Ántero Flores-Aráoz aboga por universidades no licenciadas

María Elena Hidalgo

mhidalgo1973

12 Nov 2020 | 3:13 h
Telesup, la universidad de José Luna Gálvez, no solo es cliente del estudio de Flores-Aráoz, sino también lo reconoció como Doctor Honoris Causa hace muy poco. Foto: composición / La República
Telesup, la universidad de José Luna Gálvez, no solo es cliente del estudio de Flores-Aráoz, sino también lo reconoció como Doctor Honoris Causa hace muy poco. Foto: composición / La República

Vasos comunicantes. Su estudio de abogados defiende a la Universidad Privada Telesup, y un letrado del mismo, Luis Alfonso Morey –ahora con licencia–, se hace cargo de los casos de José Luna Gálvez y su hijo el congresista José Luna Morales.

Pocas horas antes de jurar como primer ministro, el propio Ántero Flores-Aráoz confirmó su posición a favor de que se le ofrezca ''una segunda oportunidad'' a las universidades que no fueron licenciadas por la Sunedu debido a gravísimas irregularidades, entre ellas la Universidad Privada Telesup, de propiedad de José Luna Gálvez, líder de Podemos. “Personalmente opino que tiene que haber una igualdad entre las (universidades) privadas y las públicas”, dijo: “¿Por qué a unas se les da una segunda oportunidad y por qué no a las otras?”.

El punto de vista de Flores-Aráoz encaja perfectamente con las bancadas que promovieron la vacancia de Martín Vizcarra y que buscan la reactivación de las universidades suspendidas por la Sunedu. De hecho, el estudio de abogados de Flores-Aráoz defiende a la Universidad Privada Telesup en un proceso cautelar con la intención de alcanzar la reapertura.

El estudio de abogados de Ántero Flores-Aráoz defiende a la Universidad Telesup, de la familia Luna, que no obtuvo el licenciamiento de la Sunedu. Foto: La República

“Felicitaciones Ántero Flores-Aráoz. ¡Viva el Perú!”, se apuró en tuitear desde su cuenta personal el abogado Luis Alfonso Morey, ni bien se confirmó quién estaría al frente del primer gabinete de Manuel Merino. Morey trabajó en el Estudio de Flores-Aráoz, entre cuyos clientes se encuentra Telesup.

Ahora Morey (ver nota aparte) se encarga de la defensa de José Luna Gálvez y de su hijo José Luna Morales, investigados por sus presuntos vínculos con el caso Lava Jato y con una organización que infiltró la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE).

Justamente, el 20 de octubre del 2019, la procuraduría de la Sunedu denunció penalmente por difamación agravada a José Luna Gálvez y su abogado Luis Alfonso Morey, por expresar en los medios imputaciones contra los directivos de la institución.

Repartición de intereses

Aunque Ántero Flores-Aráoz afirmó que la revisión de la denegatoria del licenciamiento a algunas universidades “no es el tema de estos meses”, fuentes de la Sunedu dijeron que sus comentarios son '"preocupantes" porque implican “abrir una puerta a quienes desde el Congreso pretenden de distintas formas darles una ‘oportunidad’ a las universidades no licenciadas, cuando tuvieron varios años para cumplir con las leyes”. Los temores son fundados.

Fuentes de La República que participaron en las negociaciones previas a la votación sobre la vacancia de Vizcarra confirmaron que Podemos propuso a Flores-Aráoz como primer ministro, cuyo estudio de abogados asesora a la Universidad Privada Telesup en su intento de conseguir la reactivación. Los vínculos de Flores-Aráoz con Luna Gálvez son tan estrechos que el 11 de febrero del 2019, las autoridades de la Universidad Privada Telesup lo reconocieron como Doctor Honoris Causa de dicha casa de estudios.

Flores-Aráoz tiene una estrecha relación con José Luna Gálvez, quien fue recientemente detenido por el caso Los Gángsters de la Política. Foto: La República

“Merino consiguió los votos el lunes. Hicieron reuniones y comenzaron a proyectar los votos. Acordaron formar un gabinete de ‘amplia base’ con ministros colocados por las bancadas. Incluso se soltaron algunos nombres. Es ahí cuando sale a relucir Ántero Flores-Aráoz. Pero cuando los medios y las redes comienzan a mencionar la existencia de una ‘repartija’, se echaron para atrás con la fórmula de designar a los ministros'', indicaron las fuentes.

''Todas las reuniones fueron en el despacho del presidente del Congreso, Manuel Merino. No fue en la Junta de Portavoces. Así Merino sumó los votos que quería”, señalaron las fuentes consultadas.

En una demostración de que existieron acuerdos con algunos congresistas, a quienes se les hizo promesas a cambio de sus votos a favor de la vacancia de Vizcarra, el partido Somos Perú separó de su bancada a los legisladores Grimaldo Vásquez, Mariano Yupanqui, Betto Barrionuevo y Felícita Tocto. “Les ofrecieron ministerios y aceptaron, no obstante que en Somos Perú se acordó que nadie participaría en el gabinete de Manuel Merino”, dijeron a este diario fuentes del partido que fundó Alberto Andrade.

Juntas conocidas

“Perú: Nuevo primer ministro renunció por masacre en 2009”, tituló la agencia de noticias Associated Press (AP) al recordar que la represión policial a una protesta indígena que se saldó con 34 fallecidos, episodio conocido como el ‘Baguazo', motivó la dimisión de Flores-Aráoz como ministro de Defensa del segundo gobierno de Alan García. En el documental La espera, sobre estos hechos de sangre, le dijo al director Fernando Vílchez: “Yo no veo un sentimiento antinativo. (...) El Perú ha tenido muchas limitaciones presupuestales durante décadas. Entonces, decir ‘los pueblos olvidados del Perú’ (como los indígenas), ¡no me jodan!”.

Cabeza visible de Coordinadora Republicana, un colectivo conservador entre cuyos integrantes se encuentran los notorios dirigentes de Con Mis Hijos No Te Metas (CMHNTM), Beatriz Mejía, José Linares y Christian Rosas; y el exvocal supremo fujimorista Javier Villa Stein; Flores-Aráoz también ha sido sorprendido con declaraciones de corte discriminatorio.

El periodista y analista Ramiro Escobar relató el incidente que ocurrió cuando abordó al ahora primer ministro:

El jueves primero de junio del 2006, apenas tres días antes de nuestra turbulenta segunda vuelta, el congresista Ántero Flores-Aráoz me recibió en su oficina del Congreso de la República, llena de cuadros de caricaturas de él mismo, para contestar algunas preguntas acerca del TLC. Uno de los temas era la iniciativa planteada por un grupo de ciudadanos para que el Congreso convoque a referéndum sobre el TLC. Mientras Omar Rubina preparaba la cámara, se produjo entre él y yo el siguiente diálogo…

– ¿Y usted cree, congresista, que debe aprobarse el referéndum sobre el TLC?

– Noooo, ¿le vas a preguntar a las llamas y vicuñas sobre el TLC?

– ¿Cómo?? ¿A quién se refiere con “llamas” y “vicuñas”?? Eso es insultante.

– Te parecerá insultante, pues, pero…

– ¿Cómo se puede referir como “llamas y vicuñas” a la gente?? Es insultante.

– Bueno, es tu opinión, si no te gusta, me voy. Esa es mi opinión. Un tema técnico no les puedes preguntar. Es una barbaridad. No les puedes preguntar a toda la ciudadanía. Al que no sabe leer y escribir, no le vas a preguntar eso…

– No los puede llamar “llamas y vicuñas”, señor.

– No lo estoy haciendo en el micro.

– No, pero igual es insultante. Me está agrediendo a mí y a numerosos compatriotas. (...) Esperamos una disculpa pública del doctor Flores-Aráoz... Pero más que eso esperamos que este escandaloso episodio lo llame a la reflexión, a la sacudida moral. No se puede hacer política en el Perú con esas ideas, con esos sentimientos. No se puede ni se debe. La exclusión tiene varios rostros y uno de ellos, penoso, es el lenguaje del desprecio.

La designación de Ántero Flores-Aráoz como presidente del Consejo de Ministros no sería una casualidad.

Pero hay otras relaciones controversiales. Flores-Aráoz fue representante de la desaparecida Asociación Nacional de Rectores (ANR), cuando estuvo presidida por Orlando Velásquez Benites, quien luego sería nombrado titular del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM). Hoy Velásquez es uno de los imputados por el caso de Los Cuellos Blancos del Puerto.

Además, Domingo García Belaunde, abogado del estudio de Flores-Aráoz, asesoró a la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, cuando era rector Luis Cervantes Liñán. A Cervantes se le atribuye el presunto mal uso de 77 millones de soles de los activos de dicho claustro universitario.

En julio de este año, la Sunedu inició un proceso sancionador contra la mencionada universidad por no haber suspendido como rector a Cervantes y ejercer subrepticiamente dicho cargo.

Por todo esto, la designación de Flores-Aráoz no es una casualidad.

El dato

Razón. ''Mi defensa de los Luna (José Luna Gálvez y José Luna Morales) consiste en acreditar que se ha producido un tratamiento discriminatorio contra esta familia'', dijo Luis Morey.

Motivo. ''Debido a la denuncia que me interpuso Sunedu, consideré que lo más idóneo para no perjudicar al estudio (Flores-Aráoz) fue solicitar licencia para ejercer la defensa", añadió.

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.