” como causal para la destitución de un presidente de la República. Foto: difusión

Además, la politóloga explicó que esto genera inestabilidad para los futuros procesos, debido a que el próximo julio va a haber un nuevo mandatario y un nuevo Congreso.

“No sabemos cuán inestable va a ser la institución de la Presidencia, es algo que se tenía que haber cuidado bastante (...) Si nosotros vemos esta institución en los últimos cinco años, es realmente lamentable porque por una excusa menor, sin un proceso, puedan sacar fácilmente a un presidente”, sostuvo Cruz.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.