Para preocuparse

La única forma de eliminar el voto preferencial y eliminar la dedocracia de las cúpulas es con primarias. Todos juraron en campaña que las apoyarían.

Rosa Palacios
23 Feb 2020 | 5:32 h

El viernes pasado entrevisté al virtual presidente del Congreso, el congresista electo por Acción Popular Manuel Merino. Hombre conciliador, tumbesino con experiencia parlamentaria, tiene buenas intenciones, pero su pragmatismo político dejó en claro que lo que se viene no es lo que se ofreció en campaña, ni lo que debe cambiarse de la conducta del Congreso. La mirada pragmática de hacer política no sería inconveniente sino fuera de la mano de uno de los grandes males del Perú: el mercantilismo.

El bloque parlamentario que controla la mesa directiva tiene en sus manos la definición en la prioridad de los debates y, si se mantiene unida, puede tener mayoría en todas las comisiones. ¿Qué une a AP, APP, Podemos y Somos Perú? Las tres primeras fuerzas políticas tienen caudillos-propietarios de universidades privadas. Dos con licenciamiento y una sin este. Las cuatro tienen base municipal y regional. Desde ya, cualquiera de esos dos temas (educación superior y descentralización) son un campo minado para el Ejecutivo.

Estos grupos políticos no son liberales, ni conservadores. No tienen una visión socialista de la economía, pero tampoco creen en el libre mercado. La medida de todas las cosas está en quién gana y quién pierde. Y, como suele suceder en esquemas mercantilistas, pierde el Estado y los más pobres. Ganan los intereses que estén representados en el poder, cualquiera que estos sean. No es este el mejor ambiente para generar inversión, estabilidad jurídica o marcos regulatorios racionales.

Por supuesto, en este esquema, las infames leyes declarativas, que no sirven para nada que no sea vender ilusiones, se van a multiplicar. Pero lo grave, lo que preocupa, es que no quieren hacer lo que sí tienen que hacer. Me adelantó Merino que AP se opone a las primarias abiertas. Con 25 votos en el Congreso y controlando la presidencia deja de ser un problema de AP. Es muy probable que no tengamos “Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias” (PASO) en octubre como está legislado desde agosto del año pasado. También está legislado que para abril de este año los partidos deben tener más de 20.000 militantes para poder participar en las elecciones. 14 de 24 partidos no cumplen ese requisito. ¿Qué creen que van a hacer entonces con la reforma política?

Tanto las PASO como la inscripción con militancia son la esencia de la reforma política. La única forma de eliminar el voto preferencial y eliminar la dedocracia de las cúpulas es con primarias. Todos juraron en campaña que las apoyarían. Ahora no solo no quieren derogar las normas transitorias que pateaban la eliminación del voto preferencial hasta el 2026. Quieren traer abajo todo el sistema. ¿Por qué? Porque al mercantilismo, que medra del privilegio, nunca le conviene que cambien las cosas. Con otras reglas, tendríamos otro Congreso. Ganan los electores, pierden los partidos. ¿Quién decide el cambio? Partidos de tradición mercantilista. ¿Creen que van a decidir contra ellos mismos?

Entonces, ¿agenda del Congreso? Algunos nombramientos en el TC y el BCR, tal vez. Algunos castigos punitivos a altos funcionarios del Estado, también. ¿Reformas constitucionales? Ninguna. ¿Reforma política? Sí devuelven el voto a los peruanos en el extranjero, será mucho. Pésimas señales las que veo. Ojalá me equivoque y mucho.