Fuerte sismo de magnitud 5.4 se registra en Chile
Política

Encuentran ahorcado en su celda a testigo del caso “Escuadrón de la muerte”

Sospechoso. Eduardo Trujillo era el que "dateaba" a policías sobre ubicación de delincuentes que luego fueron acribillados.

Enlace. Eduardo Trujillo (izquierda) se infiltraba en las bandas a pedido de Ravines (arriba).
Enlace. Eduardo Trujillo (izquierda) se infiltraba en las bandas a pedido de Ravines (arriba).
Doris Aguirre

Eduardo Trujillo Isidro, un testigo clave del denominado “Escuadrón de la muerte” conformado por efectivos de la policía que ejecutaba extraoficialmente a presuntos delincuentes, fue encontrado colgado en la celda que tenía asignada en el interior del Centro de Aislamiento Temporal de Lima (ex penal San Jorge).

Conocido con el apelativo de “Viejo Lucho”, Eduardo Trujillo era señalado como informante del comandante PNP (r) Enrique Prado Ravines, a quien se atribuye haber dirigido a los policías acusados de asesinato. Ravines se encuentra en la actualidad en condición de prófugo de la justicia.

Agentes de la Policía Judicial y de la Dirección de Inteligencia del Ministerio del Interior (Digimin), fueron los que detuvieron el pasado 27 de julio a Eduardo Trujillo, cuando se desplazaba a pie por la cuadra 2 de la avenida Vidal, en el distrito de Supe, en Barranca.

“Viejo Lucho” contaba con una orden de captura del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional Permanente Especializado de Crimen Organizado.

Bajo estrictas medidas de seguridad, Eduardo Trujillo fue trasladado hasta la sede de la Dirección de Investigación Criminal y luego a la carceleta judicial, donde fue sometido a una prueba rápida y resultó positivo para el Covid-19. El Instituto Nacional Penitenciario (INPE) lo clasificó en el penal de San Jorge, para internos afectados con el nuevo coronavirus.

Según el reporte del alcaide del INPE, Piero Baez Morales, dirigido al director del penal de San Jorge, Gerardo Roldán Guzmán -documento al que tuvo acceso La República- señala que Eduardo Trujillo ingresó en el penal de San Jorge, aproximadamente a las 7 y 40 de la noche del miércoles 29 de julio, siendo ubicado en el pabellón del segundo piso.

Dos horas después, a las 9 y 40 de la noche de ese día, durante una supervisión en los ambientes del presidio, Eduardo Trujillo fue hallado colgado con un pedazo de tela que sujetaba su cuello, amarrado en uno de los barrotes de la ventana del ventilador de su celda.

El cuerpo aún con signos de vida estaba recostado en la pared junto al váter.

Con ayuda del técnico Luis Morales Arrese, el alcaide Piero Báez trasladó al interno al tópico del penal. Luego de ser evaluado por la enfermera Olga Rodriguez Huamán, esta recomendó que lo llevaran de emergencia del hospital Guillermo Almenara, donde dejó de existir.

En septiembre del año pasado, el juez Victor Zúñiga Urday ordenó 36 meses de prisión preventiva contra el comandante PNP (r) Enrique Prado Ravines y otros 10 efectivos de la Policía Nacional que participaron en el asesinato de 27 sospechosos en Lima y provincias, durante el periodo del 2012 y 2015. La medida también alcanzó a dos civiles, entre los que figuraba Eduardo Trujillo Isidro.

Según la tesis del fiscal de Crimen Organizado, Álvaro Rodas, Eduardo Trujillo era el informante de Enrique Prado Ravines, que se encargaba de reunir en un punto estratégico a las personas con inclinaciones al delito para ejecutar un supuesto asalto o robo. Sin embargo terminaban acribillados por las fuerzas del orden y luego eran presentados ante la prensa como si se tratara de un enfrentamiento con bandas criminales.

Familiares de Eduardo Trujillo indicaron que la víctima no tenía motivo para quitarse la vida, y si bien es cierto que era positivo para el coronavirus, estaba tranquilo porque había controlado la enfermedad.

Según el fiscal Álvaro Rodas, Eduardo Trujillo era pieza clave en el proceso que se le sigue a la organización criminal encabezado por Enrique Prado Ravines, por lo que solicitó que la División de Investigación de Homicidios se haga cargo del caso a fin de establecer si cometió suicidio o fue un crimen.

Estaba buscado por la justicia

En setiembre del 2019, el magistrado Víctor Zúñiga Urday ordenó 36 meses de prisión preventiva contra el comandante PNP (r) Enrique Prado Ravines y otros 10 efectivos de la PNP que participaron en el asesinato de 27 sospechosos en Lima y provincias entre 2012 y 2015.

La medida judicial alcanzó a dos civiles, entre los que figuraba Eduardo Trujilo Isidro.

Lazy loaded component

Newsletter Política LR

Suscríbete aquí al boletín Política La República y recibe a diario en tu correo electrónico las noticias más destacas de los temas que marcan la agenda nacional.