Cusco: Los alcaldes de Tawantinsuyo con serios problemas en sus gestiones

cuestionamiento. Tawantinsuyo es la segunda fuerza política regional, pero sus figuras tienen deudas con la justicia. Su fundador Cervantes dice que mejorarán filtros para elegir a sus candidatos.

La Republica
Varios de los candidatos de esta organización fueron elegidos como autoridades, pero ahora tienen problemas.

Por: José Víctor Salcedo

Los resultados finales de las elecciones regionales y municipales de octubre de 2018 convirtieron al movimiento regional Tawantinsuyo en la segunda fuerza política más importante de la región Cusco. Ganó dos alcaldías provinciales (Cusco y Canchis) y 13 distritales, también obtuvo cuatro escaños en el Consejo Regional. Sin duda, conseguir el sillón de la alcaldía provincial de Cusco, con Víctor Boluarte Medina, fue su mayor logro.

Sin embargo, un año y un mes después de iniciadas las gestiones, sus principales figuras elegidas afrontan graves acusaciones de corrupción y mal uso de recursos del Estado en beneficio propio.

PUEDES VER: Cusco: Bomberos auxiliaron a damnificados en Pisac antes de proteger su local

Las primeras “bajas” de Tawantinsuyo fueron las de sus cuatro consejeros. Una semana después de juramentar, se aliaron con Acción Popular y otros grupos para conformar una bancada mayoritaria. Incluso la consejera Lizeth Auccapure desautorizó al líder del movimiento, Jejosnovara Cervantes, quien firmó un acuerdo con Democracia Directa para hacer una oposición democrática a la gestión regional.

Boluarte suspendido y Callo cuestionado

El 31 de enero de 2019, a un mes de haber asumido la alcaldía provincial del Cusco, Víctor Boluarte fue condenado a dos años de pena suspendida. Tres meses y medio más tarde, el 17 de mayo, la condena fue confirmada por una sala y, en diciembre, fue suspendido del cargo por el Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Está pendiente la respuesta de la Corte Suprema a la casación interpuesta en contra de la sentencia.

Boluarte fue reemplazado por el primer regidor, Ricardo Valderrama, quien está casi dos meses en la administración.

El otro alcalde de Tawantinsuyo metido en problemas es el burgomaestre de la provincia de Canchis, Jorge Quispe Callo. Audios y videos muestran cómo presuntamente pedía prebendas a proveedores para favorecerlos con contratos en obras municipales. Una de las grabaciones evidencia su pedido de tres camionetas 4x4 y 100 mil soles a cambio de contratos.

La fiscal anticorrupción Gloria Soto abrió una investigación por cohecho. Asimismo, tres regidores pidieron la suspensión de Quispe por 60 días, mientras se esclarecen las denuncias que hay en su contra.

Alcalde García y sus viáticos

El tercer caso corresponde al alcalde del distrito de Santiago, Fermín García Fuentes. Tiene severas observaciones a su gestión porque no ha podido resolver los problemas ciudadanos, como inseguridad, limpieza pública y mejora de vías.

A inicios de enero pasado, Contraloría reveló que había usado viáticos entregados por la comuna para un viaje a Europa en la compra de zapatos, un traje, hospedaje en un hotel con otra persona, el pago por un servicio en un espá y bebidas alcohólicas (vino y cervezas) en cantidades considerables. El perjuicio a la comuna fue, según Contraloría, de S/ 5 173.69.

García también afronta varias denuncias por corrupción que están en proceso de investigación y un par a punto de ingresar a juicio oral. Lo investigan por colusión, peculado y lavado de activos, principalmente.

“Pondremos mejores filtros para elegir a los candidatos”

El líder de Tawantinsuyo, Jejosnovara Cervantes, sostuvo que la selección de candidatos fue en elecciones internas como manda la ley. "Ni nosotros ni la población que confió en ellos pensamos que iba a pasar todo esto. A mí me da mucha pena y tristeza", señaló.

Admitió responsabilidad en la organización: "De alguna y otra manera, sí tenemos algún tipo de culpabilidad, pero tengamos en cuenta que nosotros hacemos las cosas respetando las normas vigentes".

Sostuvo que, tras estas negativas experiencias, mejorarán los procesos de selección de candidatos, pero sin vulnerar el derecho ciudadano de elegir y ser elegido: “Sí, estatutariamente podemos poner algunos filtros más exhaustivos, pero sin violar los derechos”.