Víctor Andrés García Belaunde: “Un mal candidato que tenga un partido bueno corre el riesgo de no pasar la valla”

Rumi Cevallos

rumi.cevallos@glr.pe rumicef

16 Oct 2020 | 9:16 h
Estrategia. Víctor A. García Belaunde dice que no está dispuesto a una mayor división en AP. Foto: La República

Entrevista al abogado y político peruano. Fue parlamentario por Acción Popular en diferentes periodos.

¿Qué falta para que se decida a ser precandidato presidencial de AP para el 2021?

Hay que buscar la unidad del partido. Estoy empeñado en eso y cualquier cosa que pueda hacer para ello. Estaré en primera fila y a disposición de todos.

¿La unidad de su partido pasa por no postular?

También. O postular. Depende de las circunstancias. Piérola decía que abstenerse es también sobrar. Si la abstención es dar un paso adelante, hay que hacerlo.

¿Postula o no?

No creo. Estoy viendo que las condiciones que puse para postular era el de buscar una candidatura unitaria o por lo menos no más de dos candidaturas que represente a todo el partido. Si hay más de dos se fracciona más la división que puede haber al interior del partido.

García Belaunde dijo que no postularía porque de existir más de dos candidaturas en AP habría un fraccionamiento del partido. Foto: La República

¿Cuáles son esas tres o cuatro precandidaturas?

Originalmente se habló de las candidaturas de Lescano, Raúl Diez Canseco que renunció, y la de Alfredo Barnechea, que aparentemente había desistido, y había una más de José Pajuelo y de Edmundo del Águila Herrera. Entonces, ante eso buscamos una candidatura unitaria. Me buscaron y estuve predispuesto a recoger gran parte de las vertientes del partido y poder llegar a una candidatura unitaria o en todo caso dos candidaturas. Parece que eso no se va a lograr y no estoy dispuesto a contribuir a mayor división en Acción Popular.

¿Que Alfredo Barnechea y Raúl Diez Canseco hayan desistido de participar no le abre una ventana de oportunidad?

A mí me buscaron a raíz de la renuncia de Diez Canseco para encabezar a un sector del partido y quise representar a ambas corrientes, a la de Raúl y la de Alfredo, pero parece que no voy a conseguirlo.

¿Esta decisión le abre la puerta a su excolega de Congreso Yonhy Lescano para afianzar su precandidatura?

Él viene trabajando esto hace tres o cuatro años, y logró tener un núcleo duro dentro del partido que no creo que sea mayoritario, pero es un núcleo duro de gente muy nueva, con poco compromiso con la tradición histórica de Acción Popular.

¿Su decisión va porque una candidatura suya llevaría al descalabro a Acción Popular, porque lo ven cercano a la posición fujimorista y aprista, como se hizo notar en el Congreso anterior?

Mire. A ver. El tiempo demostró que mi oposición al gobierno de PPK y de Vizcarra era de principios. Fui el primero en denunciar las irregularidades del hospital de Moquegua que recién están viendo o certificando que existieron. Esa oposición radical que tuve a PPK y a Vizcarra sirvió para que un sector del Gobierno me acuse de tener una posición fujimorista, lo cual es absurdo. Tan absurdo que el domingo pasado el presidente Vizcarra me mencionó como uno de sus grandes detractores. Eso demuestra que estuve en la línea acertada.

Se le cuestiona su cercanía al fujiaprismo en ese momento.

Eso es una falsedad. Es una frase totalmente absurda. Nunca he compartido, no he tenido nada que ver ni con el Apra ni con el fujimorismo y allí están las votaciones, allí está mi actuación. Lo que hice es fiscalizar al Gobierno. Yo me he dedicado a fiscalizar y siempre lo haré, a combatir la corrupción del pasado y del presente.

En general, hay muchas críticas al interior de algunas organizaciones políticas, ¿cree que esto es inevitable en los partidos políticos?

Es que los partidos políticos no son organizaciones militares, ni sacerdotales; por lo tanto, pueden haber diferentes enfoques y tendencias. Lo importante es que haya un mecanismo al interior de cada partido que pueda solucionar esa discrepancia. Yo creo que eso es lo que está faltando en Acción Popular, porque no tenemos autoridades hace casi dos años porque la ONPE no reconoció en las últimas elecciones a los secretarios generales y al comité ejecutivo y al tribunal de disciplina, etc.

¿Tiene temor que su partido no pase la valla electoral?

Temor sí. Dependerá mucho del candidato, porque en el Perú se vota por el partido muy poco y mucho por el candidato. En el Perú la política es antropomorfa, se vota más por la persona que por los partidos. Y por lo tanto un mal candidato que tenga un partido bueno corre el riesgo de no pasar la valla.

¿Cuáles son las características que debe tener un buen candidato para poder llegar al sillón de Pizarro?

Idea clara de lo que el Perú necesita. Ideas fuerza para salir de esta crisis espantosa que nos llevó la pandemia y el mal manejo de la pandemia también. Una lucha frontal contra la corrupción desde alguien que no esté metido ni embarrado con corrupción; en segundo lugar, que proponga una reforma del Estado. La pandemia y el mal manejo de la pandemia demostró que el Perú es un elefante con pies de barro. No significa dar cuatro reformas políticas como se ha planteado, sino reformar toda la estructura del Estado, un replanteamiento total de la estructura política, jurídica y social del Estado.

¿Habrá debate de ideas, de propuestas sobre la mesa, porque en campaña electoral estamos acostumbrados al puyazo, al golpe bajo?

Lamentablemente, la política se ha degradado no solo en el Perú. Pero creo que la persona que gane las elecciones tiene que hacer un gran gobierno de ancha base y convocar a todas las fuerzas sociales del Perú y hacer una verdadera cruzada de renovación total de la política, de la sociedad en un verdadero esfuerzo para refundar la república. El Perú hay que refundarlo otra vez.

¿Qué le recomienda al candidato que lleve las banderas de Acción Popular en estas justas electorales del 2021?

Que regrese a los principios básicos del partido, y que estudie detenidamente la obra y pensamiento del presidente Belaunde, allí están las grandes enseñanzas.

¿Asume la responsabilidad de no haber llevado las riendas de su partido por esa línea?

La circunstancia hizo que nos hayamos dormido un poco sobre los laureles. No quiero responsabilizar a ninguna de las autoridades de mi partido sobre cualquier cosa que pudo haber pasado. Las circunstancias también encajonan o encarrilan o sacan de carrera a los propios partidos. El último candidato propio fue Barnechea, que contribuyó a levantar un poco al partido, y Muñoz continuó también con esa tendencia, y se reflejó en el Congreso. Eso hay que continuarlo porque desde el año 85 Acción Popular sacó votaciones de menos del 10% y eso no corresponde a un compromiso histórico con las ideas de nuestros fundadores.

Acción Popular, últimas noticias:

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacadas de los temas que marcan la agenda nacional.