Receso obligado. Por ahora, y mientras dure la emergencia sanitaria, las funciones legislativas del Parlamento quedan suspendidas. Se evalúan sesiones virtuales.
Receso obligado. Por ahora, y mientras dure la emergencia sanitaria, las funciones legislativas del Parlamento quedan suspendidas. Se evalúan sesiones virtuales.

El Congreso busca cómo funcionar en medio de la pandemia

Decisiones. Por el momento, el Parlamento −que se instaló el lunes− se encuentra en modo “pausa”. El Pleno solo se reuniría si Vizcarra solicita facultades, en una sesión virtual o con el quorum mínimo. Se le ha encargado al oficial mayor buscar alternativas.

Enrique Patriau
22 Mar 2020 | 5:30 h

El Congreso peruano se encuentra evaluando qué opciones tiene para llevar adelante su trabajo parlamentario, en medio de las medidas restrictivas ordenadas por el gobierno de Martín Vizcarra por la pandemia del COVID-19.

PUEDES VER Coronavirus: Congreso y Contraloría coordinaron plan de emergencia

La actual Mesa Directiva, encabezada por Manuel Merino de Lama, le ha solicitado al oficial mayor considerar qué opciones existen para sesionar sin necesidad de estar reunidos de manera presencial. Lo confirmó Merino de Lama. “Le hemos pedido (al oficial mayor) un informe para ver qué plataforma digital se puede usar”, dijo.

En un comunicado del viernes, el Congreso señaló que “ha paralizado sus actividades temporalmente”, sumándose a las medidas de aislamiento social para tratar de detener la velocidad de los contagios por el coronavirus. Y añadió que la Mesa Directiva, en sesión permanente, se encuentra analizando “las próximas acciones institucionales que convengan realizar”.

PUEDES VER Vicente Zeballos a congresistas por coronavirus: “Los que están en Lima deben quedarse”

Una de esas acciones es la que se mencionó arriba: sesiones virtuales. Esto parece relativamente sencillo de solucionar para el caso de las comisiones, en las que participa un número reducido de legisladores y la coordinación es más sencilla. Un reto mayor podrían ser las convocatorias a los plenos.

Discrepancias

No es que el Congreso pueda hacer mucho en estos momentos de emergencia nacional, en realidad. En cambio, habría necesidad de que la representación se reúna si, por ejemplo, Vizcarra solicitara delegación de facultades en temas de salud o económicos para enfrentar la actual coyuntura. Algo, que por cierto, le sugirió el propio Merino de Lama durante la reunión que sostuvieron en Palacio de Gobierno el miércoles.

PUEDES VER Plantean amnistía bancaria y tributaria por emergencia ante el COVID-19

Hasta ahora Vizcarra no ha hecho amago de aceptar la sugerencia del titular del Legislativo. Si el jefe del Estado se animara a dar ese paso, el Pleno tendría que otorgar dichas facultades.

Y acá viene la duda. Porque en ese caso, de acuerdo con lo explicado por Merino de Lama, no habría posibilidad reglamentaria de que ese otorgamiento sea mediante una sesión virtual. Es decir, los congresistas electos tendrían que reunirse en persona de nuevo, como lo hicieron el lunes para elegir a la Mesa Directiva. Que 130 personas (más personal) estén encerrados en un solo ambiente definitivamente va en contra de lo dictaminado por el gobierno.

PUEDES VER Congreso convoca a Junta de Portavoces pese a orden de aislamiento

Una opción a considerar, reconoció el propio Merino de Lama, sería la de convocar a un Pleno con el quorum mínimo reglamentario, de 66 asistentes, para poder mantener entre cada uno de los legisladores una distancia prudente.

No todos están de acuerdo con la necesidad de juntar al Pleno. Gino Costa, del Partido Morado, aseguró que no era momento de ser “archireglamentarista” en circunstancias tan delicadas. En ese sentido, insistió en que existen plataformas digitales que perfectamente podrían permitir una deliberación virtual en conjunto de los 130 parlamentarios.

PUEDES VER Congresistas viajarán a sus regiones pese a orden de inamovilidad por coronavirus

“Eso en el caso de que se tuviera que convocar al Pleno. Y, la verdad, no veo otra razón de urgencia más que en el caso de que el presidente Vizcarra solicitara facultades legislativas”, comentó Costa a La República. Minutos antes de conversar con este diario, su bancada había culminado una reunión de coordinación online.

La posibilidad de que un congresista se encuentre contagiado de COVID-19 es también algo a considerar en la estrategia que se siga. El viernes, Enrique Fernández Chacón (Frente Amplio) escribió en su cuenta de Twitter que su hijo estaba a la espera de una prueba de descarte.

Prioridades

El lunes, el Parlamento peruano se instaló luego de las elecciones extraordinarias del 26 de enero. En ese momento, nadie imaginaba lo que vendría con la pandemia mundial. Formalmente existe una representación, aunque sus funciones se encuentran reducidas por la emergencia y la cuarentena.

En la práctica, como señaló Merino de Lama, el trabajo legislativo −debatir y aprobar proyectos− se encuentra “suspendido” hasta nuevo aviso. El trabajo se concentrará en los siguientes días en una función más de campo, con los congresistas atentos a cómo se desarrollan los acontecimientos en sus regiones, aunque han sido criticados por pretender viajar.

PUEDES VER Coronavirus: Mesa Directiva y portavoces del Congreso coordinan de manera virtual

Asimismo, el edificio legislativo funciona con lo mínimo indispensable: seguridad básica y algunos administrativos. “Hay cosas que no se pueden detener, como ciertas compras del día a día”, comentó Merino de Lama.

Para el martes en la mañana se ha convocado a una Junta de Portavoces. Como van las cosas, lo más recomendable es una reunión virtual.

Son los tiempos a los que toca adaptarse.