Las elecciones congresales se realizaron el último 26 de enero.
Las elecciones congresales se realizaron el último 26 de enero.

Hay 72 nuevos congresistas con militancia oficial en sus partidos

Avances. En el 2016 solo 38 eran militantes. Los elegidos de AP y Frepap son al 100% militantes. En el otro extremo está Fuerza Popular donde ninguno de los 15 electos tiene militancia oficial.

Wilber Huacasi
05 Feb 2020 | 18:36 h

El nuevo Congreso de la República, cuya instalación está prevista para mediados de marzo, tendrá cerca del doble de miembros con militancia activa en sus respectivos partidos, en comparación con lo que fue el reciente Parlamento del 2016.

Si en el 2016 apenas 38 legisladores elegidos tenían militancia formal en sus respectivos partidos, ahora la cifra se incrementa a 72 ciudadanos que, según el Registro de Organizaciones Políticas (ROP), son militantes de las organizaciones por las cuales fueron elegidos.

PUEDES VER Zeballos sobre reunión con bancadas: “Debo reconocer la actitud dialogante”

Se trata de una cifra considerable (casi el doble), situación que podría contribuir con la apuesta por el fortalecimiento del sistema de partidos. Una revisión en detalle de los resultados, sin embargo, nos muestra un panorama con matices y extremos muy opuestos.

Militantes al 100%

En Acción Popular optaron por ir a la contienda del 26 de enero únicamente con candidatos con militancia previa en el partido. ¿El resultado? Los 25 elegidos tienen la condición plena de militantes.

La única organización política que logró un resultado similar es el Frepap: de los 15 elegidos, todos son militantes, incluso con activa participación en contiendas pasadas.

PUEDES VER Gino Costa indica que Julio Guzmán participa regularmente en las reuniones del Partido Morado

Militancia a medias

Hay tres partidos que lograron tener presencia en el nuevo Parlamento y cuya militancia se advierte de manera más bien moderada: Alianza Para el Progreso (APP), Somos Perú (SP) y el nuevo Partido Morado (PM).

APP logró llevar al Congreso a 22 miembros, de los cuales 16 son militantes, según el ROP. De hecho, varios de ellos anteriormente formaron parte de otras tiendas políticas como Fuerza Popular, el Partido Popular Cristiano (PPC), el Partido Nacionalista Peruano e incluso de algunos movimientos regionales.

Rostros conocidos de la futura de APP como Carmen Omonte Durand o Fernando Meléndez Celis no tienen militancia oficial en el partido por el cual llegaron al Congreso.

En Somos Perú, de los 11 elegidos, solo 5 son militantes. El legislador electo por Lima y acaso uno de los más activos Rennán Espinoza Rosales no es militante y en el ROP solo aparece su paso por Perú Posible.

En el Partido Morado, de los nueve que llegaron al Parlamento seis son militantes y tres son invitados: Gino Costa, Alberto de Belaunde y Daniel Olivares.

PUEDES VER Vizcarra se reúne esta tarde con bancada de Acción Popular

Baja militancia

Los tres partidos con pocos congresistas militantes son el Frente Amplio (FA), Unión por el Perú (UPP) y Podemos Perú.

En el caso del FA, solo 2 de los 9 elegidos militan en el partido. Incluso el rostro más visible Enrique Fernández Chacón solo es invitado, como parte de su grupo llamado Unidos por el Perú.

En UPP, solo 2 de los 13 elegidos son militantes. Y en Podemos Perú, solo 1 tiene militancia de los 11 elegidos, entre ellos Daniel Urresti, que es solo un invitado. En ambos casos, esta semana ya se evidenció un claro fraccionamiento, situación que se podría agravar cuando se instale el nuevo Parlamento.

Al final de todos está Fuerza Popular. De los 15 legisladores que llegaron, ninguno es militante. Ni siquiera Martha Chávez, exmiembro de Alianza por el Futuro y Nueva Mayoría.

PUEDES VER Zeballos sobre demanda de Odebrecht al Estado: “Es una frescura” [VIDEO]

Enfoque

Militancia y reflejo en la cohesión

Percy Medina - IDEA Internacional

Tener más de setenta congresistas elegidos en condición de militantes es, desde ya, un punto favorable para medir cuán cohesionados o disciplinados podrían ser las futuras bancadas.

En estos casos vemos que ya hay una identidad previa y una vocación por apostar por una política orgánica que trascienda únicamente a lo electoral. Es un avance.

Hay partidos con pocos militantes elegidos. Esto puede ser el reflejo de una elección interna con una dinámica distinta. Aquí podría haber dificultades para actuar de manera cohesionada.

El país podría seguir avanzando con reformas para seguir fortaleciendo los partidos, en temas como la democracia interna y la eliminación del voto preferencial.