LO ÚLTIMO - Pleno aprueba acusar y suspender a Edgar Alarcón de sus funciones de congresista

Las peligrosas declaraciones de Flores-Aráoz que minimizan la protesta ciudadana

Alexis Revollé

agrevolle

Ántero Flores-Aráoz juramentó el miércoles como primer ministro del gobierno de Merino. (Foto: Presidencia de la República)
Ántero Flores-Aráoz juramentó el miércoles como primer ministro del gobierno de Merino. (Foto: Presidencia de la República)

“Alguien las está azuzando”, dijo el nuevo primer ministro al ser preguntado sobre las marchas multitudinarias que se registran en los últimos días. Especialistas sugieren que esta postura pone en riesgo el ejercicio de representación popular.

Cuando Ántero Flores-Aráoz fue cuestionado sobre las protestas ciudadanas que han tomado las calles en los últimos días, su respuesta se resumió a una frase. “Alguien las está azuzando”, afirmó el abogado el último miércoles, minutos antes de asistir a Palacio de Gobierno para jurar como primer ministro de Manuel Merino. Más allá de las reacciones que generó esta declaración, sus palabras evidenciaban que, para él, quienes forman parte de las marchas contra el golpe de Estado no lo hacen por decisión propia sino, más bien, siguiendo las órdenes de una figura específica. ¿De quién? El premier no supo responder.

Uno de los momentos más recordados del largo recorrido político de Flores-Aráoz fue su participación en el gabinete del expresidente Alan García entre 2007 y 2009. Entonces fungió como ministro de Defensa, papel por el que hasta hoy es cuestionado debido a la actuación que tuvo el Gobierno de turno frente al Baguazo. En ese momento, hace más de 11 años, otra integrante de aquel gabinete, Mercedes Cabanillas, declaró que las protestas en Bagua eran azuzadas por “grupos radicales”, a los que definió como “violentistas”. Un movimiento muy similar al que realizó en las últimas horas el nuevo premier.

¿Es esta una manera ya conocida de hacer política en el Perú? ¿De dónde viene ese discurso que pretende desconocer la autonomía de quienes salen a alzar su voz contra lo que consideran injusto? Las multitudinarias manifestaciones que se han visto —y que continúan planificándose— desde que se concretó la vacancia de Martín Vizcarra dan cuenta de un rechazo rotundo hacia quienes han tomado el poder político. Sin embargo, Ántero Flores-Aráoz se mostró convencido de que estos actos no constituyen una indignación real.

Lazy loaded component

Representación en riesgo

"No hay ningún grupo político ni organismo nacional que sea capaz de promover una manifestación en 24 departamentos simultáneamente. Eso solo pueden hacerlo quienes han provocado un acto que es rechazado por toda la ciudadanía. Por eso es una torpeza pretender que hay azuzadores, salvo que alguien crea que hay alguna organización que tiene presencia en todo el país. Pero es una buena manera de conocer al premier que haya empezado criminalizando la protesta. No hay que olvidar su comportamiento anterior, que fue ministro durante el Baguazo y lo que opina de la gente. Hay que recordar sus declaraciones sobre el TLC, cuando dijo que no había que consultar con las llamas y con las vicuñas”, advierte el sociólogo e historiador Nelson Manrique.

En efecto, durante las últimas 48 horas miles de ciudadanos han hecho sentir su indignación en diversos puntos del país. Pese a todo, este jueves fue Merino de Lama quien reafirmó la posición del nuevo Gobierno frente a los reclamos populares. “Un acto de descomunicación con la población te genera zozobra, eso se va a tranquilizar en el más corto plazo, entendemos la situación difícil que atraviesa el país como Estado”, declaró a una radio colombiana.

De nuevo, un discurso que se condice con las palabras de Flores-Aráoz. Mientras Merino de Lama cataloga las protestas como un suceso pasajero, su primer ministro les resta autonomía. Una postura que, según la politóloga Paula Távara, constituye un peligro para el propio ejercicio de representación que estos mismos políticos están llamados a realizar.

“En términos de autoridad política es irresponsable decir una cosa como esa, porque generas en la ciudadanía la percepción de que hay una especie de mano negra cuando lo que hay es un descontento popular. Yo diría incluso de una ancha base de la ciudadanía, que no siempre se manifiesta. Y creo además que es negarse a ver la realidad. Si ellos mismos están planteando volver a la calma, negarte a ver lo que está pasando es más bien negarte a cumplir tu tarea de representación”, remarca.

¿Quiénes son los azuzadores?

Tras afirmar que las protestas están siendo “azuzadas”, a Ántero Flores-Aráoz le preguntaron quién estaría detrás de ello. “No lo sé”, contestó en el acto. Horas más tarde ya era el nuevo primer ministro y anunció que los nombres de su gabinete se conocerían al día siguiente, es decir este jueves. En medio de la coyuntura y los actos protocolares, la duda quedó en el aire. Nunca se explicó quién estaría, según su lógica, detrás de las marchas.

“Yo estoy de acuerdo con el premier Flores-Aráoz en que se está azuzando la movilización y el primer azuzador es el señor Merino de Lama. Él y los usurpadores que han dado un golpe de Estado. Esos son los verdaderos azuzadores, y creo que es hora de responsabilizarlos de las consecuencias”, sostiene Manrique.

Los especialistas coinciden en que este tipo de declaraciones pueden tener un efecto contrario y terminar por exacerbar aún más los conflictos. Si la intención del premier era minimizar las protestas, lo que se ha suscitado es en cambio la reacción de un numero cada vez más amplio de ciudadanos dispuestos a manifestarse.

“Creo que esta manera de hacer política, que criminaliza la protesta, lleva a la ciudadanía a indignarse más. Pero además creo que nos lleva a dividir aún más a un país que ya está polarizado. Es indicativo de una clase política que está muy distante de lo que buena parte de la ciudadanía está sintiendo. Entonces alejar a la ciudadanía todavía más de sus representantes nos coloca en una posición de crisis muy grave con miras al 11 de abril”, señala Távara.

Señales preocupantes

La politóloga, asimismo, recuerda que en el discurso de Flores-Aráoz se hacen notar ciertos elementos de una visión poco receptiva con las demandas populares. “En unas declaraciones a Canal N, cuando le preguntan sobre si la población rechazaba que el congreso designara a los miembros del TC, él dijo: ‘¿qué tiene que ver la población en esto?’. Eso es particularmente importante porque es negar que la democracia no se acaba cuando votamos, que la democracia es que nuestros representantes estén escuchando lo que las ciudadanas y los ciudadanos exigimos”, observa.

Otro aspecto que se encuentra en peligro sería la representación de género. Para Távara, las características de un político tradicional como el nuevo premier no son alentadoras en ese sentido.

“Creo que una preocupación que compartimos las mujeres es que tanto el premier como el señor Merino han tenido, en distintos momentos, actitudes que no nos permiten tener la seguridad de que se vayan a seguir impulsando medidas de igualdad, de equidad y de paridad que hemos empujado en estos años. Yo no sé si podemos esperar un gabinete paritario para la juramentación del día de hoy. Diera la impresión de que no”, concluye.

Mientras tanto, en horas recientes se ha confirmado la convocatoria para nuevas movilizaciones en Lima, Piura, Cusco, Tumbes, Arequipa, Loreto, Moquegua, La Libertad y otras regiones del país. Se espera que se lleven a cabo a partir de la tarde y que no se repitan las escenas de violencia policial que se reportaron la noche del último martes.

Ántero Flores-Aráoz, últimas noticias: