Frepap no sabe si tendrá candidato presidencial, pero descarta alianzas

Alexandra  Ampuero

alexandra.ampuero@glr.pe rajesdeloficio

22 Oct 2020 | 4:49 h
Dudas. Aún es un enigma el modo de hacer política del Frepap.

Más dudas que certezas. El partido israelita participará en una elección general después de 10 años y todo indica que lo hará solo para tener presencia en el Legislativo. Lo único concreto es que todos los candidatos serán militantes de base de su partido.

La sorpresa política en las elecciones del 2020 y la intriga política para las elecciones 2021. El partido fundado hace 31 años por Ezequiel Ataucusi Gamonal llegará a la contienda nacional con hermetismo y suspicacia. Al cierre de esta nota, aún no definen si el candidato natural, Jonás Ataucusi, postulará a la presidencia o si el partido solo mandará plancha congresal.

La única certeza que se tiene hasta ahora del partido y su futuro electoral es que todos sus candidatos serán militantes del Frepap, provendrán de sus bases. Su portavoz, la congresista María Teresa Céspedes, aseguró que la agrupación no tendrá invitados ni hará alianzas para las Elecciones Generales del 2021, en diálogo a inicios de mes con la Agencia Andina.

La congresista sostuvo que esa decisión se debe a que “los candidatos se van preparando desde jóvenes” y “de esa manera van adquiriendo la mística del servicio al país sin pensar en intereses externos”.

Candidato natural

Quizá la mayor inestabilidad del partido se encuentre en su líder, Jonás Ataucusi, el primogénito del fundador. El Frepap, con bases dinásticas, lo oficializó en 2001 como fundador y misionero legal de la asociación, por lo que automáticamente el liderazgo del partido cayó en él.

Sin embargo, luego de las elecciones de enero y el desconcierto en la clase política tradicional del país por sus resultados, se empezaron a ver las costuras del partido israelita. En lo venidero, se conocieron las pugnas internas por el liderazgo entre las cabezas actuales del partido y Juan Ataucusi Ospina, hermanastro de Jonás.

Este último disputa la cabeza de la congregación evangélica y logró que Indecopi le otorgara los registros de sucesión, junto a la mayoría de sus hermanastros. Esto, en vista del desentendimiento religioso, social y político del líder natural, Jonás.

Este año, las peleas familiares llevaron a una de las hermanas, Raquel Ataucusi, a denunciar el secuestro de Jonás por parte de su familia materna. Esto, en realidad, para reclamarle que tome las riendas del partido y evite la usurpación del hermanastro Juan.

Según las bases del Frepap, el candidato natural para estas elecciones sería Jonás Ataucusi, pero la duda sobre si el puesto sería disputado por Juan se sembró en la opinión pública.

La República se comunicó reiteradas veces con distintos dirigentes del Frepap, sin éxito. La respuesta: nadie está lo suficientemente autorizado para responder por el futuro electoral del partido.

Sin embargo, María Luisa Vilca, secretaria general del comité ejecutivo del partido, señaló lo siguiente: “Juan Ataucusi está expulsado, él no es parte de la congregación, no es parte del partido, el presidente del partido político es el doctor Jonás Ataucusi Molina”.

Bajo estas afirmaciones, las especulaciones sobre el candidato presidencial que represente al Frepap en el 2021 quedan reducidas: o postula él o no postula nadie, como informó anteriormente este diario.

Conflicto. el Comité Político del Frepap reiteran que Juan Ataucusi está expulsado de sus filas partidarias. Foto: M. Malca/La República

Miradas al 2021

El Frepap participará en elecciones generales después de 10 años. En el 2011 perdieron la inscripción ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) porque no se pusieron de acuerdo en la selección de candidatos para los comicios de ese año.

La recuperaron en el 2015 pero decidieron no participar en las votaciones nacionales del siguiente año. Aprovecharon el tiempo para fortalecer la organización política del partido y preparar los cuadros para las elecciones distritales del 2018.

Ese año obtuvieron un fuerte posicionamiento en la selva del país, especialmente en Loreto y Madre de Dios, a través de regidores y alcaldes provinciales y distritales.

Como ya se conoce, el fuerte de este partido es su trabajo de bases en las diferentes provincias del país. El éxito de su campaña en enero se debió justamente a este factor.

Como se observa en el mapa del Perú de esta nota (ver infografía), el partido israelita tiene presencia política en muchas zonas del país, lo que sería un gran apoyo para las futuras incursiones del Frepap en contiendas electorales.

Todo apunta a que mantendrán el discurso público que les otorgó esta suerte de victoria que significa haber obtenido 15 escaños, posicionándose como la tercera fuerza política del Congreso, empatando con el fujimorismo.

Su prédica electoral gira en torno a dos ejes: el tema agrario, que aseguró sus votos en regiones, y el adecentar la política peruana tradicional, que logró absorber el voto de protesta en las zonas urbanas.

El Frepap regresó después de 20 años al Congreso y se convirtió en la tercera fuerza política.

Manejo actual

A pesar de que el partido lo preside Jonás Ataucusi, quienes verdaderamente manejan los hilos del grupo israelita son Pedro Inga, como secretario general, y Wilfredo Tenorio Molina, hermano materno de Jonás, como personero legal de la agrupación.

Como se observa, más allá de los 41 mil afiliados a la organización política y los cientos de miles de devotos de la congregación religiosa a nivel nacional, el partido carece de una cabeza que lo guíe y lo represente.

Propuestas y banderas políticas del Frepap

El partido ensalza la importancia del agro. Piensan a la agricultura familiar como motor de la agroindustria.

Quieren crear un instituto de investigación agraria en cada provincia.

Pretenden reducir la jornada laboral de 48 a 44 horas, sin reducir el salario.

Plantean eliminar el impuesto a la riqueza.

Proponen impulsar la educación moral y ética en las escuelas.

Procuran establecer la libre desafiliación de las AFP a la ONP.

Proyectan la revocatoria de congresistas, para que el cargo parlamentario sea renunciable.

Su primer planteamiento fue la eliminación de la inmunidad parlamentaria. En esa línea, pretenden acabar con la corrupción estatal.

Las cifras

15 autoridades a nivel nacional, lo que los hace la tercera fuerza política del Congreso.

36 autoridades a nivel regional y local, entre consejeros, regidores y alcaldes.

Peligro en altamar

Enfoque por: Ricardo Sifuentes

De cara al 2021, el Frepap exhibe algunos indicios que nos conducen a pensar que difícilmente repetirá el relativo éxito electoral obtenido en los comicios parlamentarios. En primer lugar, el partido carece de un líder presidenciable que pueda ser al menos identificado por la gente. El voceado “candidato natural”, Jonás Ataucusi, no solo no brinda entrevistas a medios, sino que incluso permanece largos años como “desaparecido” para su misma familia y partidarios. Sabemos bien que, en elecciones presidenciales, la motivación del voto reposa principalmente en los atributos del candidato y no tanto en el partido.

Por otro lado, si queremos ver al partido, los congresistas de la bancada, por increíble que parezca, también se niegan sistemáticamente a dar entrevistas. Y las dos o tres que ofrecieron al inicio de sus mandatos fueron de un desempeño muy poco memorable. Renunciar a los espacios periodísticos de los medios masivos puede configurar un costo impagable en elecciones generales.

En tercer lugar, la calle, variable que se atribuía central en su estrategia, estará mermada sustantivamente: no podrá haber desfiles, visitas a mercados o reuniones públicas. Finalmente, sus redes sociales están muy lejos de cumplir un rol descollante que pueda compensar los déficits anteriores.

A pesar de este escenario poco auspicioso, el Frepap ha intentado posicionar un discurso ligado a la “moralidad en la política” que atraviesa sus decisiones, votos y actos públicos. Y ese es un tema que, sin duda, va a gravitar el próximo año. Asimismo, varios de sus proyectos de ley han estado dirigidos a atender las necesidades de las personas con menos recursos, un aspecto que puede volverse un importante activo electoral (aunque varias de estas iniciativas puedan ser calificadas de demagógicas o antitécnicas).

Frepap-infografía

Elecciones 2021, últimas noticias:

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.

Video Recomendado