UNOPS dio buena pro a empresas Obrainsa e ICCGSA

María Elena Hidalgo

mariaelena.hidalgo@glr.pe mhidalgo1973

18 Oct 2020 | 9:59 h
Conforme al SEACE, la UNOPS evaluó las ofertas económicas y técnicas que presentaron las compañías o consorcios interesados en el proyecto de irrigación Lomas de Ilo. Foto: Andina

Los hechos. Durante el mandato de Martín Vizcarra como gobernador regional de Moquegua, entidad internacional otorgó la buena pro en cinco licitaciones para obras públicas por 227,6 millones de soles.

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) convocó a licitación, calificó las propuestas y otorgó la buena pro en cinco procesos por 227,6 millones de soles, durante la gestión de Martín Vizcarra como gobernador regional de Moquegua (2011-2014).

Conforme al Sistema Electrónico de Adjudicaciones y Contrataciones del Estado (SEACE), UNOPS evaluó las ofertas económica y técnicas que presentaron las compañías o consorcios interesados en el proyecto de irrigación Lomas de Ilo, por 70 millones de soles, y en la rehabilitación del hospital de Moquegua, por 98 millones de soles.

En el primer caso, UNOPS le dio la buena pro al consorcio compuesto por Obrainsa y Antalsi, y en el segundo caso, ganó la licitación el consorcio integrado por ICCGSA e INCOT.

Ambos procesos de licitación se encuentran bajo investigación porque aspirantes a colaboradores eficaces manifestaron al Equipo Especial Lava Jato que supuestamente pagaron sobornos al exgobernador moqueguano Martín Vizcarra.

La información del SEACE señala que no fueron funcionarios del Gobierno Regional de Moquegua los que asignaron a Obrainsa e ICCGSA las dos obras públicas sino de UNOPS, una entidad que fue contratada para, precisamente, efectuar la licitación y entregar la buena pro de las obras mencionadas: el sistema de riego, el primero de octubre del 2017, y la refacción del hospital regional, el 3 de octubre del mismo año.

Pero no fueron los únicos proyectos.

UNOPS también otorgó la buena pro a la compra de la tubería destinada al proyecto Lomas de Ilo por 50 millones de soles, el 23 de setiembre del 2013. Además, a la supervisión de la ejecución de la misma obra por 4 millones de soles, el primero de octubre del 2013. Y adjudicó la supervisión de la reconstrucción del hospital de Moquegua, por 5,6 millones de soles, el 9 de octubre del 2013.

La base de datos del SEACE, que está bajo responsabilidad del Organismo Supervisor de las Contrataciones del Estado (OSCE), confirma la versión del presidente Martín Vizcarra en el sentido de que fue UNOPS, y no el Gobierno Regional de Moquegua, el que definió a qué empresa o consorcio otorgar la buena pro de la licitación para la construcción tanto del proyecto de irrigación Lomas de Ilo como la rehabilitación del hospital de Moquegua.

De acuerdo con la versión de un aspirante a colaborador eficaz, supuestamente la constructora Obrainsa pagó 1 millón de soles a Vizcarra a cambio de que filtrara los montos que ofertaban otras empresas competidoras para presentar una propuesta más baja y ganar la buena pro. Efectivamente, UNOPS otorgó la buena pro a Obrainsa.

Pero si UNOPS controló el proceso de licitación y designó como ganadora a la propuesta de Obrainsa, ¿cómo pudo Vizcarra enterarse de las ofertas de las empresas? Eso es algo que no explica UNOPS en el comunicado que emitió.

Conforme a UNOPS, su papel consistió en determinar “mejor valor por dinero, integridad, imparcialidad y competencia efectiva”, y añadió que “no adjudica un contrato, ni es responsable de su implementación”.

Efectivamente, pero lo que hizo UNOPS, como lo indica la información de SEACE, es convocar a licitación, registrar a las empresas participantes, absolver las consultas de las compañías, calificar y evaluar las propuestas, así como otorgar la buena pro.

Por lo tanto, son los funcionarios de UNOPS los responsables de la determinación de la empresa a la que el Gobierno Regional de Moquegua contrató para las obras que se encuentran bajo investigación por presuntos pagos ilegales. Son estos los que deben responder a las autoridades si le entregaron información reservada a Vizcarra, que luego trasladó a Obrainsa para que ganara el proceso, como indica el aspirante a colaborador eficaz.

Generalmente, los convenios entre UNOPS y las entidades públicas para los procesos de licitación implican un abono a este organismo que suele representar el 4% del total del proyecto. Por lo tanto, debe rendir cuentas por sus actividades.

“La historia del delator no transita por UNOPS”

''El uso de esas agencias (como UNOPS) no exonera a nadie de responsabilidad. Que Vizcarra haya intentado usarla como paraguas es un engaño, no tiene ningún sentido'', explicó el exprocurador César Azabache.

“UNOPS no tiene responsabilidad en absoluto. La historia del delator no transita por el procedimiento de UNOPS sino por las oficinas de Obrainsa y por una infidencia de Vizcarra siendo jefe del gobierno regional, eso está fuera del procedimiento de UNOPS'', precisó.

''En el caso de Vizcarra, lo que el delator declara es que Vizcarra le reveló a Obrainsa información que no le había entregado a los concursantes, el monto del presupuesto máximo que había asignado u obtenido el gobierno regional para la obra, y en base a esa revelación ellos pudieron ajustar su propuesta para que sea aceptable y gane el concurso”, indicó.

Martín Vizcarra, últimas noticias:

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.