¿El APRA nunca muere?